Revista Cine

Critters (1986), cuidado que muerden

Publicado el 04 julio 2017 por Jal9000 @zinemaniaco
Critters (1986), cuidado que muerdenCritters (1986), cuidado que muerden

Ocho alienígenas hambrientos escapan de una prisión espacial de máxima seguridad y llegan a la Tierra buscando alimento perseguidos de cerca por dos cazadores intergalácticos. En su camino se encuentran con la familia Brown que, sin saberlo ni quererlo, se convierte en la principal línea de defensa de la Humanidad...

Puercoespines espaciales

Critters es película de finales de los 80, realizada sin más intención que rascar un poco del éxito de Gremlins (1984), algo que aparentemente logró sobradamente, llegando a producir tres secuelas (dos de ellas directas al mercado videográfico) en seis años.

Critters (1986), cuidado que muerden

Pura serie B. Bajo presupuesto, un pequeño grupo de protagonistas, un escenario limitado, una historia simple y todo aprovechado con efectividad exprimiendo al máximo los escasos recursos disponibles.

Entre los personajes destaca, por un lado, el borracho del pueblo, un jovenzuelo que trabaja en la granja de los protagonistas, fanático de las conspiranoias y, especialmente, de la existencia de vida extraterrestre, y que será el nexo común de la tetralogía y, por tanto, el personaje que experimentará un desarrollo más marcado.

Critters (1986), cuidado que muerden

Por otro lado tenemos a los torpes cazacritters, un dúo que resulta casi más peligroso con sus expeditivos métodos que las criaturas a las que persiguen.

Critters (1986), cuidado que muerden

Y, por supuesto, las criaturas en sí, con un genial diseño que combina la abrazabilidad de una bola de peluche (un poco fea, eso sí), con la ferocidad de una piraña con muy mala baba, y una puesta en movimiento muy lograda.

Si algo se puede criticar de la película es un ligero problema de ritmo. Después de un comienzo bastante trepidante con la fuga de la prisión espacial, decae un poco en la introducción de los personajes del pueblo, volviendo a subir en la recta final con una escena de "resistencia a un asedio nocturno" tan típica, por ejemplo, de muchas pelis de zombies.

Critters (1986), cuidado que muerden

Con todo, resultan unos 80 minutos de lo más entretenido y disfrutable, a pesar de que no haya tanta sangre y vísceras como podría esperarse, pero sólo por ver como descabezan al muñeco de E.T. ya compensa todo lo demás XD


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas