Revista Bares y Restaurantes

Desayuno en Bitoque

Por Theblackcity @Theblackcity

Desde que S ha decidido desaparecer de mi vida, a mi me ha dado por pensar. Y eso es malo. Muy malo! Así que si él quiere seguir por su lado, yo sigo por el mío. Llevo tiempo pasando por Bitoque, pero nunca se me había ocurrido entrar sola, pedir un café, y desayunar tranquila. Bueno todo lo tranquila que se puede estar teniendo tres teléfonos móviles, y eso que me había prometido centrarme en "Sé lo que estás pensando" (John Vernon, Rocaeditorial) mi último intento de lectura.
Tercera vez que me suena uno de los móviles. Imposible publicar un post sin interrupciones! Y encima es S que me manda un sms. Hay que joderse ¿¿Quién manda sms hoy en día?? Enfin. Espero que paséis un buen día, el mío empieza movidito. Por cierto, primer desayuno de 2012! Feliz año a todos!
Gastrobar BITOQUE C/Alameda Mazarredo, 6.www.bitoque.netMuy buenos pinchos, si os gusta el vino blanco suave, pedid Moscato. Eso sí, espero que cuando vayáis el humor de los camareros haya mejorado, cada vez que voy van a peor, única pega!Menú del día, 23€ de 13h30 a 16h00.
Desayuno en Bitoque.Café en Bitoque, por supuesto, descafeinado de cafetera!


También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

LOS COMENTARIOS (1)

Por  koperniko_01@hotmail.com
publicado el 27 enero a las 10:56
Denunciar

A mi me ocurrió lo siguiente hará como un par de años. Fui un sábado a desayunar al bitoque en plan un pincho y había sólo como dos o tres personas en el bar. Había un camarero calvo creo que es argentino (creo que también ha trabajado en el Deluxe de Miribilla) y según entré no me prestó la más mínima atención ni tan siquiera saludar cuando yo había saludado. Estuve como dos minutos en el bar para ver si me atendía porque el camarero me había visto, pero como si no existiese como si no quisiese atender y eso que no había practicamente nadie en el bar. Yo no daba crédito porque si me dices que estaba lleno, pero era en plan las 11.00 de la mañana. Desde entonces juré que no volveria a entrar jamás en ese sitio. Alain