Revista Cultura y Ocio

Dúo - Pat Casalà

Publicado el 13 abril 2016 por Tatty
Dúo - Pat CasalàTítulo: DúoAutor: Pat CasalàEditorial: Autoeditado
Año: 2016Nº de páginas aprox.: 424
Dúo es la última novela publicada por Pat Casalà y puesto que es una autora de la que ya había leído anteriormente otros libros con buenos resultados, no he dudado a la hora de animarme con esta nueva publicación, más teniendo en cuenta que es una historia en dos planos temporales y uno se ambienta en una época que es de las que más me atraen."Dúo" comienza situándonos en el tiempo actual donde conocemos a Iris Prieto, quien tras el fracaso de su matrimonio se ha trasladado a Nueva York para comenzar una nueva vida y cumplir su sueño de estudiar música en Julliard. Para ello se ha instalado en un piso cerca de Central Park, cuyos gastos espera compartir con un compañero de piso con el que ha contactado gracias a una de sus mejores amigas. Será así como conozca a André Dupont, quien llega a la ciudad para trabajar como compositor en un musical de Broadway, además de aprovechar su estancia para intentar esclarecer un asunto que ha quedado pendiente en su familia tras la muerte de su abuelo por un paro cardíaco. Será así como conozcan a Margaret Philips, la esposa de un conocido magnate financiero, quien les descubrirá los detalles de lo que ha sido su vida y especialmente los hechos vividos en el periodo transcurrido durante la Segunda Guerra Mundial.

Pat Casalà

Pat Casalà

Dúo es la cuarta novela que leo de Pat Casalà y al igual que las anteriores, también he disfrutado con su lectura. Pat consigue engancharme a las historias que plantea desde el principio, haciendo que sus libros me resulten muy entretenidos con independencia de que pueda haber algunos puntos que flojeen un poco. Además es una autora que cambia mucho de registro, por lo que cada una de sus novelas me ha sorprendido con un planteamiento y temática diferente, algo que siempre es positivo. En este caso estamos ante una historia de corte romántico pero que tiene otros elementos que aumentan su atractivo como el contexto histórico en el que se desarrolla, el misterio que envuelve a algunos de sus personajes, la música que tiene un papel tan importante en la vida de estos, o el suspense que se mantiene a lo largo de los capítulos, a pesar de que la resolución de ciertos interrogantes sea predecible.El libro se compone de un total de setenta y cuatro capítulos quedando los mismos agrupados en tres partes, aunque la segunda es la que ocupa una mayor extensión y en la que se recoge el grueso de la historia. La primera parte es introductoria y recoge el hilo argumental ubicado en el tiempo actual, algo que también ocurre en la tercera, mientras que la segunda se centra en lo que ya nos avanza su título: La historia de Margaret Philips. Pat Casalà se mantiene en su línea en cuanto al estilo narrativo empleando una prosa directa, sencilla y clara, lo que hace que esta novela, al igual que las anteriores, se lea con gran agilidad.Por lo que se refiere a la narración, en el tiempo actual los capítulos van alternando entre una narración en primera persona que corre a cargo de Iris, y otra a cargo de una tercera persona en aquellos capítulos centrados en el punto de vista de André, mientras que en el pasado el papel de narradora lo asume Margaret, si bien en su caso hay capítulos que se centran en reproducir ciertas cartas remitidas por otro de los personajes y que son las que nos permitirán seguir el curso de la vida de esta tercera persona, estrechamente vinculada a Margaret. Este tipo de estructura con dos o más hilos temporales a mí personalmente me gusta mucho a pesar de que tiene el riesgo, como ya he comentado en otras ocasiones, de que una de las tramas resulte más interesante, que es lo que ocurre en este caso en el que el pasado cobra tanta fuerza que la historia del presente para mí se ha quedado únicamente en un medio para introducir la otra trama y no me habría importado que Pat la hubiese obviado, centrándose exclusivamente en la historia de Margaret.Por otro lado, si bien el recurso de las cartas me ha parecido acertado ya que nos permite ampliar la visión de Margaret para acceder a datos e información de los que ella no podría disponer, pienso que su número es excesivo y en algunos puntos me han resultado demasiado repetitivas al exponer constantemente una declaración de amor que para el lector ya es de sobra conocida, o volver nuevamente sobre hechos ya narrados por ella sin aportar nada nuevo. Pienso que haber reducido el número de estas misivas no habría sido negativo para el desarrollo de la historia e incluso le habría dado más agilidad, al menos en mi caso estaba disfrutando mucho con la narración de Margaret y las cartas suponían una especie de freno, estaba deseando llegar a la despedida para retomar su relato.Otro aspecto que me convence siempre en los libros de Pat Casalà es la construcción que hace de los personajes, seleccionando perfiles que resultan humanos, cercanos y creíbles con lo que se conecta con ellos fácilmente. En este caso y puesto que hay dos líneas argumentales son dos las mujeres protagonistas, aunque Iris queda completamente eclipsada por Margaret, una figura mucho más compleja y con un pasado más interesante que contar. No obstante, tanto ellas dos como el resto de personajes están bien caracterizados tanto a nivel físico como psicológico, con mayor o menor profundidad en función de su importancia en el desarrollo de la historia, y así llegamos a tener una idea bastante clara de cómo es cada uno.En la época actual tenemos a Iris como protagonista, una mujer que acaba de romper con su matrimonio y que se dispone a retomar la vida que abandonó al casarse, incluidos sus estudios de música, trasladándose a Nueva York para asistir a clases en la escuela Julliard. Iris es un personaje que está trazado con calidez y sencillez, no destaca por nada en especial y esta naturalidad es la que hace que nos parezca cercana y accesible, como si hubiese sido sacada de nuestro mismo entorno y sus problemas e inquietudes son los que podríamos tener cualquiera en su misma situación. Sin embargo y a pesar de la relevancia que tiene en la primera parte de la novela donde se define su personaje y se plantean los pilares de la que será su nueva situación, esta línea argumental no está excesivamente desarrollada, con lo que es una figura cuyo potencial creo que no se ha aprovechado al máximo.No ocurre lo mismo en el caso de Margaret, protagonista del hilo argumental del pasado, cuya personalidad se va construyendo a medida que avanza la trama. El relato de Margaret abarca todo lo que ha sido su vida, y esto nos permite llegar a conocerla con bastante profundidad y observar cómo evoluciona en función de sus vivencias. Ella misma al comienzo de su relato señala que su “pasado comprende tres vidas que definen una personalidad diferente en cada una de ellas” y ahí radica el mayor interés de su personaje, en asistir a los cambios que se van produciendo en su forma de ser y cómo va afrontando cada una de las experiencias que le toca vivir, especialmente en los años de la Segunda Guerra Mundial.Al lado de estas dos mujeres y en consonancia con el título de la novela, hay un par de personajes masculinos que tienen bastante importancia por el papel que desempeñan en sus vidas. Así en el tiempo actual además de a Iris conocemos a André DuPont, un hombre que al igual que ella acaba de finalizar una relación sentimental, lo que le ha llevado a aceptar un nuevo empleo en la ciudad de Nueva York. Gracias a sus conversaciones con Iris conoceremos detalles de su pasado que junto a su forma de actuar en el momento actual nos van a dar una idea clara de cómo es. Un mayor desarrollo tiene en el tiempo pasado el remitente de las cartas, quien además de exponer los hechos que van teniendo lugar en su vida, nos abre su corazón al convertir cada una de las misivas en una declaración de amor en la que expone con total franqueza sus sentimientos y emociones. No obstante es un personaje que a mí no me ha terminado de convencer ya que sus actos me han parecido en algunas ocasiones contradictorios con los sentimientos que expone, aún teniendo en cuenta las justificaciones que él mismo busca a esas decisiones.Señalaba al comienzo de mi reseña que el libro me había atraído por transcurrir en la época de la Segunda Guerra Mundial y, teniendo en cuenta que no estamos ante una novela histórica, la ambientación me ha parecido correcta y adecuada para el tipo de historia que se recoge en su interior. El contexto histórico queda como telón de fondo ya que lo verdaderamente relevante son las vivencias de los personajes, que vienen marcadas por la época en la que les ha tocado vivir y por lo tanto no se pueden obviar determinados acontecimientos en los que ellos toman partido. Pat Casalá incluye a lo largo de la narración menciones a determinados hechos históricos que tuvieron lugar en ese periodo, principalmente en París que es donde tiene lugar la mayor parte de la historia, y que ayudan a dar consistencia y credibilidad al relato, además de recrear con todo lujo de detalles los escenarios en los que transcurren cada una de las escenas, algo que también es aplicable al hilo argumental del presente. Es de esta manera una novela muy visual en la que no tenemos ningún problema para ir trazando en nuestra mente una representación de lo que vamos leyendo, logrando así meternos más de lleno en la historia.Una historia romántica es lo que en un principio esperamos encontrar en el interior de Dúo y, si bien es cierto que el romance está presente a lo largo de todo el libro, la novela tiene otros elementos, como ya he señalado anteriormente, que la enriquecen y hacen que no se quede únicamente en las relaciones amorosas de sus personajes. Las actividades en las que toma parte Margaret durante los años de contienda suman cierta tensión a la trama, y también se mantiene un cierto misterio en torno a lo que pudo haber sucedido durante ese tiempo que hace que sigamos la lectura con interés por desvelar algunos interrogantes que se van planteando, a pesar de que las respuestas sean predecibles. No es esto un punto negativo ya que no creo que la intención de la autora fuese sorprender al lector con un giro argumental final, pero sí me ha parecido que la resolución de la novela es precipitada en lo que se refiere al hilo argumental del presente. Durante las dos primeras partes nos encontramos con una acción que transcurre como se suele decir, “sin prisa pero sin pausa”, mientras que al llegar a la tercera y retomar la trama del presente todo se acelera y los hechos transcurren demasiado deprisa, pasan demasiadas cosas en un corto periodo de tiempo. Me habría gustado que se hubiese mantenido el ritmo anterior y, aunque supusiese alargar unas páginas más el libro, cerrar con un mayor detalle algunas cuestiones, por ejemplo Iris y André me parece que quedan un poco abandonados.En definitiva y al margen de esos pequeños “peros” que no dejan de ser impresiones personales, pienso que esta novela de Pat Casalà posee ingredientes suficientes para hacer disfrutar a un amplio número de lectores. A través de dos planos temporales con preeminencia del pasado, "Dúo" nos ofrece una atractiva historia de corte romántico, narrada con sencillez y agilidad, y cuya lectura resulta amena y entretenida.Si te ha gustado mi reseña, puedes comprar Dúo a través del siguiente enlace: Gracias a la autora por facilitarme el ejemplar para su reseña

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :