Revista Música

Cronología musical

Publicado el 04 enero 2012 por Kar

Asíes como veían el año 1969 Iggy & The Stooges, para su debuthomónimo, poquito en común con otros compañeros generacionales quelo pintaban todo de paz y amor. Lo suyo era más destrucción y malaleche. Lo de las drogas sí, lo tenían en común. Me encanta esaguitarra, tan básica y tan sucia, y esa manera de cantar de Iggy.Ok, no es poesía pura, pero escuchar a Mr. Ostenberg cantando eso deLast year I was 21 / I didn't have a lot of fun / And now I'm gonnabe 22 / I say oh my and a boo hoo dice mucho con muy poco.
Y un año siguiente, para su segundo disco, The Stooges grababan otrotema, en este caso, 1970, otro bombazo, donde cada vez que Iggyescupe “I feel allright” te llega el olor a alcohol, humo ysudor. De acuerdo, dicho así, suena desagradable, pero a veces, esoes el rock n' roll. Ahora, mi parte favorita es el movimiento final,con ese saxo que suena más duro que cualquier guitarra amplificadaal 11.

1976 sería descrito de un modo muy diferente por unos pipiolos Redd Kross, que metían este corte en su 4º disco, Third Eye (1990),trabajo a partir del cuál, para mi gusto, comienza lo realmenteinteresante de su discografía. Una rareza en esa época, demasiadoalternativo para las radios, demasiado chicle para el rockalternativo, demasiado naïve, demasiado todo para el hard rockochentero, demasiado... demasiado bueno, hostias! Por cierto, para laparte en la que cantan “This is the era, this is the time / Youknow you've got to boogie 'cuz your platforms are fine” contaroncon un imitador de Paul Stanley. En su siguiente disco, elimprescindible Phaseshifter (1993) incluyeron en el libreto una fotomuy cachonda de los hermanos McDonald (almas de Redd Kross) junto conGene Simmons (y Kim Gordon de Sonic Youth).



1984era el año apocalíptico en el que George Orwell situaba unasociedad paranoica y constantemente vigilada por un ente al quellamaban Gran Hermano... se equivocó por 20 años... en cualquierade los casos, esa novela, que, dicho sea de paso, no me entusiasmótanto como esperaba, inspiró el primer disco del Bowie post-ZiggyStardust, un movimiento que hay que reconocerle a David Bowie comovaliente: en lugar de seguir exprimiendo el personaje y el estilo quetanto éxito le había dado, hace un giro bastante radical hacia elsoul, el funk y otras negritudes variadas. Y sale airoso, qué dudacabe: su “Diamond Dogs” (1974) es un disco que mantiene el altonivel de sus predecesores e incluye esta visión Orwelliana del añoen cuestión.

Sinembargo, no sería la única visión de 1984 que daría la música.Cuando Van Halen publicaron su sexto disco, estaban en lo más altodel hard rock y de su popularidad, prueba de ello es, entre otrasmuchas, lo que Marty McFly le hace escuchar a su padre en Regreso AlFuturo, por ejemplo. Ellos no sólo titularían una canción 1984,sino un disco entero, que abrían con una intro instrumental detítulo, también, 1984, mostrando la inusitada pasión que Eddie VanHalen mostraba, de repente, a los sintetizadores, para dar paso luegoa la celebérrima Jump, luego Panama... un no parar.

Ycerramos con otro año, 1999, al que Prince dedicó un álbum doble,ni más ni menos, en 1982, os podéis imaginar, una empanadareferente al cambio de siglo que en el año de Naranjito se veía cercano, pero todavía como algo más propio de la ciencia ficción,que pintaba ese siglo XXI como algo maravilloso donde la tecnologíaresolvía los problemas de la humanidad, y los que vivimos ese cambiode siglo, nos dimos cuenta de que en realidad, no había para tanto,y que el 1 de enero de 2000 eramos la misma raza de simios atontados.Sea como fuere, el disco lo abría el tema homónimo, 1999, y a lapostre, mi canción favorita de Prince.

Ytengo que dejar esta particular cronología aquí, porque no se meocurren más canciones tituladas como años, pero si conocéis algúntema con este tipo de títulos, no dejéis de decírmelo!



Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista