Revista Infancia

Cementerio para embriones humanos

Por Pequelia @pequelia

En Vietnam existe un peculiar cementerio para embriones humanos fruto de los abortos, no es una iniciativa gubernamental o médica, es un trabajo realizado por Tong Phuoc Phuc, un vietnamita que además de dar sepultura a los fetos acoge a recién nacidos, pero es mejor comenzar la historia por el principio. Al parecer, hace 7 años la esposa de este hombre tuvo complicaciones durante las semanas del embarazo, Tong Phuoc Phuc rezó y pidió ayuda para salvar a su mujer y a su hijo, comprometiéndose a hacer algo bueno por la gente si se escuchaban sus ruegos.

El parto fue difícil pero la madre y el niño se recuperaron, mientras estaba esperando en la sala de partos, se dio cuenta de que algunas mujeres embarazadas acudían a la clínica para abortar, de hecho, en el vídeo indica que vio a los especialistas médicos tirar los fetos humanos a la basura, parece que no merecían ser enterrados. El vietnamita es católico y por supuesto respeta el derecho a la vida, solicitó a los médicos llevarse los fetos y enterrarlos dignamente en vez de desecharlos de ese modo. Con sus ahorros compró unas tierras y habilitó un cementerio para embriones humanos, en ese cementerio no hay nombres, sólo pequeñas tumbas numeradas, el vietnamita tiene la convicción de que los fetos tienen alma y deberían ser enterrados.
En un principio esta iniciativa para algunos, incluso para su mujer, parecía ser fruto de una locura. Tong Phuoc Phuc ha seguido realizando esta labor y actualmente el pequeño cementerio para embriones humanos cuenta ya con unas 9.000 tumbas. Parece ser que poco a poco cambió la percepción de la labor del vietnamita, en el vídeo nos explican que primero empezaron a venir mujeres a rezar al cementerio y posteriormente, otras mujeres empezaron a pedir refugio y ayuda por estar embarazadas.

Ser mujer embarazada antes de casarse y vivir en el seno de una familia pobre era un problema vergonzoso, algunas mujeres resuelven el problema abortando, otras optan por pedir ayuda a Tong Phuoc Phuc. El caso es que además de la labor en el cementerio para embriones humanos, la casa de este hombre se ha convertido en el refugio de muchos niños que habrían acabado en su cementerio. Los niños nacen y se quedan en casa de este vietnamita, algunas mujeres consiguen salir adelante y vuelven a recoger a su hijo. Durante los últimos cuatro años han pasado 80 bebés por su casa, 30 han sido recogidos nuevamente por sus madres.

Sin embargo, 50 bebés siguen en su casa recibiendo toda la atención posible, Tong Phuoc Phuc declara que hará lo posible por ellos dándoles una buena educación y lo que este a su alcance, son niños acogidos en adopción. Resulta complicado, sobre todo sabiendo que su sueldo es de 180 dólares al mes (casi 132 euros), sin apenas dinero y medios, seguía acogiendo mujeres embarazadas. Parece ser que logró contagiar su altruismo y buenos propósitos a sus vecinos que empezaron a ayudarle, se podría decir que poco a poco se ha creado una especie de fundación pro vida.

Tong Phuoc Phuc tiene a su disposición cuatro casas y cada una acoge a unos 12 niños gracias a sus vecinos, ha recibido una carta de elogios del presidente del país, pero sólo eso, palabras que se lleva el viento, dejando en evidencia lo poco que le importan los bebés y todo lo que se hace por ellos, incluso por los que no han nacido. El vietnamita cría a los niños como si fueran suyos y sólo espera que las madres vuelvan algún día a recogerlos, sin duda, es un documento enternecedor que muestra de lo que puede ser capaz un solo hombre sin recursos.

Vía | YouTube

Enlace permanente:
Cementerio para embriones humanos


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Dossier Paperblog

Revistas