Revista Cultura y Ocio

AMOR Y PASIÓN (Carta Nº 23)

Por Tula @LaDivinaTula
AMOR Y PASIÓN (Carta Nº 23)
Me quiere, no me quiere… ¡Me quiere!(Por poco tiempo)
   La epístola que hoy reproducimos es una de las que mayor información ofrece sobre la relación. Está repleta de anécdotas varias, algunas sorprendentemente pueriles. Es sumamente interesante la manera en que la Avellaneda reconduce su historia de amor. La poetisa, cual adolescente enamorada (en apariencia), no se limita a deshojar margaritas y a ejercer de romántica al uso. No. Esclarece datos algo nebulosos ofrecidos en anteriores mensajes. Gracias a esta carta sabemos que ella y Romero Ortiz se conocían desde La Coruña. Él tenía dieciséis años, ella veintidós (Todo un récord en diferencia de edad y en idilio amoroso) Otro dato de sumo interés es la confirmación del “escepticismo en punto a religión” por la parte de él y todo lo contrario en doña Francisca, madre de la protagonista. En la carta se reafirma en la Avellaneda su enorme capacidad para ordenar (sutilmente) y hasta para conducir una relación a su antojo, algo muy poco frecuente -o casi nulo-, para una mujer de su época.
También puedes verme hoy en casa de Eloísa y mañana en la mía. La pobre inglesa está extrañando tus visitas, y es una infeliz que no merece se le hagan desatenciones. Además, después de las niñadasde la otra noche es preciso volver allá y mostrarnos seres racionales o razonables… [Lo remarcado es nuestro]   Nos hace reír cuando ella misma define como “niñadas” lo que pocos días antes puntualiza como ridículos celos infundados (ver carta 19) Gracioso resulta, igualmente, el tema de los magnetizadores. El periódico La Ilustración desde el 16 de abril y hasta el 14 de mayo ofreció una serie de cinco artículos* que analizaba este arte en el cual se involucraba a la mismísima George Sand, fetiche de la Avellaneda. Todo parece indicar que los madrileños estaban atraídos por estas novedades, mágico-tecnológicas, y algunos intentaban demostrar sus habilidades en las tertulias. La poetisa, enamorada cual adolescente ¡de treinta y nueve años!, narra en la epístola cómo ella misma desarrolla su poder magnético sobre las cosas (También sobre las personas) ante el asombro de los presentes y hasta de los ausentes. Ella, experta en simbología, parece querer decir(nos): “Si George Sand tiene poderes (cual serpiente encantada sobre sus magnetizadores), yo no seré menos”. Así era, de grande, la Avellaneda.
La posdata -para nosotros, lo mejor y más sorprendente de la carta, casi pueril- merece un estudio aparte. Pero dejamos a los lectores sacar sus propias conclusiones.
Manuel Lorenzo Abdalahttp://www.ladivinatula.blogspot.com
(*) Las serpientes y sus magnetizadores. La Ilustración, periódico Universal. (Madrid, 1853).
AMOR Y PASIÓN (Carta Nº 23)
Carta número 23 [Sábado 14 de mayo de 1853]
   Antonio mío: deseo muchísimo verte esta noche, pero a la verdad, temo bajar a los jardines. Tengo tos, y este tiempo me destempla atrozmente. –La berlina es un recurso temible: encerrados los dos en aquel reducido espacio, la atmósfera se hace de fuego: me pone mala; no creas que exagero, no. Sería mejor ir al drama si hallases localidades poco visibles; pero aun sería mejor que quisieses verme en casa, o en la de Eloísa. Escucha: mamá ya te ha visto de visita en casa, y yo le dije que eras un redactor de la Nación con quien había hecho conocimiento en el Príncipe, sabiendo además por ti que me conocías desde La Coruña y que eras amigo de varios amigos míos de aquella ciudad, por cuyas razones te había ofrecido la casa. Después de esto creo que no solamente no es extraño que vengas algunas veces a visitarme, sino que hasta es necesario: además nos conviene para que cuando estemos en Carabanchel puedas ir, como uno de mis tantos amigos, cuando quieras. Así pues, si te parece bien puedes visitarme en casa esta noche, y repetir tus visitas de vez en cuando, cuidando mucho de ser amable con mamá, de no mostrar por mí ningún interés particular, y de dar alta idea de tu juicio y de tu religiosidad. En nombre del cielo, no dejes ni aun entrever tu escepticismo en punto a religión: mamá te reputaría de hecho un hombre detestable y perverso, y yo no quiero.
   También puedes verme hoy en casa de Eloísa y mañana en la mía. La pobre inglesa está extrañando la suspensión de tus visitas, y es una infeliz que no merece se le hagan desatenciones. Además, después de las niñadas de la otra noche es preciso volver allá y mostrarnos seres racionales o razonables, si te disgusta la primera palabra. En fin, tu elegirás: yo a las ocho, o poco más, iré a casa de Eloísa: si vienes a la mía me irán a llamar; si vas allá te veré allá; si escoges que vayamos al teatro, subes, llamas a mi puerta, y le dices a Mariana, mi doncella (que saldrá a abrirte), que me diga en voz baja que esperas abajo. Me pasará recado y bajaré.
   Hijo, no sé apenas lo que te escribo: hay en mi sala un ruido infernal: mis hermanos traen en movimiento todas las mesas de la casa. Aquí no se habla más que de magnetismo. Anoche se me vinieron a casa, de la de Eloísa, un ejército de magnetizadores, que me han hecho dar vueltas como una rehilandera, en castigo de mi incredulidad. Yo en venganza también, les he probado mi poder magnético haciendo bailar yo sola con el leve contacto de mis dedos meñiques, una tablilla de pino. Aún más: la hice girar de derecha a izquierda, y de izquierda a derecha, sin cambiar la posición de mis manos, por solo el poder de mi voluntad. Este gran descubrimiento me ha traído hoy a dos amigos de mis hermanos, que han querido verme hacer nuevas pruebas; pero solo he conseguido otro descubrimiento, y es el de que no poseo siempre que quiero la facultad maravillosa que desplegué anoche. La pícara tabla, que ayer me obedecía como un perrillo faldero, hoy ha estado indócil hasta la insolencia, lo cual me ha puesto de mal humor.
   Si vas a casa de Eloísa esta noche llega preparado a que te hagan bailar a tu despecho, ni más ni menos que a una mesa. Yo será la primera en probar sobre ti mi poder. Allá no se piensa sino en el magnetismo.
   Adiós querido mío, hasta la vista, no olvides un momento a tu esposa
T.   AMOR Y PASIÓN (Carta Nº 23)
Hoy 14 sábado.(La posdata a la vuelta).
P.D.- El pobre chico Bordas [protagonista del incidente narrado en la carta Nº 19] no ha vuelto desde la célebre noche, por consiguiente no es probable que lo halles en casa de Eloísa si vas esta noche ¿Ni qué importaría que fuese? Harto ha conocido ya que eres mi amante, y no tendrá humor de buscar mi lado. Lo que hemos ganado con estas cosas es que toda la tertulia de Eloísa sepa o sospeche ya nuestras relaciones. Hasta Ariza cuando vino anoche a casa, con los demás, me preguntó que tal marchaban mis negocios del corazón, y para más aclararlo dijo enseguida, oyéndolo mamá- “no esperaba hallarla a V. sola: la creía gratamente ocupada”. Eloísa es muy buena, pero algo parlanchina, como digna hija de Eva. Tenlo siempre presente. Adiós otra vez, feo.
AMOR Y PASIÓN (Carta Nº 23)

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Dossier Paperblog