Magazine

Barcelona y las rutas de tapas

Publicado el 04 octubre 2014 por Cultibar

Barcelona y las rutas de tapasEn Horta-Guinardó, Sant Antoni, la Taxonera, la Barceloneta, en toda Barcelona. Las rutas de tapas han proliferado y cada vez tienen mayor acogida. Varían en días pero acostumbran a tener una temporalidad y un objetivo común: promocionar y dar a conocer la oferta de restauración de la zona. Su oferta, en mayor medida, comprende una tapa elaborada acompañada de una cerveza. En este aspecto, el vino está en clara minoría, aunque empieza a repuntar bajo la iniciativa, por ejemplo, de La Rioja. La zona de vino por excelencia de España inició el pasado junio una campaña en bares y restaurantes de la ciudad para promocionar el maridaje de las tapas. "Lo que ocurre es que el sector vinícola está mucho más atomizado que el de la cerveza, por lo que su potencial a la hora de lanzar campañas promocionales es menor", puntualiza Ricardo Aguiriano, director de Marketing del Consejo Regulador de la DOCa Rioja.

El mismo Aguiriano recuerda que "nuestra tradición histórica" ha sido siempre la de acompañar los bocados con vino, antes de la irrupción de las campañas cerveceras. La propuesta vinícola, comentan desde la DO, ha tenido buena respuesta, aunque no ofrecen datos. Sergi Giménez, de "El Bar" Barcelona, participó en la campaña. "Son iniciativas bonitas. El vino debe abrirse camino fuera de ágapes pero aún le falta mucho. La gente participó, pero en mucha menor medida que en cualquier campaña cervecera". Tampoco hay tantas en comparación, la verdad. Camino por recorrer.

"Aquí funcionan mejor porque no tenemos esa cultura"

Barcelona y las rutas de tapas
Roger Pallarols, director general del Gremi de Restauració de Barcelona, entidad impulsora de la ya consolidada "De Tapes per Barcelona" que ahora empezará su décima edición tras cinco años de progresión geométrica y 150.000 tapas servidas en su última campaña, asiente cuando se habla del compañero de la tapa. "Empezamos el proyecto con Damm y estamos cómodos con ellos, pero algo se hará al respecto". Pallarols está orgulloso del camino realizado y explica razones. "En Barcelona triunfan estas iniciativas porque no tenemos tan inculcada la cultura de las tapas. En Madrid, por ejemplo, este tipo de iniciativas no son tan habituales ya que ellos tapean a diario ".

"Barcelona tiene un estatus de ocio gastronómico propio", explica el director general. "En este aspecto, aúna las características propias e históricas de la sociedad catalana con las recientemente adquiridas de urbe global. Nos pusimos al nivel de Berlín o Londres y eso comporta nuevos hábitos. Además, nuestras políticas horarias y normativas para la restauración quizá pequen de restrictivas. En Madrid, por ejemplo, quizá pequen de laxas".

"Si la gente caminara más, los bares estarían más llenos"

Barcelona y las rutas de tapas
El Bar Venecia, cerca de Tetuán, se llevó en la última edición de "De tapes per Barcelona" el premio del Gremi con una coca de agua con cebolla caramelizada, micuit y crujiente de frutos secos, "aparte de buena, muy visual, como gusta aquí". Su propietaria, Carlota Molas, valora muy positivamente la iniciativa ya que "ayudó a que la gente nos volviera a conocer tras haber alquilado el local". Además, señala que en estos concursos la tapa la propones tú "y tú marcas tu margen de beneficio. "La idea es mostrar una parte de ti, que te conozcan y sepan de lo que eres capaz". Constata el aumento de público que ha llegado animado por la tapa, "que incluso piden ahora fuera de concurso", pero advierte que les ha penalizado estar en una zona alejada del centro sin otros bares que participaran.

La elección de los bares depende del Gremi, que intenta dar cabida a todos los asociados. "Queremos ampliar radio de acción y llevar la ruta a los barrios no del centro en los próximos años", señala Pallarols, pero de momento parece que la gente que participa acostumbra a no quererse mover demasiado. Parte de nuestra cultura, dirían algunos. Al menos, "ha servido para que los del barrio nos vuelvan a conocer", apunta Molas, que refuerza la teoría del director general sobre el "hacer catalán". Molas concluye: "Ahora no caminamos tanto. Vamos a un sitio y nos sentamos. Si camináramos más, los bares estarían llenos".

El éxito de la propuesta

Barcelona y las rutas de tapas
No obstante, la demanda gastronómica a pequeña escala (y a grande también, pero no es el caso en este reportaje) es obvio que ha crecido recientemente. Es el elemento aglutinador de toda la restauración (bares, restaurantes, cafeterías...), "que por cierto no está pasando por sus mejores momentos. La gastronomía de la ciudad es muy diversa, los operadores son diversos y es muy difícil encontrar un elemento que ponga en común diferentes tipos de restauradores. La tapa lo es ", apunta Pallarols.

También Lluis Tussell, responsable de Comunicación del Grup GSR, empresa puntera en producciones gastronómicas y sita en la capital catalana, que este mismo año celebró la primera edición de "Tast a la Rambla", jornada que cambió con la fluencia de 500.000 personas la fisonomía del último tramo de la calle más famosa de Barcelona con pequeñas tapas de algunos de los mejores restaurantes de la ciudad. " La gente ya no se conforma con sentarse en una mesa. Quiere conocer a su cocinero, intercambiar opiniones, saber de dónde viene todo, comparar con otros sitios". Tussell explica el éxito de su evento, que ya prepara la segunda edición, pero el comentario es extrapolable. "Si las cosas se hacen bien y se innova, la gente saldrá a la calle". Molas estará contenta.

Porque en la calle nos encontramos y en la calle vivimos, y en la calle también inaugura el Grup GSR nueva edición de "Mercat de Mercats", en otro ámbito otra apuesta por dinamizar y dar a conocer nuestra gastronomía y nuestra manera de vivir, porque de eso estamos hablando. Y de eso saben, y mucho, en Sant Antoni, un barrio adelantado en muchos aspectos y que ha realizado ya tres ediciones de su Tapantoni. "La respuesta fue inmediata e incluso tuvimos que prolongarlo en el tiempo con 'Els dimecres' de Tapantoni". Ramon Puig-oriol, de Sant Antoni Comerç, explica otra de las funciones de la restauración de estas rutas de tapas como es la de servir de "polo de atracción hacia el barrio, para beneficio de otro tipo de tiendas y de la vida en el barrio".

Todos ganan

De ello también se han beneficiado, y lo siguen haciendo temporada tras temporada, Horta-Guinardó con su "Tast", Roquetes con "De tapas", La Taxonera con "TaxoTapa", Nou Barris con "Pinxu Panxo" o más recientemente un barrio sin necesidad de captación de público pero siempre alegre como La Barceloneta con "La ruta de la gamba" de la mano de Moritz. Porque son las cerveceras, principalmente Damm valga señalar, las que se encuentran detrás de casi todas estas iniciativas para envidia de La Rioja, por ejemplo. Ponen su servicio de marketing y comunicación, y son sus productos los que se acaban vendiendo. Gana el restaurador (su riesgo económico es nulo, trabajan producto que tienen y aumentan su promoción), gana el público y ganan las cerveceras. Sin reproche alguno. Vayamos a la calle y volvamos al ordenador. Se aceptan comentarios.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.


También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Dossier Paperblog