Magazine

Amy y Roger, 5000 kilómetros para enamorarse

Publicado el 29 septiembre 2014 por Magik
Amy y Roger, 5000 kilómetros para enamorarseSiempre he sentido debilidad por las road-movies, ya sabéis, esas películas que tratan sobre un viaje en coche, donde nunca nada sale bien. Por eso, cuando oí hablar de Amy y Roger, 5000 kilómetros para enamorarse, que era como una mezcla de road-movie y comedia romántica, decidí que tenía que hacerme con él. Además, en España lo ha editado Plataforma Neo, que es una editorial que, por el momento, nunca me ha decepcionado.
Amy se va a mudar, dejando la California donde se ha criado, para marcharse a Connecticut. Ella lleva un par de semanas solas en su casa, mientras acaba el curso, mientras su madre se ha adelantado para prepararlo todo. Por eso, cuando llega el verano, tiene que llevar el coche familiar hasta su nuevo hogar, aunque tiene un problema: desde que su padre murió en un accidente de coche, es incapaz de conducir.
Ahí es cuando entra en juego Roger. Roger es un amigo de la infancia al que lleva mucho tiempo sin ver y debe viajar para pasar el verano con su padre, así que la madre de Amy lo arregla todo para que crucen el país en el menor tiempo posible. A Amy el plan no le hace ni pizca de gracia, sobre todo porque desde la muerte de su padre no ha vuelto a ser la misma, pero cuando se pone en marcha, acaba decidiendo saltarse el plan establecido y que los dos recorran el país a su manera, lo que sólo es el primer paso para que Amy se encuentre a sí misma.
Cuando descubrí este libro, pensé que me iba a encontrar con una historia de amor, algo del estilo de las novelas de Stephanie Perkins. Sin embargo, el título es bastante engañoso y ese "5000 kilómetros para enamorarse" sobra, pues Amy y Roger no es un libro romántico, aunque sí que haya una relación entre los protagonistas; estamos, en cambio, ante una historia personal, una historia sobre la pérdida, el dolor, la recuperación y la superación personal.
En realidad, es la historia de Amy, pese a que Roger tenga importancia y haya varios secundarios con sus propias historias.
¿Es eso algo malo?
No, desde luego que no, pero si estás buscando una historia romanticona, no es lo que se va a encontrar entre las páginas de Amy y Roger. Sí, entre los dos, poco a poco, va surgiendo algo, pero se trata de algo sutil, de un inicio, no de una historia de amor al uso. De hecho, lo importante es como, poco a poco, Amy empieza a avanzar, como lidia con la muerte de su padre y las consecuencias que ha tenido ésta para toda su familia, como se va recuperando y va superando todo eso que la tenía aislada y afectada.
Y la verdad es que el viaje de Amy es interesante. La autora, Morgan Matson, ha sido muy hábil al dejar claro que algo ha ocurrido, pero al no especificar el qué e irnos dando información poco a poco. Al igual que me ha gustado mucho como intercalaba breves capítulos ambientados en el pasado para comprender la relación de Amy con su padre, también la dinámica de su familia y cuánto ha cambiado tras tal traumático suceso.
Además, el viaje a través de los distintos estados está muy bien ambientado y la edición incluye todo tipo de material adicional: fotografías, menús, tickets, hojas del diario de viaje de Amy, las listas de canciones de Roger... La edición de Plataforma Neo es muy bonita, tanto la portada, como el interior y me gustó mucho el detalle de incluir todas esas cosas, le dan todavía más veracidad al viaje. No obstante, Morgan Matson no lo necesita, porque ambienta tan bien el viaje que era muy fácil imaginarse compartiendo el coche con Amy y Roger.
La trama, como veis, no es especialmente original, pero particularmente me ha gustado mucho cómo la ha contado Morgan Matson. No sólo por cómo ha presentado lo que ocurrió o cómo alternaba pasado y presente, sino que me ha gustado mucho la combinación entre los distintos sitios que visitan, las personas que se encuentran y las aventuras que van viviendo, con otros momentos más tranquilos, donde Amy y Roger sencillamente hablaban. No es una novela que tenga un ritmo apabullante, de hecho se toma su tiempo para desarrollar a los personajes mediante conversaciones (sobre todo a Amy), pero me ha resultado muy entretenida y agradable de leer.
Además, otra cosa a favor del libro es que, pese a lo traumatizada que está Amy al principio de la novela, no es una protagonista ahostiable; algo que, admitamos, era muy fácil que ocurriera. De hecho, es una protagonista bastante digna y me cayó muy bien durante todo el viaje; porque, encima, su evolución es tan clara como bien llevada. Ha sido un gusto leer como Amy se iba animando, como empezaba a superar sus inseguridades y, poco a poco, se iba abriendo a Roger, al principio con detalles tontos como elegir la música y, después, con otros más serios.
Amy es nuestra narradora, por cierto, por lo que conocemos todos sus pensamientos y sentimientos, algo de lo que no disfrutamos con Roger. Pero, bueno, él es más abierto que ella y, además, está bien perfilado. No tiene tanta importancia como Amy, pero también arrastra sus propios problemas y es encantador y, como ya he dicho, me ha gustado mucho como se han ido conociendo.
El único "pero" que le pongo es el final, ya que, en mi opinión, llega demasiado pronto. Seguramente sea el adecuado, dado el carácter realista y sencillo de la historia, pero me habría gustado que la autora escribiera un epílogo o un par de capítulos más para concretarlo más.
Amy y Roger, 5000 kilómetros para enamorarse es una novela de lectura fácil, con una buena protagonista cuya historia de superación es de lo más interesante y que, además, cuenta con el añadido de ser una road trip muy bien ambientada y con un buen dúo protagonista.
El próximo lunes literario estará dedicado a... Beautiful stranger. Un desconocido encantador de Christina Lauren.

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :