Revista Psicología

¡Dile adiós a tus miedos!

Por Blogdefarmacia.com

El miedo es una de las emociones más intensas que conocemos. Probablemente, quienes alguna vez hemos sentido miedo no podamos compararla con ninguna otra. Es una sensación tan particular y extraña que hasta nos da escalofríos pensar en ella.

Muchas personas viven sintiendo esta emoción, mucho más frecuentemente que todos los demás. Generalmente, esto se debe a distintas situaciones (estrés, ansiedad, depresión, trastornos psicológicos, etc.) y el miedo termina controlando toda o gran parte de su personalidad y capacidad de acción.

En este artículo, compartiremos con ustedes (¡queremos escucharlos!) algunos consejos para aprender a manejar el miedo. ¡Comencemos!

¿Cómo vencer el miedo?

1. Confianza

Muy bien, lo aceptamos. No es novedad. El miedo está asociado estrechamente con la confianza. Muchas veces tenemos miedo porque nos vemos en una situación en la que pensamos que no somos capaces de controlarnos de la manera que sea o de sobrellevar lo que sucede a nuestro alrededor de forma satisfactoria.

La confianza en uno mismo es absolutamente esencial al punto de definir un objetivo para aprender a controlar el miedo. Si realmente nos decidimos a querer combatir nuestros miedos, debemos asumir la responsabilidad del compromiso que esto supone y saber hacia dónde queremos ir.

Trabaja en sentirte más confiado, ejercitando tu seguridad y autocontrol y verás los cambios progresivamente.

 

¿Cómo manejar el miedo?

2. Técnicas de visualización

Muchas personas subestiman el poder de las técnicas de visualización. Para los que no lo saben, las técnicas de visualización son ejercicios que puede hacer cualquier persona, en cualquier momento. Consisten en imaginar las situaciones que nos provocan miedo e intentar describirlas mentalmente tan en detalle como sea posible.

Por ejemplo, si le tenemos miedo a hablar en público, cerramos los ojos, nos imaginamos en un teatro, con todas las luces prendidas y todas las personas mirándonos. ¿Cómo actuaríamos? ¿Cómo sobrellevaríamos nuestro problema? Repitiendo el ejercicio regularmente, nos daremos cuenta que encontramos estrategias para sentirnos menos incómodos y más naturales.

3. Identifica tus miedos

Por último, probablemente el ejercicio más importante de todos: identifica tus miedos. Si vas a atacar un problema, tienes que saber cuál es. Piénsalo como si se tratara de una guerra: tienes que conocer a tu enemigo de cerca, saber cómo le gusta atacarte, cuándo y por qué. Luego, conociéndolo, sabrás cómo atacarlo tú inteligentemente.

Concluyendo este artículo, te deseamos mucha suerte y esperamos que le digas adiós a tus miedos para siempre.

 


Volver a la Portada de Logo Paperblog