Revista Opinión

¿Debería elaborarse un plan Marshall para Siria?

Publicado el 13 abril 2016 por Polikracia @polikracia

Al finalizar la II Guerra Mundial habían muerto más de 40 millones de personas y alrededor de unas 35 millones habían resultado heridas, la mayoría de ellas en la antigua República Soviética, Polonia y Alemania. Al finalizar la guerra hubo 15 millones de Refugiados que buscaban volver a su lugar de origen.

En Europa, los países perdieron gran parte de su capacidad industrial y de sus infraestructuras. La producción agraria se vio muy afectada con abruptos descensos en casi todos los países.

Además de la falta de alimentos, materias primas y energía, la mayoría de los europeos  se habían quedado sin hogares y sus países de origen carecían de medios de pago con los que poder importar productos básicos. Los problemas monetarios y de endeudamiento por la guerra agravaron el problema aún más.

No obstante, hubo una serie de factores que facilitaron la reconstrucción europea tras la guerra, por un lado, no se destruyó del todo el tejido productivo en la guerra y por otro, y más importante, el interés de Estados Unidos, que había mantenido intacta su capacidad de producción, en la reconstrucción de Europa.

A pesar de que Estados Unidos enviase 25.000 millones de dólares en ayuda económica de 1945 a 1948, la economía europea no se recuperó y los fondos se gastaron pronto. En 1947, el secretario de estado de EEUU, general George C. Marshall, elaboró un Plan para ayudar a Europa en su recuperación económica condicionado a que Europa hiciese un inventario de sus recursos y elaborase un plan común de recuperación económica que llevase a la formación de un gran mercado europeo.

“El Plan Marshall” fue, sobretodo un programa económico para financiar y organizar la reconstrucción de Europa después de la II Guerra Mundial… ¿pero fueron esos los únicos motivos?

Para contestar y en primer lugar, sí que es cierto que el general Marshall y el gobierno estadounidense diseñaron este programa con el objetivo principal de apoyar el desarrollo de la economía y la defensa de la democracia en los países afectados por la devastación de la Guerra. Parte de ese apoyo se materializo en la intención de luchar contra el hambre y la pobreza que afectaba en aquel momento a casi toda Europa y el Norte de África.

Pero en segundo lugar hemos de reconocer que este interés en apoyar la reconstrucción de Europa fue, en parte, también para evitar que una nueva crisis económica y política internacional afectara a EEUU.

Es decir, Estados Unidos calificó a la creciente corriente comunista como una amenaza y antepuso la politíca y la seguridad a la economía del Estado. Con estas medidas consiguió tener también una gran influencia en Europa por no decir el control de Europa.

Es cierto que la venta de maquinaria y la prestación de dinero beneficio a la economía privada americana, pero viendo la inversión masiva que se hizo en los países europeos, se puede deducir que no se trataba únicamente de obtener beneficio económico.

Marshall


El ser humano mayormente reacciona cuando los números le impactan. La actual guerra en Siria lamentablemente no es un ejemplo de ello ya que aún no ha habido una reacción “importante de Europa”. Desde hace 5 años Siria está en una guerra que ya no se sabe si es civil o su ámbito se extiende más allá con la llegada del DAESH como elemento detonante y los números generados parecen seguir sin importar a Europa.

Según el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos, hay más de 366.000 personas muertas y según Naciones Unidas, Siria ha perdido el 15% de su población. Además de los 75,9 años de media de esperanza de vida en Siria en 2010 se ha pasado a 55,7 años en 2016.

Es el país del mundo con mayor número de desplazados internos, después de Palestina es el segundo país con mayor número de personas refugiadas. Han huido más de 4,5 Mio. de personas, a los países vecinos. Para poner estos números en un contexto cercano, la población que ha huido supera en un millón a la población de Madrid. Para aquellos que digan que los sirios deberían combatir antes de irse, hay que tener en cuenta que el 80% de los refugiados son mujeres y niños menores de edad, los hombres en su gran mayoría han caído en combate o siguen luchando.

La catástrofe humana que ha supuesto este conflicto también tendrá consecuencias económicas para el futuro. La guerra ha devastado de tal manera a Siria que ha perdido el equivalente a cinco veces su PIB, más de 200.000 millones de dólares entre 2011 y 2014. Ahora mismo, más de 13,5 millones de personas dentro de Siria necesitan ayuda para sobrevivir. El 80% de la población está hundida en la pobreza.

En conclusión, parece que si Europa (el mundo y la ONU) aún no han tomado medidas drásticas es, porque consideran que el conflicto sirio no representa una amenaza política suficientemente importante o los intereses económicos son mayores a los humanitarios…


También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :