Revista Sociedad

Bálsamo para Panamá

Por Jmbigas @jmbigas
Los sucesivos episodios de filtración de informaciones procedentes de diversos paraísos fiscales, culminados estos días con los llamados Papeles de Panamá, nos están enfrentando a los ciudadanos comunes con una realidad que siempre hemos conocido pero que vivíamos mucho más confortablemente fingiendo ignorar.

Bálsamo para Panamá

Lo mejor de cada casa, pillados por el carrito del helado
de los papeles de Panamá.
(Fuente: elmundo)

El principio de la socialdemocracia, que se ha ido imponiendo en las tierras europeas tras la Segunda Guerra Mundial, es que los ciudadanos deben pagar sus impuestos, para contribuir al sostenimiento del Estado y de todos sus mecanismos protectores y redistributivos. Y este pago debe ser progresivo, es decir que los que más dinero ingresan por sus actividades deben contribuir con un mayor porcentaje a las arcas públicas. Manteniendo, eso sí, el principio de la ordinalidad, es decir, que a nadie que ingrese más dinero le acabe quedando menos para sí mismo que a otra persona que hubiera ingresado menos. Pero el capitalismo, en su inmensa inteligencia galáctica, nunca deja tirado a nadie... que lo pueda pagar. De esta forma, para aquellos que se lo puedan permitir, el capitalismo les aporta válvulas de escape que permiten mitigar esta obligación impositiva y fiscal. Y, por supuesto, les brinda los servicios (de pago) de abogados y asesores fiscales. De esta forma, y en la práctica, las arcas públicas de los Estados se sostienen gracias a la contribución (obligada) de las capas medias de la población, esos ciudadanos perfectamente integrados en la sociedad, que desarrollan diversos trabajos por los que perciben los correspondientes sueldos, completamente controlados, monitorizados y conocidos por los poderes públicos. En las capas sociales más bajas se extiende la economía de supervivencia, básicamente sumergida, con actividades semiclandestinas, opacas a los poderes públicos, en forma de pagos en efectivo que ni contribuyen a las arcas públicas ni consolidan derechos sociales para sus perceptores. Mientras, en la parte opuesta de la pirámide social, en las capas más altas, más acomodadas, más ricas, cunde la sensación de que pagar los impuestos que les corresponderían es cosa de plebeyos o ignorantes e indigno de su condición. El sistema les ofrece salidas ya establecidas para evitar (o al menos, reducir) sus obligaciones fiscales. Les permite sociedades instrumentales, a menudo radicadas en lugares donde la presión fiscal es infinitamente menor que en un estado avanzado social de derecho, de modo que las personas físicas (casi) pueden alegar insolvencia, pues no tienen rentas ni patrimonio asociados a su nombre. Aunque sigan disfrutando, por supuesto, de todas las comodidades que les pueden aportar sus abultados patrimonios. O les tolera, por ejemplo, el uso torticero de las instituciones colectivas de inversión, como las SICAV, con el uso extendido de los llamados mariachis, una modalidad de testaferro. El Estado, cualquier Estado, es incapaz de taponar esas vías de agua (o de sangre). Tiene que limitarse, ante la imposibilidad de suturar, a ir poniendo apósitos mientras la sangre sigue fluyendo casi en libertad. Los Papeles de Panamá nos cuentan, con claridad, que cualquiera que tenga unos ingresos de cierta entidad, tiene a su disposición mecanismos, en forma de sociedades offshore, por ejemplo, para minimizar sus (aparentes) obligaciones fiscales en España. Pero seamos justos. Porque si alguien va a vivir y trabajar (de verdad) en Suiza, es normal que tenga allí sus cuentas corrientes para cobrar su nómina y para pagar sus recibos. O si alguien va a desarrollar una actividad empresarial en Panamá, es normal que constituya allí una sociedad panameña para gestionar esa actividad. Sólo que, tratándose de ciudadanos españoles, la Agencia Tributaria debe tener conocimiento de esas participaciones. Y el día que una de esas sociedades reparta beneficios a sus socios, ese ingreso deberá tratarse fiscalmente a través del Impuesto de la Renta de las Personas Físicas español.

Bálsamo para Panamá

José Manuel Soria, ya ex Ministro de Industria, Comercio y
Turismo. Ha tenido que dimitir tras acumular mentira tras
mentira en una gigantesca matrioshka.
(Fuente: extraconfidencial)

En toda esta maraña, por supuesto, los caminos opacos, oscuros o en penumbra, abundan, y le brindan herramientas útiles a cualquiera que tenga por objetivo reducir al mínimo su contribución a las arcas públicas españolas. Este es el escenario que ha pasado la reválida de la globalización, y que está firmemente instalado en nuestra sociedad occidental. Y la prueba es que en estos Papeles de Panamá hay ciudadanos y mandatarios de infinidad de países, incluso con diferentes regímenes políticos. No olvidemos, por ejemplo, que cualquier dictadorzuelo de cualquier país del mundo sigue con lealtad la Regla Número 1: constituir pozos de recursos económicos en territorios neutrales, y desconocidos para sus propios ciudadanos y las autoridades de su país. De este modo, el día en que sean depuestos podrán emigrar y vivir confortablemente el resto de sus días, en lugar de acabar en la cárcel y sin recursos. A los ciudadanos normales nos inunda la sensación de que todo esto es completamente inevitable y que estamos condenados a seguir bandeándonos en este cenagal, intentando únicamente taponar como se pueda las infinitas vías de agua abiertas en el casco de esta sociedad. Para buscar un bálsamo a esta sensación tan desasosegante, he recurrido a Joan Manuel Serrat, al que admiro. Este cantautor catalán, ante todo, inteligente, publicó una canción llamada En Paus (En Paz, y ya veréis en qué sentido) en su álbum Material Sensible (1989), íntegramente en catalán. Personalmente, esta época de madurez de Serrat es la que más me gusta de toda su obra, con letras que demuestran que ya estaba de vuelta de muchas tonterías y una musicalidad que, a menudo, roza la excelencia. Esta época incluiría los álbumes Bienaventurados (1987), el citado Material Sensible (1989), Utopía (1992 y Nadie es Perfecto (1994).

Bálsamo para Panamá

Carátula del álbum de Serrat "Material Sensible" (1989)
(Fuente: coveralia)

La canción En Paus está compuesta y musicalizada en un tono festivo y rozando la comicidad. El humor, que siempre es el mejor bálsamo para enfrentarse a los hechos más trágicos. Podéis oírla aquí, subtitulada en castellano. En ese final de los 80, Serrat se la dedicaba a la llamada Jet Set, esa (presunta) élite que aparece en la prensa del colorín, de actividad a menudo desconocida pero de vida muy acomodada. De todas formas, lo que contaba entonces Serrat es hoy perfectamente aplicable a la tropa de Panamá. Démosle un repaso a la letra de esta canción, para que comprendáis el efecto (engañosamente) balsámico que tiene esa canción para el ciudadano corriente (letra extraída de la web quedeletras). Empieza así (os aporto mi propia traducción libre al castellano):
Són guapos, feliços, massissos, nocturns,

famosos, simpàtics, inútils i absurds.
Destaquen, s'ensorren, es torren al sol.

Esquien, naveguen, s'ofeguen d'alcohol.
(Son guapos, felices, macizos, nocturnos,
famosos, simpáticos, inútiles y absurdos.
Destacan, se hunden, se tuestan al Sol.
Esquían, navegan, se ahogan en alcohol)
Y continúa con el primer ajuste de cuentas:
Tenen més calaixos, però també més trastos.
Tenen més vestits, però també van a més llocs.
En paus.
Tenen més amics, però també més falsos,
i més seguretat, però també més por.
Tenen més diners, però també més despeses.
Tenen més poder, però també més maldecaps.
En paus.
Tenen més de tot, però també més a perdre.
Potser el món és seu, però els tenim voltats.

(Tienen más cajones, pero también más trastos.
Tienen más vestidos -trajes-, pero también van a más sitios.
En Paz.
Tienen más amigos, pero también más falsos,
y más seguridad, pero también más miedo.
Tienen más dinero, pero también más gastos.
Tienen más poder, pero también más preocupaciones.
En Paz.
Tienen más de todo, pero también más que perder.
Quizás el mundo es suyo, pero les tenemos rodeados.)
Sigue Serrat destilando esas pequeñas envidias del ciudadano corriente:
Tots sols, en parelles i en estol, la jet.
Són moda, primícia, i notícia per bens.
S'operen, s'enfaixen, viatgen arreu.
Els mimen, se'ls rifen, a cavall i a peu.

(Solos, en pareja, y en bandada, la Jet.
Son moda, primicia, y noticia para corderos.
Se operan, se enfajan, viajan a todas partes.
Los miman, se los rifan, a caballo y a pie.)
Y a continuación el ajuste de cuentas definitivo:
Tenen més stànding, però també més rendes
i més a lluir, però també més a amagar.
En paus.
Tenen més pecats, però també més penques.
Tenen més camí, però també més pla.
Tenen més amants, però també més banyes.
Tenen més sabates, però també tenen dos peus.
En paus.
Tenen més cognoms, però també la palmen,
però, això sí, després d'haver viscut com déu.

(Tienen más standing, pero también más rentas.
Y más que lucir, pero también más que esconder.
En Paz.
Tienen más pecados, pero también más jeta.
Tienen más camino, pero también más llano.
Tienen más amantes, pero también más cuernos.
Tienen más zapatos, pero también tienen dos pies.
En Paz.
Tienen más apellidos, pero también la palman,
pero, eso sí, después de haber vivido como Dios.).
Valga esta canción de Serrat como pequeño bálsamo para las muchas heridas que la actualidad está infligiendo en nuestras cándidas almas de ciudadanos honrados. JMBA

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

  • Panamá, importante destino offshore

    Panamá se consolida como la jurisdicción ideal para sus necesidades offshore. Cuenta con un gobierno estable y una economía en constante... Leer el resto

    Por  Comunicae
    SOCIEDAD, POR CLASIFICAR
  • ¿Los siguientes ‘papeles de Panamá’, en USA?

    Tras las recientes investigaciones sobre los ‘papeles de Panamá’, que indagan en la constitución de sociedades offshore que involucra... Leer el resto

    Por  Comunicae
    SOCIEDAD, POR CLASIFICAR
  • Los papeles de Panamá

    papeles Panamá

    En los periódicos de papel tan solo la sección de deportes y la de entretenimiento están libres de noticias de corrupción, pero me temo que son tantos los... Leer el resto

    Por  Jon García
    POLÍTICA, SOCIEDAD
  • Los "Papeles de Panamá"

    "Papeles Panamá"

    Doble capa, super largo y extra ahorro, deja una agradable sensación de confort y cuidado. Un producto ideal para los consumidores que buscan el máximo... Leer el resto

    Por  Alberto Garcia
    OPINIÓN, SOCIEDAD
  • Los secretos ‘papeles de Panamá’.

    secretos ‘papeles Panamá’.

    Mossack Fonseca organizó la transferencia de bienes a sociedades offshore de 1.200 empresas, 558 accionistas, 166 clientes intermediarios y 89 beneficiarios... Leer el resto

    Por  Santiagomiro
    OPINIÓN, POLÍTICA, SOCIEDAD
  • La cara ecoturística de Panamá

    cara ecoturística Panamá

    Panamá es un país extremadamente hermoso y con una diversidad ecológica que contiene una gran cantidad de bosques lluviosos, bosques nubosos, frescos, retiros... Leer el resto

    Por  Salvadorbatist
    VIAJES
  • Panamá, Conde y otros sinsabores

    Por mucha cara de póker que pusiera José Manuel Soria, al enterarse que su nombre figuraba en los papeles de Panamá, lo cierto y verdad,... Leer el resto

    Por  Abel Ros
    SOCIEDAD

Revistas