Revista Cultura y Ocio

"Cincuenta sombras de Grey" de E.L. James

Publicado el 12 junio 2012 por Duermevela
Cincuenta sombras de Grey
Autora: E.L. James
Género: Romántico-Erótico
Editorial: Grijalbo
Páginas: 544
Precio: 17,90€
Nota: Primera entrega de la trilogía '50 sombras', las dos continuaciones saldrán el 4-Julio-2012.
Sinopsis:
Cuando la estudiante de Literatura Anastasia Steele recibe el encargo de entrevistar al exitoso y joven empresario Christian Grey, queda impresionada al encontrarse ante un hombre atractivo, seductor y también muy intimidante. La inexperta e inocente Ana intenta olvidarle, pero pronto comprende cuánto le desea. Cuando la pareja por fin inicia una apasionada relación, Ana se sorprende por las peculiares prácticas eróticas de Grey, al tiempo que descubre los límites de sus propios y más oscuros deseos..

Opinión de MJ:
He aquí mi opinión del libro que tanto ha revolucionado al panorama editorial, a la prensa y a las lectoras... Se dice, se comenta, se piensa, que este libro junto con el resto de la trilogía es erótica, no romántico. Bien, discrepo. Nunca he leído nada de literatura bdsm y sinceramente creo que no hace falta haber leído nada de esto para ver que ni este libro es erótico, ni es por pornográfico. Ponerle estas etiquetas ha conseguido que crea más fervientemente en la mojigatería, grado de incultez e hipocresía de la sociedad en la que vivo. La novela no es para nada pornográfica. Sí, tiene escenas de sexo, pero os aseguro que no más de las que tiene cualquier libro romántico que tenga la friolera de casi seiscientas páginas. A lo largo de todos los capítulos no vemos una sucesión interminable de escenas de sexo no convencional porque sí, sino que vemos cómo dos personas completamente diferentes intentan amoldarse la una a la otra en el terreno sexual, ya que a uno le van los juegos de bdsm y la otra es virgen. Es un contínuo tira y afloja para ver si termina habiendo o no algo de dominación, nada más.
Y ya que hablamos sobre la dominación, diré que es y no es como lo pintan. Obviamente él es el Amo (o pretende serlo) y quiere que Anastasia entre en su mundo y sea su sumisa, y aunque hay un par de escenas de pura sumisión (si no recuerdo mal son dos), no es tanto ni tan escandaloso como lo pintan.
Como ya he dicho, él quiere que ella sea completamente sumisa no solo durante sus relaciones sexuales, sino en su vida diaria mediante un contrato que estipula al dedillo sus horas de sueño, su dieta, el ejercicio que debe hacer y cómo debe comportarse. Eso sí saca la vena asesina que todas intentamos enterrar en las profundidades de nuestro ser, al menos en mi caso, pero lo bueno es que ella se pasa el contrato por el arco del triunfo.
Nos llegaron comentarios sobre que Anastasia se convertía en una sumisa total y a todas se nos hinchó la vena y prendimos las antorchas, pero de nuevo, la gente exagera. Ella es sumisa durante las relaciones sexuales, pero no durante una sumisa total, es decir, no una sumisa tal y como estipula en el contrato. Come lo que le da la gana y otras cosas que no contaré porque rebate punto por punto lo que Grey le pasa en el contrato. Aquellas que se hayan leído el libro incluso sabrán lo que pasa con la firma de éste...
En lo referente a él leímos que Grey es un maniático del control (verídico al cien por cien) con una tendencia preocupante a terminar convirtiéndose en un stalker en toda regla. No puedo decir que no sea cierto, si de él dependiese a la chica la tendría atada a la cama, lo cual me repatea enormemente. Pero (esta reseña está llena de peros) eso no quita que todo lo que diga sea una orden; es más, según va conociendo a Anastasia, viendo lo que ella necesita/quiere/desea, la situación cambia muchísimo.
No nos confundamos ni saquemos las cosas de quicio, que él sea 'el Amo' no significa que todo lo que salga de su boca sea una orden o que crea que la otra es su esclava esté donde esté. Está claro que a él le gusta controlar y que prefiere que no se le rechiste, pero he visto por ahí comentarios sobre que Grey no para de mandar y yo no lo veo así. En cierto comentario ponían el ejemplo de cierta escena en la ducha donde le dice a la chica que se de la vuelta para lavarla. Había un revuelo de mil demonios y no lo entiendo. ¿Cuando alguna de vosotras se ducha con su novio y éste le quiere frotar la espalda os pide que os deis la vuelta diciendo: 'Cariño, por favor, ¿me harías el enorme favor de darte la vuelta para que pueda frotarte la espalda?' No, ¿verdad? Simplemente te dice 'Anda, date la vuelta' (o sucedáneo parecido), con un tono normal y punto. Pues yo veo esta escena (y otras más) como algo que es normal y la gente lo ve como si fuese el fin del mundo. No hay que sacar las cosas de quicio, todo el mundo que haya leído el libro debe saber que siempre que él da una orden, la autora lo remarca poniendo lo rígido, serio o tipo de voz que pone. Así que si no pone nada en esas escenas no nos lo tenemos que tomar como si estuviese apuntándonos con un arma. Una cosa es cómo quiere él que sea la relación y otra cómo llega a ser.,
Con todo, hay escenas humillantes, ahí la gente no se equivocó. Quien siga a este blog por Facebook habrá leído mis reacciones según iba leyendo el libro, así que ni puedo ni quiero negar que más de una escena me dejase más que trastocada. La escena de los manotazos y el cinturón me parecen aberrantes. El primero humillante y el tercero una barbarie, pero no le culpo a él de eso último, sino a ella por haberlo permitido.
Y aquí es cuando llegamos a uno de los puntos más inexplicables de la historia de la literatura. ¿Cómo puede ser que Anastasia, siendo virgen e independiente, se meta en una historia así? Me encantaría que alguien me lo explicase. ¿Alguien le ve la lógica a que una chica que no ha tenido sexo en su vida se meta de golpe y porrazo en una habitación llena de varas y látigos? ¿Alguien cree normal que por mucho que se quiera a uno le dejes azotarte de una manera nada sexual y que te haga un daño tremendo, no solo físico sino también emocional por lo humillada que terminas sintiéndote? ¿Es normal dejar que un desconocido en el que no sabes si puedes confiar te ate, te inmovilice y encima te venga con un látigo? Llamadme loca o desconfiada, pero para dejar que me aten debo confiar mucho en esa persona, y Grey por ese momento no se había ganado la confianza de ella. Este es el punto que más quebraderos de cabeza me ha dado, os lo prometo. La tía se tira capítulos, capítulos y más capítulos sacando cosas negativas del contrato que le pasa Grey, y luego va y por un ramalazo (de otra manera no me lo explico) va y acepta. 
Anastasia me produce sentimientos encontrados, pero Grey, aunque también lo consigue, se lleva la palma, aunque después de leer el libro ves que lo hace de buena manera. Ella para mí es bastante inexplicable, pero él no. Es un personaje torturado que se agarra a lo que conoce y puede controlar, punto. No es ni bueno ni malo, simplemente trata de protegerse. Otra cosa es que sus métodos nos lleven a la pared más cercana y nos demos de cabezazos contra ella. 
Grey es un personaje de extremos, tanto que la lectora llega a sentir exactamente lo mismo que Anastacia, que está en una montaña rusa con los ojos cerrados y no tiene ni idea de en qué momento toca una subida o una bajada vertiginosa. Es un personaje muy voluble y una simple palabra puede hacerle reir, ponerle jugetón, cariño, conseguir que se cierre por banda o que termine cabreado. Os lo prometo, con una palabra, con un gesto, con lo que sea todo puede cambiar con él. Yo soy una persona temperamental, me guío mucho por impulsos, lo reconozco, y os digo que me gana con creces. Nunca sabes por dónde te puede salir. 
Y debo decir que eso me encanta. Nunca te esperas lo que hace, todo es nuevo, es inesperado y por lo tanto muy excitante.
No le pongo un 5/5 porque hay un par de escenas en las que ni sumisión ni leches, eso es humillación pura y dura. Pero reconozco que el libro es adictivo y casi imposible dejar de leer, y no, no por las escenas de sexo porque no hay tantas como te hacen creer. El libro me ha sorprendido porque en realidad se centra en cómo él intenta amoldarse a una virgen que se inicia en ese mundo descubriendo cosas que le perturban y asustan, y cómo ella también hace lo posible por amoldarse a él pero sin llegar a ser sumisa. Es una historia de amor al uso pero con la única diferencia de que en las escenas de sexo se introducen otros elementos como esposas, corbatas, látigos, etc. Además, todas aquellas que habéis leído libros románticos sabéis mejor que nadie que muchos de ellos tienen a un protagonista dominante hasta el aburrimiento y al que le gusta dominar en la cama. Es más, el noventa y tantos por cierto de ellos son así. La única diferencia entre Grey y los de los otros libros es que lo pone por contrato, porque el resto solo es un juego sexual diferente.
Y os lo repito por enésima vez, ella NO ES SUMISA. Se pasa las órdenes y el contrato por el arco del triunfo (en su mayor parte), lo cual va relacionado con lo que he puesto arriba de que él descubre cosas nuevas. Asi que si alguien, al igual que yo, pensaba pasar de este libro por el tema de la sumisión para evitarse úlceras o creyendo que solo habría sexo, de verdad, sin problema. Es más lo que te hacen creer los demás que lo que realmente hay en el libro. 
Como nota final diré dos cosas. Una, espero que en alguno de los libros que quedan (en Julio salen a la venta) la autora me aclare por qué en esa empresa todas las chicas son altas, delgadas y rubias, igual que la asistenta de Grey. Y dos, si alguien todavía cree que no es como digo, pasaros por las reseñas de las diferentes novelas románticas que he publicado en el blog y podréis ver que no me mola un pelo que el protagonista crea que es el amo y señor de todo, y en 'todo' meto también a la chica; así que de verdad, el libro es muy bueno, tiene pasión, misterio, risas, lágrimas, es totamente adictivo y merece la pena aún con esas dos escenas en las que matarías al protagonista.
Puntuación:

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Dossiers Paperblog