Revista Cultura y Ocio

Cuando la Sombra del Miedo nos Persigue. Mónica Ferrera

Publicado el 04 enero 2012 por Joanpi @joanpi
“Existen tantos miedos como se pueden inventar”, dice Óscar Wilde. Podemos tener miedo a cosas que nos rodean en nuestro mundo: por ejemplo a los perros, a las arañas, a la oscuridad.; podemos temer a las alturas, a los espacios cerrados, a coger un avión; podemos temer a las mismas personas, como es el caso de los tímidos, o personas incapaces de expresarse en grupo; o podemos temernos a nosotros mismos: a estar solos, o incluso a perder la lucidez o en control.
PERO, ¿QUÉ ES EL MIEDO?El miedo es la emoción más primitiva que existe en los humanos. Es una reacción inmediata ante un peligro. Cuando nuestros antepasados vivían en la selva y tenían que cazar para alimentarse, el miedo era su protector ante los depredadores. A la mínima señal de cercanía de un depredador peligroso, el miedo activa en el hombre cazador el modo de alerta-huída en su sistema:hipervigilancia:los ojos se abren como platos y hacen un rápido barrido del entorno, los oídos se agudizan a sutiles sonidos, larespiraciónse acelera, elcorazónlate a gran velocidad y provee de oxígeno y nutrientes a todos los músculos del cuerpo, que ya están entensión, preparados para la carrera.
El sistema digestivo también se prepara: se vaciará si es necesario a través delvómitoo ladefecaciónpara no emplear la energía en la digestión: todas las energías son necesarias para la huida hacia un lugar seguro. Y gracias a este milagroso mecanismo del miedo, el hombre cazador podrá sobrevivir.Es por tanto el miedo una emoción necesaria para protegernos del peligro.

Imagino que estaréis pensando, “pero ahora no vivimos en la selva; no hay animales depredadores…” Y es cierto, ahora los peligros han cambiado, y el miedo puede ser un protector pero también un destructor en nuestra vida. Vamos a explicarlo:

1)  Si no tuviéramos miedo, podríamos morir fácilmenteEl miedo es necesario para vivir y nos protege de peligros reales. Imaginemos que vamos tranquilamente cruzando una calzada y de repente oímos la bocina de un camión que se acerca a gran velocidad. La reacción de miedo es inmediata: se activa el mecanismo de huida que nos hará correr hacia la acera para estar a salvo. El proceso es idéntico al descrito arriba ante el depredador. Podemos llamar“miedo protectivo”a esta emoción adaptativa y necesaria para preservar la vida.
2)  Pero hay veces que el miedo no nos protege de un peligro real, sino que se torna en un“miedo destructivo”,a veces irracional, que nos paraliza y va destruyendo nuestra salud. Puede ser un miedo difícil de identificar que se presenta con una sensación de angustia difusa, poco clara: “Tengo miedo, pero no sé a qué”… O puede ser un miedo con nombre y apellidos que podemos describir de forma concreta: miedo a afrontar una situación en la que antes hemos fracasado, a enfermar, a la muerte, a perder el control de uno mismo,  a exámenes, a los insectos, miedo a abandonar una pareja que sabemos que nos daña, miedo a estar solo o a ir solo a ciertos lugares…En ocasiones, la persona  puedesaberque no se trata de un peligro real (por ejemplo, no va a morir por quedarse solo en casa); losabepero no lo siente.
El“miedo destructivo”somete a nuestro sistema a un constante estado de alerta: podemos percibirsíntomasen nuestro cuerpo similares al verdadero mecanismo de huida: estado de agitación, palpitaciones, tensión muscular o problemas digestivos. Este miedo, si se mantiene en el tiempo, como su nombre indica, poco a poco va destruyendo sistemas dentro de nuestro cuerpo, sobre todo el sistema inmunológico, encargado de defendernos de enfermedades.
Muchas personas me preguntan cómo pueden vencer el miedo, si a veces hace muchos años que conviven con él y cada vez le asusta más afrontarlo. Yo les devuelvo la pregunta en dirección contraria:
“¿Qué podrías hacer para permitir que este miedo te siga destruyendo?”
La respuesta en ocasiones se dilata unos segundos, pero siempre es contundente:
“Seguir sin afrontarlo, seguir huyendo…”
“Entonces, deberías tener miedo a seguir huyendo”…
 Mónica Ferrera, Psicóloga.    www.monicaferrera.es

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

  • Flores de Sombra (Sofía Rhei)

    Flores Sombra (Sofía Rhei)

    Título: Flores de Sombra Autor: Sofía Rhei Diseño de Cubierta: Beatriz Tobar Sello Editorial: Alfaguara Fecha de publicación: Enero de 2011 Encuadernación:... Leer el resto

    Por  Jr
    CULTURA Y OCIO, LIBROS
  • Mónica del Raval

    Mónica Raval

    Lo primero que te viene a la cabeza al ver a Mónica es que es un esperpento. Esta mujer, que parece sacada de una película de John Waters o de Almodóvar (o de... Leer el resto

    Por  Sidhe
    CINE, CULTURA Y OCIO
  • La sombra de Shiva

    sombra Shiva

    Como corresponde a un espíritu exigente como el mío, dejo de lado las ya-sabemos-que harto-oscarizadas “Los Descendientes” del cafetero Jorge el clonado y la... Leer el resto

    Por  Xim
    CINE, CULTURA Y OCIO
  • El peso de una sombra

    ¿Cómo se mide la amistad? ¿Qué vara de medir, qué columna de merurioestipula los grados en los que dos personas se funden, conociéndose? Solemos concluir conq u... Leer el resto

    Por  Duermevela
    CULTURA Y OCIO, LIBROS
  • El peso de una sombra

    ¿Quién no se muere de ganas por escuchar qué dice de ella la persona a la que ama, por saber cómo describe su relación, por conocer con qué palabras describe es... Leer el resto

    Por  Duermevela
    CULTURA Y OCIO, LIBROS
  • Recordatorio: 'Una sombra en Pekín'

    Mientras preparo nuevas entradas y mientras voy a la librería a por lo último de Almudena Grandes (¡qué ganas!), os recuerdo que ya estamos metidos de lleno en... Leer el resto

    Por  María A. Ayuso
    CULTURA Y OCIO, LIBROS
  • El peso de una sombra

    -Padre, soy homosexual, por eso no me confieso. -¿Y qué tiene que ver una cosa con la otra? -dijo sin mostrar rechazo alguno ante la confesión de... Leer el resto

    Por  Duermevela
    CULTURA Y OCIO, LIBROS

Revista