Revista Cultura y Ocio

Charlie Hebdo, invierno en París y Chaplin como punto de partida

Publicado el 05 febrero 2015 por Stasadurdic

Excepto aquellos que señalan que son lo mismo que Charlie Hebdo, en Serbia es posible escuchar la relativización de dicha afirmación, así como su negación.

Yo soy Charlie, ¿no?

Distintas reacciones al atentado contra Charlie Hebdo

“El nuevo número del semanario satírico francés Charlie Hebdo, preparado por los miembros supervivientes de la junta editorial diezmada en la masacre de la semana pasada en París, sin duda contendrá caricaturas del profeta Mahoma, dijo hoy el abogado del semanario Richard Malka. Justo en la portada estará el profeta teniendo en su manos el mensaje Yo soy Charlie,” se expone en la noticia Así será el siguiente número de Charlie Hebdo (en original, Ovako će izgledati novi broj časopisa Šarli Ebdo) publicada el 12 de enero por el diario serbio Blic. Se trata, de hecho, de una frase usada durante el primer mes de este año por diversas personas a lo largo del mundo para expresar la solidaridad con 12 víctimas que 5 días antes perdieron la vida en el ataque de dos parisinos de fe musulmana – Chérif y Said Kouachi – a la revista Charlie Hebdo. Sin embargo, no todas las reacciones, por lo menos en el caso de las que vienen de Serbia, se identifican con el lema Yo soy Charlie. Por el contrario, dichas reacciones podrían dividirse en las Yo soy Charlie, pero… y en las que niegan cualquier concordancia con Charlie.

Yo no soy Charlie

“Muchos lo aclaman porque sospechan que detrás de la provocación de Charlie se esconden racismo e islamofobia,” se explica una de las dos causas de esta actitud en el artículo La libertad de expresión o el racismo de Charlie (en serbio, Слобода говора или расизам шарлијеваца) difundido el 14 de enero por el diario Politika. Además, cuando se trata de esta causa, en el artículo se expone que varios individuos entendían la sátira de la revista como una agresión hacia los indefensos, ya sean ellos los inmigrantes de otras religiones y distinto color de la piel o incluso los propios serbios. Hablando de serbios, a su vez, unos de ellos se vieron ofendidos por ciertas portadas de los números de Charlie Hebdo imprimidos en la primavera de 1999 – durante la Guerra de Kosovo – en una de las cuales, por ejemplo, los soldados serbios se representan como violadores y asesinos, mientras los albaneses como refugiados huyendo de Kosovo en tractores. “Como reacción justo a esta imagen, en Internet apareció la portada bajo el título Primavera en Priština en la que dos soldados serbios se quejan de que ya no hay más mujeres en la ciudad después de que todas fueran violadas. No obstante, esta vez alguien cambió los soldados serbios en dos asaltantes a Charlie Hebdo quejandóse de que ya no hay ningún caricaturista en la ciudad. Y, por supuesto, el título: Invierno en París,” se narra a continuación en el artículo.

Otra causa de la falta de identificación con la suerte de dichas víctimas de una parte de ciudadanos serbios, sin embargo, figura en la duda de qué habría pasado con la independencia de Charlie Hebdo cuando se expresaba la solidaridad con los 16 empleados de Radio Televisión de Serbia que también perdieron la vida en el lugar de su trabajo, pero en este caso durante el bombardeo de Yugoslavia por la OTAN hace 16 años. “Las mencionada duda con el tiempo encontró un apoyo en la tesis de que no todas las víctimas son del mismo peso, sobre todo después del 11 de enero cuando en el Desfile de estadistas en París apareció, entre otros, el secretario general de la OTAN Javier Solana acusado de este crimen,” concluye el autor del artículo.

Yo soy Charlie, pero…

El segundo tipo de reacción, bien que, proviene de aquellos ciudadanos que sienten solidaridad con los periodistas asesinados, aunque encuentran que éstos, disfrutando de la libertad de expresión, cruzaron un límite de buen gusto. En otras palabras, no acusan a Charlie de racismo, sino creen que la falta de sutileza en su trabajo, tal y como la falta de atención a la sensación de resentimiento de varios musulmanes a lo largo del mundo, llevó al acontecimiento ocurrido el 7 de enero.

Bien que, en contra de estas reacciones han protestado públicamente el ilustrador y caricaturista serbio Dobrosav Bob Živković, así como el autor de televisión Zoran Kesić. Živković, a su vez, un día después del ataque a Hebdo definió los defensores de dicha opinión como “los idiotas PERO”: “Las personas en cuestión están tratando de presentarse como tolerantes, aunque lo que realmente hacen es relativizar el crimen. Ellas insisten en que no justifican lo que pasó, pero…”. Por otro lado, a través de la red social Facebook Kesić pidió a sus amigos virtuales que estén de acuerdo con esta tesis que dejen de serlo: “No quiero tener nada con los que creen que las matanzas tienen distintas importancias, con los que estiman cuándo y con qué intensidad hay que solidarizarse, los que añaden la palabra ´pero´ en una frase con la que comienza la tragedia. (…) Yo no soy Charlie, pero sé quien y lo que soy y estoy harto de todos vosotros que relativizáis el mal”.

No Hebdo, sino Chaplin

Una cosa, no obstante, no es posible relativizarla. De hecho, pese a que Kesić sin duda sabe mejor quién y lo qué es, no se debe pasar por alto el hecho de que él tampoco se resistió a colocar aquel polémico “pero” detrás del argumento de que no es Charlie. Sin entrar en la discusión de si esto quizás le sitúa a él en el mismo (¿u otro?) tipo de idiotas, una cosa es segura. En concreto, este año durante invierno a París llegó una particular ola de frío porque el humor de unos, justificadamente o no, se consideraba duro y ofensivo. Así que tal vez no le iría mal a nadie buscar otras formas de expresar la crítica, mientras como punto de partida en esta búsqueda podría servir, por ejemplo, la película El Gran Dictador de Charlie Chaplin que de una manera completamente diferente, pero igual de efectiva, criticaba y se burlaba de una de las más poderosas personas de aquella época, Adolf Hitler. Por cierto, Chaplin sobrevivió a la ira de los seguidores de Hitler y disfrutó de una vida más larga en comparación con las suyas.

¿Cuál fue tu reacción al atentado contra Charlie Hebdo?

[contact-form]


Archivado en: Artículos, Temática: Las sombras del presente serbio (Después de Marx, Max) Tagged: Charlie Hebdo o Chaplin, Charlie Hebdo reacciones, Kosovo y Metohija serbios, quién dice Yo no soy Charlie Hebdo, Yo soy Charlie variaciones
Charlie Hebdo, invierno en París y Chaplin como punto de partida
Charlie Hebdo, invierno en París y Chaplin como punto de partida
Charlie Hebdo, invierno en París y Chaplin como punto de partida
Charlie Hebdo, invierno en París y Chaplin como punto de partida
Charlie Hebdo, invierno en París y Chaplin como punto de partida
Charlie Hebdo, invierno en París y Chaplin como punto de partida
Charlie Hebdo, invierno en París y Chaplin como punto de partida
Charlie Hebdo, invierno en París y Chaplin como punto de partida

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista