Revista Arte

¿Cómo diseñar la reforma de una vivienda?

Por Msimavilla

La reforma de una vivienda es un momento emocionante para las personas que van a vivir allí, un momento lleno de ideas y sobre todo de ilusiones, pero también surgen muchas dudas, inquietudes y el proceso es duro y muchas veces más lento de lo que quisiéramos, de ahí el valor de unos profesionales como los de reformasobrasmadrid.com. A continuación, nombraremos algunos pasos básicos del proceso de reformar una vivienda:

  1. Priorizar las necesidades de quien habite la vivienda

Es muy importante tener claras las necesidades de las personas que vivirán en la casa, no necesitan lo mismo una pareja sin hijos, una familia numerosa, una persona que trabaje desde casa o una persona soltera. Por lo que a la hora de redistribuir la vivienda, añadir o quitar sanitarios y abrir espacios hay que tener en cuenta ciertos detalles de las costumbres de quienes vivirán ahí.

  1. Tener claro el presupuesto para la reforma

A la hora de decidir que vamos a realizar una reforma en nuestra casa hay que tener claro cuánto dinero queremos gastar y tener cuenta que ese dinero ha de contar con una parte que sea un colchón para imprevistos que pueden ir surgiendo durante la obra.

  1. Buscar un profesional de confianza

A la hora de elegir al arquitecto o interiorista que gestionará nuestra reforma no sólo hemos de basarnos en el presupuesto, sino en los proyectos anteriores que haya realizado, en que sea un buen comunicador entre nosotros y los operarios que ejecuten las obras. Hoy en día gracias a Internet y la comunicación global que existe es muy fácil conocer las opiniones negativas o positivas de posibles futuros profesionales.

  1. Informarnos sobre los permisos de obra necesarios

Cualquier obra que realicemos por mínima que sea necesita de un permiso de obra, dependiendo de su dificultad y del grado de intervención que hagamos serán más o menos rápidos y más o menos baratos (los sencillos incluso gratuitos) pero es importante que nuestro arquitecto o interiorista nos asesore bien y colguemos las licencias en la puerta de manera que evitemos posibles problemas con vecinos. Un arquitecto o interiorista nos podrá guiar e indicar qué licencia necesitamos, pero es responsabilidad exclusiva del propietario que se cuente con esos permisos.

  1. Firmar el contrato de obra

Redactar un contrato de obra es algo que poca gente hace y sin embargo, es básico para garantizar que todo salga como esperamos y por tener todo bien regulado con el equipo que ejecutará la obra, como por ejemplo el coste de posibles extras que surjan. Además, algunos equipos de obra aceptan una fecha de entrega de la reforma, con la consiguiente indemnización al propietario si no se cumple con dicha fecha, lo que es un alivio para el propietario.


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas