Revista Coaching

Aditivos alimentarios

Por Maje

Los aditivos son sustancias químicas o naturales que se añaden a los alimentos y a las bebidas para modificar y conservar sus características, son agregadas a estos durante su procesamiento o producción.
Los aditivos alimentarios directos a menudo se agregan durante el procesamiento para:
  • Añadir nutrientes.
  • Ayudar a procesar o preparar los alimentos.
  • Mantener el producto fresco.
  • Hacer que el alimento sea más atractivo.
Los aditivos directos pueden ser artificiales o naturales. Los aditivos naturales abarcan:
  • Agregar hierbas o especias a los alimentos.
  • Encurtir o conservar los alimentos en vinagre.
  • Usar sal para preservar las carnes.
Los aditivos alimentarios indirectos son sustancias que pueden encontrarse en el alimento durante o después de que éste se procesa. Ellos no se han utilizado ni se colocan en el alimento a propósito y están presentes en pequeñas cantidades en el producto final.  

Funciones

Los aditivos alimentarios cumplen 5 funciones principales:
1. Le dan al alimento una textura consistente y lisa:
  • Los emulsionantes evitan que los productos se separen.
  • Los estabilizadores y los espesantes proporcionan una textura uniforme.
  • Los agentes antiapelmazantes permiten el libre flujo de sustancias.
2. Mejoran o conservan el valor nutricional:
  • Muchos alimentos y bebidas están fortificados y enriquecidos para suministrar vitaminas, minerales y otros nutrientes a  muchos alimentos, entre otros la harina, el cereal, la margarina y la leche.
  • Esto ayuda a compensar una cantidad baja o carencia de vitaminas y minerales en la dieta de una persona.
  • Todos los productos que contengan nutrientes agregados deben llevar una etiqueta.
3. Conservan la salubridad de los alimentos:
  • Las bacterias y otros microorganismos pueden provocar enfermedades transmitidas por el consumo de alimentos. Los conservantes reducen el daño que el aire, los hongos, las bacterias o la levadura pueden causar.
  • Algunos conservantes ayudan a preservar el sabor de los alimentos horneados porque evitan que las grasas y los aceites se vuelvan rancios.
  • Los conservantes también evitan que las frutas frescas se vuelvan oscuras cuando están expuestas al aire.
4. Controlan el equilibrio acidobásico de alimentos y suministran fermentación:
  • Ciertos aditivos ayudan a cambiar el equilibrio acidobásico de los alimentos con el fin de obtener un determinado sabor o color.
  • Los agentes fermentadores que liberan ácidos cuando son expuestos al calor reaccionan con el bicarbonato de soda para ayudar a que bizcochos, tortas y otros productos horneados aumenten de tamaño.
5. Suministran color y mejoran el sabor:
  • Ciertos colores mejoran el aspecto de los alimentos.
  • Muchas especias, al igual que sabores sintéticos y naturales, resaltan el sabor del alimento.

Efectos secundarios

La mayoría de las preocupaciones respecto a los aditivos de los alimentos tienen que ver con los ingredientes artificiales que se les agregan a éstos, como: 
  • Antibióticos aplicados a los animales que devienen en alimentos
  • Antioxidantes en los alimentos aceitosos o grasos
  • Edulcorantes artificiales, como aspartamo, sacarina y ciclamato sódico
  • Ácido benzoico en jugos de fruta
  • Lecitina, gelatinas, almidón de maíz, ceras, gomas, propilenglicol en los estabilizadores de alimentos y emulsionantes.
  • Muchos tintes y sustancias colorantes
  • Glutamato monosódico (GMS)
  • Nitratos y nitritos en los perros calientes y otros productos cárnicos
  • Sulfitos en la cerveza, el vino y las verduras enlatadas  
La Administración de Drogas y Alimentos (Food and Drug Administration, FDA) de los Estados Unidos tiene una lista de aditivos para alimentos que se consideran seguros. Muchos de ellos no han sido sometidos a ninguna prueba, pero la mayoría de los científicos los considera seguros. Estas sustancias aparecen en la lista de productos generalmente reconocidos como seguros (GRAS, por sus siglas en inglés), que contiene alrededor de 700 productos. 
El Congreso define el término seguro como: "la certeza razonable de que no se va a presentar ningún daño por el uso" de un aditivo. Ejemplos de productos de esta lista son: la goma guar, el azúcar, la sal y el vinagre. La lista se evalúa regularmente.
Es posible que algunas sustancias que se consideran dañinas para las personas y los animales sean admitidas sólo a nivel de una centésima parte de la cantidad que se considera peligrosa. Para su propia protección, las personas con alergia o intolerancia a algún tipo de alimento deben revisar siempre la lista de ingredientes (etiqueta). Las reacciones a algún aditivo pueden ser leves o graves.

Recomendaciones

La FDA y el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (United StatesDepartment of Agriculture, USDA) supervisan y regulan el empleo de aditivos en los productos que se venden en este país. No obstante, las personas que siguen dietas especiales o no toleran ciertos alimentos deben ser prudentes al seleccionar los artículos en los supermercados.
El gobierno de los Estados Unidos exige que cualquier persona que elabore alimentos ponga una lista de los ingredientes en la etiqueta.
MUY INTERESANTE TABLA de los ADITIVOS que ingerimos en: (Clikando en la imagen nos desplazamos a la web original donde hace una breve explicación de cada uno de los aditivos)
ADITIVOS ALIMENTARIOS
ADITIVOS según la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN)
Los aditivos son sustancias que se añaden intencionadamente a los alimentos con un propósito tecnológico y tiene como resultado que, tanto el propio aditivo como sus subproductos, se van a convertir en un componente de éstos. Los aditivos no se consumen como alimentos ni se usan como ingredientes característicos en la alimentación, independientemente de que tengan o no valor nutritivo.
Al convertirse en componentes de los alimentos son, por tanto, ingredientes y, por ello deben figurar en el etiquetado de los alimentos, bien por su nombre o bien por su número E. De esta manera, el etiquetado proporciona información al consumidor que le va a permitir elegir o evitar consumir alimentos que contengan determinados aditivos. El hecho de que un aditivo tenga un número E asignado da garantías de que el aditivo ha pasado controles de seguridad y que ha sido aprobado para su uso en la Unión Europea.
La autorización de uso de un aditivo está sujeta a tres condiciones:
  • se pueda demostrar una necesidad tecnológica suficiente y cuando el objetivo que se busca no pueda alcanzarse por otros métodos económica y tecnológicamente utilizables
  • no representen ningún peligro para la salud del consumidor en las dosis propuestas, en la medida en que sea posible juzgar sobre los datos científicos de que se dispone
  • no induzcan a error al consumidor
El Reglamento (CE) nº 1331/2008 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 16 de diciembre de 2008,  establece un procedimiento de autorización común para los aditivos, las enzimas y los aromas alimentarios. Por lo tanto, todo aquel que desee poner en mercado un aditivo que no se encuentre autorizado o quiera ampliar las condiciones de un aditivo autorizado deberá presentar una solicitud de conformidad con este Reglamento así como con la correspondiente guía de EFSA.
Los aditivos se regulan en toda la Unión Europea por el Reglamento (CE) Nº 1333/2008 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 16 de diciembre de 2008, sobre aditivos alimentarios. En el anexo II de este Reglamento, se recogen los aditivos que se pueden utilizar en el territorio de la Unión y se indican las dosis máximas y los alimentos en los que se pueden adicionar. En el anexo III se recogen los aditivos que se pueden utilizar en la fabricación de aditivos, enzimas, aromas y nutrientes.
Aunque este Reglamento se publicó en 2008, su anexo II no será aplicable hasta junio de 2013, salvo excepciones. Entretanto, la lista positiva de aditivos se encuentra recogida en disposiciones nacionales relativas a colorantes, edulcorantes y aditivos distintos a los anteriores, que resultan de transposiciones de las Directivas comunitarias correpondientes. El anexo III empezó a aplicarse el 2 de diciembre de 2011, salvo excepciones.
Además, todos los aditivos que se utilicen en la elaboración de alimentos, tendrán que cumplir unos criterios, que se regulan en el Reglamento (UE) Nº 231/2012 de la Comisión, de 9 de marzo de 2012, por el que se establecen especificaciones para los aditivos alimentarios que figuran en los anexos II y III del Reglamento (CE) Nº 1333/2008 del Parlamento Europeo y del Consejo. Este Reglamento será aplicable en diciembre de 2012, salvo excepciones, y hasta esa fecha, estas condiciones también se recogen en disposiciones nacionales, fruto de transposiciones de Directivas comunitarias.
Puede consultar la página web de la Dirección General de Sanidad y Consumidores de la Comisión Europea. 
La AESAN participa en el proceso de elaboración de legislación comunitaria sobre aditivos alimentarios mediante su aportación en los grupos de expertos y de trabajo de la Comisión Europea y del Consejo de la UE.
Fuentes: MedlinePlus, Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN),  Fundacion Melior y Blog: Aditivos Alimentarios

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :