Revista Comunicación

Crítica Del 6x02 "Trust Issues" De The Good Wife: A Farewell To Our Home

Publicado el 30 septiembre 2014 por Dro @Drolope
Después del magnífico arranque de la semana pasada, The Good Wife nos brinda un segundo episodio que sigue complicando las cosas para Alicia Florrick y cía. Nunca un cliffhanger nos había dado tanto la vida como el de la season finale de la quinta temporada, y nos había dado un futuro tan interesante, junto con las nuevas tramas que se han abierto, como el que tenemos ahora mismo entre manos. Si quieres enterarte de lo que ha pasado, no dudes en seguir leyendo.*SPOILERS*
La pasada semana veíamos cómo Cary entraba en la cárcel debido a que le acusan de transportar y vender 1,3 millones de dólares en heroína, aparte de sugerirle a la banda de Lemond Bishop cómo eludir un posible arresto. En este episodio, Agos sigue entre rejas aunque lo lleva mucho mejor, haciéndose a la idea de que su estancia puede alargarse por un año. Al otro lado, el trío femenino (Alicia, Kalinda y Diane) no para un segundo en ayudar a Cary. Por una parte, la Florrick intenta reunir el dinero lo antes posible pero no va a ser nada fácil tras la retirada de Bishop. Al pedirle a Peter que firme los papeles para que le den una segunda hipoteca por el apartamento, este se niega en rotundo. “Los papeles no desaparecen, Alicia”, le dice su marido poniendo la vista en la posible candidatura a fiscal del Estado de su mujer. Por un lado, me ha parecido comprensible la actitud de Peter ya que este tipo de jugadas no serían buenas para la andadura política de Alicia pero, al mismo tiempo, me cabrea enormemente que Peter se haya olvidado de que Cary fue, en su día, su mano derecha en la fiscalía. ¡Que no es un narcotraficante, por Dios bendito! De todas formas, no sólo a través de la hipoteca podría llegar el dinero. Debido a un chivatazo por parte de Eli Gold, que no Castro como se pensaba, Ernie Nolan, un tipo con pasta propietario de una gran empresa, se ofrece voluntario para pagar la fianza de Agos sin motivo aparente; será en su conversación con Alicia cuando veamos las verdaderas intenciones del “buen samaritano”: si esta se presenta finalmente, quiere que su línea política favorezca a los empresarios como él. ¡Menudo pájaro! Eso sí, muy honrada la reacción de Florrick al no dejarse llevar por la necesidad de cash del momento. Me quedo también con la reacción de Robyn, de lo más natural, y su “Am I a bad person?”. Para nada, amiga, es lo que muchos hubiésemos dicho en esa situación, ¿verdad? Pero, finalmente, será Chumhum quien pague la fianza de Cary al adelantar los pagos a Florrick, Agos (y ahora) & Lockhart. ¡Ese reencuentro entre los socios me ha dado la vida! Alicia siendo toda una mamá ante un Cary que por casi se viene abajo al abrazarle. Hacía tiempo que no se les veía tan relajados, siendo tan amigos después de la señora bronca de la season finale. Me ha gustado muchísimo porque ha sido natural, tan real como la vida misma, y ver a Cary con la lagrimilla me parte el corazón, quiero darle un achuchón eterno – hay que aprovechar la oportunidad, ¿no? –. Y no te preocupes, Alicia, a Cary lo volvemos a poner en forma – ¿aunque realmente hace falta? – con un buen cocido, como dirían muchas de nuestras madres y abuelas.
Por otro frente tenemos a Diane, que sigue preparando su marcha de Lockhart, Gardner y Canning. Sin dudar, aprovecha e intenta convencer a Dean Levine-Wilkins (Taye Diggs), quien ha estado en la oficina del bufete en Nueva York todo este tiempo, de irse con ella al que va a ser su nuevo hogar. La cara de Dean al llegar a Florrick/Agos es completamente priceless, maravillosa, tras ver que más que un bufete eso parece un zoo de tanto espécimen que hay por allí. Otra vez Robyn ha tenido una gran frase al referirse a Florrick/Agos como “esa cafetería de moda con buenos sofás usados pero que hace un café estupendo”. Esta mujer me mata cada vez que abre la boca. Pero no será por el aspecto de las oficinas lo que le impulse a Dean a aceptar la oferta, sino el discurso de Diane, quien está hecha toda una buena vendedora. Para mí, esta charla me ha hecho darme cuenta de que Cary lleva toda la razón: se van a cargar la esencia de Florrick/Agos y van a implementar la suya propia, eliminando su propia cultura y colonizando la pobre start-up. Lockhart necesita una nueva casa pero no va a ser una propia, sino una con inquilinos y, en vez de adaptarse, va a ganarse a la inquilina y a convencerla de poner sus muebles y pintar las paredes del color que ella quiera. Lo de esta mujer me parece un morro que se lo pisa, y lo de Alicia una guarrada. Entiendo que se queden sin tiempo pero podrían haber esperado a que Cary estuviese fuera de la cárcel. Me parece un juego sucio que deja a Agos en una situación precaria, en la que el único que pierde es él cuando fue su idea – pobrecito mío, ven aquí que te doy amor –. Puff, estoy viendo que voy a sufrir de lo lindo esta temporada. Me gustan Alicia y Diane, siempre me han caído bien, pero no puedo pasar por alto que se pasen por el forro a Cary porque NO. Decir que ese adiós de Lockhart al que ha sido su hogar durante 13 años es desgarrador porque también lo estamos diciendo nosotros. The Good Wife se muda de casa definitivamente y convierte a Florrick, Agos & Lockhart en su nueva sede.
Por la parte política, Eli sigue teniendo como misión convencer a Alicia para que se presente a fiscal del Estado, pero nada da resultado: ni hacer pública la encuesta de la season premiere, ni que la asesora de Obama te llame para animarte, o que intente generar enemigos a través de posibles chivatazos de estos. Todos dan por hecho que Alicia se va a replantear las cosas, pero no creo que agobiándola en un momento de tensión como el que ha estado viviendo le haga ningún favor. Aunque es la trama política de la serie, ahora mismo me está dando un poco por saco ya que veo a Alicia muy decidida en que no quiere presentarse. ¡Dejadla respirar, por favor!
Por último, el caso de esta semana me ha dejado un momento doloroso, irritante, en definitiva, tocapelotas: Alicia y Carey chocando las manos en señal del buen trabajo realizado. Arrrggg, ha sido como una puñalada. Carey Zepps es un personaje que ni pincha ni corta, que personalmente me cae muy mal porque está ahí para hacer la gracia del nombre, que va de amigo de Cary pero cuando tiene que apechugar y poner dinero para su fianza, el alquiler va antes y se echa para atrás. Es un tío que no sirve para NADA. Y esto me ha parecido como una puñalada hacia Cary – yo siempre barriendo para casa –, como si ahora que no está él nos conformamos con el otro Carey. Menos mal que daddy ha vuelto a casa. A ver cómo le van las cosas después de este bache.
En general este episodio ha seguido manteniéndonos al borde del sofá, con ganas de saber más. Es una buena droga a la que estamos muy enganchados y de la que no nos vamos a recuperar jamás, eso lo tengo claro. Ahora me muero por saber cómo van a reaccionar David Lee y Louis Canning al ver que Diane se va a Florrick/Agos y cuál va a ser su próximo movimiento; o cómo va a ser la convivencia entre Cary, Alicia, Diane y Kalinda en esta nueva etapa laboral. No me cabe duda de que nuestro hype sigue en aumento y que nuestra dosis de The Good Wife se queda corta cada lunes. Estos King sí que saben cómo hacernos sufrir.
Por ahora nada más por mi parte excepto recordaros que podéis expresaros libremente a través de los comentarios. Siempre es interesante saber qué os ha parecido el capítulo y qué os pasa por la mente al verlo.
¡Hasta la semana que viene!
Irene (@MissSkarsgard)

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :