Magazine

Bar Pasajes.- Vagones de una vida

Publicado el 29 septiembre 2014 por Cultibar

Bar Pasajes.- Vagones de una vidaComo las que deja su cerveza bien tirada en el vaso, el bar Pasajes es una muestra de las muecas de la historia de la ciudad. A finales del s. XIX y principios del XX, el Pasaje de las Manufacturas funcionaba como pequeño mercado, como antesala del de Santa Caterina, que el cliente atravesaba desde la fronteriza calle Trafalgar hasta la ya céntrica Sant Pere més Alt. Eran, son, los bajos de un edificio histórico, grande, el portal eterno de una casa que contó con tiendas de todo tipo diseminadas a banda y banda del estrecho pasillo. Eran pequeños establecimientos de relojes, de zurcidos, de remiendos, de vinilos acompañando el portal. En medio, a modo también de tienda, un bar que surtía a vendedores y vendidos, un bar que ha ido viendo con el paso del tiempo las muecas de la historia reciente, el cierre de las tiendas que le acompañaban, el cambio de la ciudad, de sus costumbres, de sus maneras.

Dirección: Sant Pere més Alt, 31-33
Precio medio: Hummus de garbanzo, ajo y sésamo, 6,80€; paté de berenjenas asadas con especias, 7,50€; cecina de León, 8,60€; croquetitas de diferentes sabores, 3,70.
Imprescindible: Entrar y conocer el tren. Elegir compartimento con ración de croquetas, su chacachá.
Horario: De 12.00 a 00.00 de lunes a viernes. Fin de semana, hasta mediodía o media tarde, o hasta a la noche. Van viendo.
Teléfono: 93 319 55 35

Según Cultibar

Bar Pasajes.- Vagones de una vida
En 2010, un pareja moderna se hizo con el bar y comenzó a comprar tiendas. Ese pretérito pasaje inanimado levantó persianas y volvió a dar vida a sus clientes, cambiando prendas y relojes por vinos y croquetas. Y lo ha ido haciendo manteniendo estética y colores, creando un espacio de bar a base de la suma de sus compartimentos. Con la barra como locomotora, son cinco los vagones que conforman este Pasajes de estética "retro-hortera", dicen, cuyo nombre no es un guiño geográfico. La pista la tienes en las grúas y los contenedores portuarios pintados en naranja, azul y verde en paredes comunes. Pasajes rinde culto a la localidad guipuzcoana homónima famosa por su puerto y su gastronomía. El dueño es carpintero náutico; la dueña, vasca. Dos más dos.

Y tiene continuidad en la carta. Con la herencia histórica, localización (al lado del Palau de la Música), infraestructura (no cuenta con cocina) y actuales gestores, la carta es de difícil concreción. Tapas para compartir, argentinas, españolas y mundiales. Vinos por copa, gildas con cerveza, siempre bien tirada. Detalles a degustar desde el compartimento que elijas. Quizá te quedes a la entrada para hacer el "in&out" tan nuestro, o optes por el primer espacio, La Zurcidora, cuando vayas con la pareja y sus amigas. Sobre bidón, en banqueta alta, quizá os decantéis por los hummus de garbanzo, ajo y sésamo o los tomatitos secos cocidos en vino blanco y macerados para acompañar esas copas de garnacha.

Con los amigos irás al último espacio antes del lucernario, el más lejano de la barra, para que todo prescriba entre degustación de croquetas y empanadas de carne, cebolla y olivas. Con la pareja lo tendrás claro. Fue una mercería y se llamó y se llama "Tú y yo", Está delante de la barra pero a kilómetros vista. Sólo existiréis los dos, una ración de berenjenas a la brasa con virutas de queso y dos "santiaguitos" (medio gintonics).

Son espacios de vida, espacios de bar. Espacios de historia que se detiene entre gastronomía cambiante y trato de barrio en el centro. Que no asuste el inglés que puedas escuchar en tus compañeros de bidón. Pasajes es Barcelona pura, antigua en continente, moderna en contenido.

La experiencia Cultibar

Bar Pasajes.- Vagones de una vida
Encontrar sin esperarlo un lugar como "Pasajes" fue lo mejor que pudo ocurrirnos. Barcelona es sorpresa y lugares como éste deben aparecer por arte de magia, sin previa planificación. Rincones mágicos ideales para confesar, llorar, reír, soñar.

Permaneciendo fieles a nuestra filosofía, decidimos disfrutar del vino en el barril fronterizo. Con un pie en la calle y otro en el pasaje, pudimos disfrutar del "todo". Orgullo barcelonés al poder apreciar las caras de sorpresa de los que descubrían por primera vez el pasaje de sus vidas. Cinco rincones, cinco experiencias por vivir e infinitas excusas para regresar. Tan sólo la elección adecuada te permitirá vivir la experiencia "completa".

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Localización


También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :