Revista Cocina

El ajo en la cocina y en la Medicina

Por Paloma Alós @eltercerbrazo

Ajo

El ajo es una planta perenne que pertenece al género Allium, y está estrechamente relacionado con la cebolla. Ha sido utilizado por los seres humanos desde hace miles de años y fue utilizado en el antiguo Egipto, tanto para fines culinarios como por sus beneficios para la salud.

Los registros indican que el ajo estaba en uso cuando se construyeron las pirámides de Giza, hace unos cinco mil años.

El médico griego Hipócrates, que hoy se conoce como “el padre de la medicina occidental”, recetaba el ajo para una amplia gama de condiciones y enfermedades como problemas respiratorios, parásitos, mala digestión y la fatiga.

Desde el antiguo Egipto, el ajo se extendió a las antiguas civilizaciones avanzadas del Valle del Indo (Pakistán y la India occidental en la actualidad). A partir de ahí hizo su camino a China.

A lo largo de la historia en el Oriente Medio, Asia Oriental y Nepal, el ajo se ha utilizado para tratar la bronquitis, la hipertensión, la tuberculosis, trastornos del hígado, la disentería, la flatulencia, cólicos, gusanos intestinales, reumatismo, diabetes y fiebres

Los españoles, franceses y portugueses lo introdujeron en el Nuevo Mundo.

El ajo también se utiliza hoy en día por algunas personas para la prevención de cáncer de pulmón, cáncer de próstata, cáncer de mama, cáncer de estómago, cáncer rectal y cáncer de colon, pero sólo algunos de estos usos son admitidos por la ciencia.

Un estudio publicado en la revista Food and Chemical Toxicology advirtió que al cocinar el ajo se reduce su efecto antiinflamatorio.

El Ajo: Beneficios para la salud – estudios científicos

Según un estudio, las personas que consumen ajo crudo al menos dos veces a la semana tienen un riesgo 44% menor de desarrollar cáncer de pulmón.

Ciertos compuestos orgánicos del azufre que se encuentran en el ajo se han identificado como eficaces en la destrucción de las células en glioblastomas, un tipo de tumor cerebral.

Según un estudio las mujeres cuyas dietas eran ricas en vegetales del tipo allium tenían menor tasa de artrosis precoz en la articulación de la cadera.

El sulfuro de dialilo, un compuesto del ajo, fue 100 veces más eficaz que dos antibióticos habitualmente empleados en el tratamiento contra la bacteria Campylobacter, según un estudio publicado en el Journal of Antimicrobial Chemotherapy.
La bacteria Campylobacter es una de las causas más comunes de infecciones intestinales.

El trisulfuro de dialilo, un componente del aceite de ajo, ayuda a proteger el corazón durante la cirugía cardíaca y después de un ataque al corazón. También el trisulfuro de dialilo podría ser utilizado como un tratamiento para la insuficiencia cardíaca.
El aceite de ajo podría ayudar a proteger de la miocardiopatía a los pacientes con diabetes.
La cardiomiopatía es la causa principal de muerte entre los pacientes con diabetes. Es una enfermedad crónica del miocardio (músculo cardíaco), que está anormalmente engrosado, dilatado o rígido.

Los suplementos de extracto de ajo reducen los niveles altos de colesterol, y también la presión arterial en los pacientes con hipertensión.
La ingesta de vegetales del tipo Allium, especialmente la ingesta de ajo, está relacionada con un menor riesgo de cáncer de próstata.

El dialil disulfuro (DADS), un compuesto orgánico de azufre derivado del ajo, podría tener efectos protectores contra el estrés oxidativo inducido por etanol que produce daño hepático.

Las infecciones durante el embarazo aumentan el riesgo de parto prematuro. La ingesta de alimentos con compuestos antimicrobianos y prebióticos puede ser de importancia para reducir el riesgo de desprendimiento de placenta espontánea. En particular, el ajo se ha asociado con un menor riesgo general de este problema.

El uso profiláctico de ajo puede disminuir la frecuencia de los resfriados en adultos, pero no tiene efecto sobre la duración de los síntomas.

Riesgos de su consumo

En cantidades normales, el consumo de ajo no presenta riesgos para la salud. Pero si el ajo se toma como suplemento alimenticio (como cápsulas o aceite de ajo) es importante saber que puede interactuar con medicamentos o puede estar contraindicado para ciertas enfermedades o situaciones especiales.
Cuando se toma por vía oral, el ajo puede causar mal aliento, una sensación de ardor en la boca o en el estómago, acidez, gases, náuseas, vómitos, mal olor corporal, y diarrea. Estos efectos secundarios son a menudo peores con el ajo crudo.
Problemas digestivos: El ajo puede irritar el tracto gastrointestinal. En personas con problemas de acidez debería evitarse.

El asma puede empeorar. También puede producir reacciones alérgicas.

Aplicado en la piel puede producir irritaciones en algunas personas y existen casos en que ha producido una reacción tipo quemadura.

El embarazo y la lactancia: El ajo es PROBABLEMENTE SEGURO para su uso durante el embarazo cuando se toma en las cantidades que normalmente se encuentran en los alimentos. El ajo POSIBLEMENTE NO ES SEGURO cuando se usa en cantidades medicinales durante el embarazo y la lactancia. No hay suficiente información contrastable acerca de la seguridad de la aplicación de ajo en la piel si estás embarazada o amamantando.

Niños: El ajo es seguro cuando se toma por vía oral y en cantidades normales en los niños. Sin embargo, el ajo POSIBLEMENTE NO ES SEGURO cuando se toma por vía oral en dosis grandes o como suplemento alimenticio. Algunas fuentes sugieren que altas dosis de ajo pueden ser peligrosas e incluso mortales para los niños.

Trastornos de la coagulación: especialmente el ajo fresco, podría aumentar el riesgo de hemorragia. Se han notificado casos de sangrado después de la cirugía en personas que han tomado cantidades importantes de ajo.
También podría reducir la presión arterial en exceso, por eso deja de consumir suplementos de ajo por lo menos dos semanas antes de una cirugía programada.
Asimismo, evita el consumo de ajo si estás tomando medicación anticoagulante, medicación para el tratamiento del SIDA o medicación para ciertos problemas hepáticos.
Consulta a tu médico por seguridad si tomas alguna medicación antes de decidir tomar suplementos de ajo.

Imagen de Fotolia – ©Tim UR


También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Revistas