Revista Tecnología

Análisis Trillion: God of Destruction

Publicado el 15 abril 2016 por Jorge Farinós Ibáñez @Living_PS

trillion

De manos de Compile Heart, famosa por su saga Hyperdimension Neptunia, y de los creadores de Disgaea 4, llega en exclusiva a PlayStation Vita este Trillion: God of Destruction. Se trata de un original JRPG táctico con un montón de ideas frescas y originales que por un lado le benefician, pero también le perjudican. Un juego, que como veremos, calará bastante entre aquellos que estén buscando una propuesta diferente y pocas veces vista.

1.000.000.000.000

Ese es el impresionante número de puntos de vida que tiene Trillion, el Dios de la Destrucción que se ha establecido frente a las puertas del Underworld, aprovechando que sus guardianas, las candidatas a Overlord, habían abandonado su puesto para satisfacer sus placeres personales (cada una representa a uno de los siete pecados capitales). Todo cuánto ansía es consumir el núcleo del Underworld, y Zeabolos, nieto de Satán y tercer Great Overlord, hará todo lo posible por derrotarlo. En vano.

Trillion-God-of-Destruction_2016_03-01-16_002

Habiendo sido derrotado Zeabolos, Faust, una misteriosa chica, firma un pacto con él, su alma a cambio de la ayuda para derrotar a Trillion. Será entonces cuándo averigüemos que solo las candidatas a Overlord pueden destruirle, pero, para ello, necesitarán mucho entrenamiento. Y es aquí dónde entra el jugador y la premisa del juego, de la que hablaremos más adelante.

Centrándonos en la historia, ésta está bastante bien. Tiene un fuerte componente de humor y comedia, algo presente en todo el juego, pero eso no significa que sea un argumento ligero, al contrario, es largo, y con multitud de diálogos. La acción se narra mediante estilo visual novel, con ilustraciones animadas y cajas de texto. Un sistema que es muy habitual, y que en Trillion: God of Destruction luce muy bonito puesto que todo el apartado artístico del juego tiene influencias de la serie Disgaea. No es el mismo estilo de dibujo, pero puede apreciarse un cierto parecido.  De hecho hasta el trasfondo del titulo tiene esas influencias, con un elenco de personajes poblado de demonios y otros seres del averno. En cualquier caso, el apartado artístico del juego a este respecto es muy bueno.

Trillion-God-of-Destruction_2016_03-01-16_009

Como siempre, el principal inconveniente para seguir la trama está en el idioma. Trillion: God of Destruction está en completo inglés, tanto voces como textos, por lo que aquellos que no tengan soltura con la lengua de Shakespeare, tienen aquí un punto negativo a la hora de valorar si adquirir o no el juego. Por otro lado, para los especialmente interesados en ello, el título ofrece la opción de activar el doblaje original japonés, si se prefiere esa opción.

Y en cuánto a gráficos…

Trillion: God of Destruction utiliza el mismo motor gráfico que ya hemos podido ver en las entregas portátiles de la saga Hyperdimension Neptunia, como en Hyperdimension Neptunia Re;Birth 3. Esto significa que el juego luce gráficos en tres dimensiones con estilo cel-shaded. Despliega además el típico repertorio de efectos y demás virguerías visuales durante las batallas, particularmente en el caso de Trillion, cuyos ataques son tan devastadores que resultan impresionantes de ver. Precisamente es en estos casos cuándo el motor sufre un poco, y se percibe alguna bajada en la tasa de imágenes por segundo. De todas formas no es algo grave, puesto que sucede en secuencias animadas en las que no tenemos ningún control sobre la acción, y, de esa manera, pueda perjudicarnos.

Trillion God of Destruction 05

No obstante, de todo esto solo seremos testigo en las batallas y otros contados momentos en los que manejaremos a nuestra Overlord en el mapa táctico. El resto del tiempo, lo pasaremos en menús, que, como es obvio, no están realizados en 3D. Éstos últimos están realizados en 2D, mediante ilustraciones, y como ya hemos dicho el apartado artístico es muy bueno y tiene esas reminiscencias a los juegos de la saga Disgaea.

Si hablamos de la música, el repertorio del que hace gala es bueno, y acompaña muy bien a la acción. Los temas son en su mayoría instrumentales, con coros de voces que le dan cierta épica y grandilocuencia. Ayudan mucho a darle ese ambiente de lucha entre fuerzas hiperpoderosas y oscuras, muy lejos del ámbito mortal. A nosotros nos ha gustado.

trillion 3

A nivel de efectos y doblaje, Trillion: God of Destruction tiene un nivel notable. Ya sea en su versión original, o en inglés, el trabajo es realizado es muy bueno y se disfruta con facilidad.

Entrenar y entrenar, si a Trillion quieres derrotar

Llegados a este punto toca detenernos a hablar del peculiar sistema de juego de Trillion: God of Destruction. Para empezar, habría que aclarar que el juego está dividido en dos fases o secciones distintas. Dos jugabilidades diferentes por así decirlo. Por un lado tendríamos las batallas, y por el otro los entrenamientos.

El primer paso será seleccionar a qué candidata a Overlord le tocará intentar destruir a Trillion. Empieza así una cuenta atrás hasta el enfrentamiento con el villano. En ese tiempo, dividido en días y ciclos en los que podremos realizar un máximo de una acción, tendremos que entrenar. Realizar un entrenamiento es tan sencillo como seleccionarlo, y automáticamente, sin mini-juegos de por medio, se nos brindará una serie de puntos que invertir en las distintas características de la Overlord. Por desgracia, no podemos entrenar todos los días, puesto que las Overlord se cansan, o incluso pueden lesionarse, así que también podemos invertir ese tiempo en intimar con Zeabolos o descansar. En el primer caso, nos servirá para aumentar nuestros puntos de afecto, que funcionan como una suerte de escudo ante ataques y barra de magia, menguando esta siempre antes que los medidores de HP y MP. En el segundo caso, recuperaremos fatiga para poder volver a entrenar.

scr34

En resumen, el periodo previo a la batalla contra Trillion, es un tiempo que deberemos aprender a gestionar si aspiramos a tener éxito contra Trillion.

Y es que el objetivo de tanto entrenamiento es preparar a la Overlord para la batalla contra el coloso. En estos momentos es cuando entra en juego la jugabilidad de las batallas. El sistema que siguen éstas es un tanto particular. No son por turnos, pero tampoco en tiempo real. El escenario estará dividido en una rejilla, y cada vez que nos movamos o realicemos una acción, también lo harán los enemigos. Al principio es un poco confuso, pero, en cuanto nos acostumbramos a él, haremos que cada acción y movimiento cuenten. Sobre todo teniendo en cuenta que los ataques de Trillion ocupan áreas enormes de la rejilla, y que si cruza determinado punto del mapa, habremos perdido.

Llegados a este punto, es cuando toca mencionar que vencer a Trillion no va a ser tan fácil. Aunque entrenemos, las primeras Overlord no podrán con él. Pero cuándo una muera, pasará parte de su experiencia, equipo y habilidades a la siguiente, y el daño causado al villano se mantendrá. Al final, ganar esta batalla de proporciones épicas es una carrera de fondo.

Trillion-God-of-Destruction_2016_03-18-16_013

Como decíamos al inicio del análisis, Trillion: God of Destruction tiene una jugabilidad bastante original, pero al mismo tiempo bastante repetitiva. Aparte de prepararse, y la batalla con Trillion, que aunque emocionante, se repite, poco más hay que hacer. Hay una mazmorra, el Valley of Shadows, que sirve para conseguir equipo y objetos en un número determinado de turnos; y también unas batallas de entrenamiento con Mokujin, un muñeco de madera que hace las veces de Trillion. Iguales a las del jefe, con la salvedad de que fallar en ellas no implica el fracaso.

Conclusión

Trillion: God of Destruction es un juego bastante atípico. Por un lado tiene buenas ideas, pero hasta las mejores ideas pueden cansar si se repiten mucho. El título cumple en casi todos los aspectos, pero la jugabilidad puede atraer a gente, o echar para atrás a otros. Para algunos acabará haciéndose repetitivo, o les parecerá un titulo bastante limitado en lo jugable, pero también los habrá que piensen que su originalidad y buena factura merezcan bastante la pena. Es una pena que se haya quedado a las puertas de ser un juego increíble, pero ser un juego solo bueno no es algo malo. 

De manos de Compile Heart, famosa por su saga Hyperdimension Neptunia, y de los creadores de Disgaea 4, llega en exclusiva a PlayStation Vita este Trillion: God of Destruction. Se trata de un original JRPG táctico con un montón de ideas frescas y originales que por un lado le benefician, pero también le perjudican. Un juego, que como veremos, calará bastante entre aquellos que estén buscando una propuesta diferente y pocas veces vista. 1.000.000.000.000 Ese es el impresionante número de puntos de vida que tiene Trillion, el Dios de la Destrucción que se ha establecido frente a las puertas del… Análisis Trillion: God of Destruction Análisis Trillion: God of Destruction 2016-04-15 Luis Miguel Fernández
Historia - 80%
Gráficos - 70%
Sonido - 80%
Jugabilidad - 70%
75

75%

Trillion: God of Destruction es un juego bastante atípico. Por un lado tiene buenas ideas, pero hasta las mejores ideas pueden cansar si se repiten mucho. El título cumple en casi todos los aspectos, pero la jugabilidad puede atraer a gente, o echar para atrás a otros. Para algunos acabará haciéndose repetitivo, o les parecerá un titulo bastante limitado en lo jugable, pero también los habrá que piensen que su originalidad y buena factura merezcan bastante la pena. Es una pena que se haya quedado a las puertas de ser un juego increíble, pero ser un juego solo bueno no es algo malo.

User Rating: Be the first one !

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :