Revista Viajes

El día que me quedé sin luz en Albania

Por Pilag6 @pilag6

- Porque en el barrio de Caballito, en Buenos Aires, cualquiera se queda sin luz -me escribía mi amigo Tambor por whatsapp cuando le contaba mi problema-, y todos saben el número de Edenor. Pero en Albania. ¿A quién llamás cuando te saltan los tapones?

Sí. Llegé a Albania. En el sur de los Balcanes. A Durres, una ciudad con playa y, como casi todas las ciudades con playa, está maquillada para el turismo en masa que se aproxima en temporadas cálidas. Durres es la segunda ciudad más grande de Albania después de Tirana, con el puerto más importante del país.

-¿Y cómo decís "me saltaron los tapones" en albanés. Todo un tema, ¿eh?

Conocí Albania gracias a Don Schengen

Elegí Durres por algunas cuestiones logísticas y geográficas. Por el bendito acuerdo Schengen no puedo estar más de 90 días en Europa. Precisamente, no puedo estar más de 90 días en los últimos 180 días en los paises que integran el área Schengen. Por lo que tuve que optar, para quedarme un tiempo recorriendo este Continente, por un país que no pertenezca a este acuerdo. Y como los países de los Balcanes quedaron afuera de este grupo " exclusivo", decidí direccionar mi brújula hacia allí. ( Puedo estar 90 días en cada uno de ellos). Muy confuso todo esto, pero es lo que hay si quiero viajar por la exclusiva Europa y no tengo ciudadanía europea. Otra vez las fronteras complicando a un humilde viajero.

Después de tres semanas con mi familia en Alemania, donde me sorprendí con algunas cuestiones del país teutón y disfruté de unos fabulosos días con mis primos/sobrinos, empecé un recorrido por el Este de Europa: Praga, Viena, Bratislava, Budapest, Belgrado, Skopje, para terminar anclando la mochila en Albania.

WorkAway en Albania

A través del sitio Workaway.info conseguí trabajo en un hotel en Durres. Es un Voluntariado, ya que estoy en Albania como turista y no puedo trabajar legalmente recibiendo dinero. El acuerdo fue claro y beneficioso para ambos: yo ayudo en el Hotel 4 horas por día, 5 días a la semana, a cambio de alojamiento, el uso de las instalaciones ( cocina, lavarropas, Internet) y las comidas. Modelo de negocio ganar-ganar.

-¿A quién? ¿eh? ¿Decime a quién llamas si se te corta la luz en Albania? Porque acá es muy fácil. Todos sabes de memoria el número de Eden.

Después de un interminable viaje de doce horas en bus desde Skopje, capital de Macedonia, llegué a Durres con ganas de dormir una semana seguida. Conocí a Ben, el dueño del hotel. Estuvimos charlando un rato, presentándonos y contándonos de nuestras vidas. Me enseñó el hotel en un paseo de reconocimiento y me ubiqué en lo que sería mi cuarto mientras ayudara en el hotel: una pieza compartida con cinco camas, aunque por ahora estoy solo. Muy solo. Y por culpa de ésta soledad me pasó lo que me pasó.

- Decí que me tenés a mí despierto para hablar de esto. Porque acá son las cuatro de la mañana, por si no sabés. Vos te estarás levantando y eso, pero yo en un rato me tengo que dormir y despertar a las siete para ir a trabajar.

Luego de dos días de ayudar por la mañana en el hotel, haciendo tareas de recepción, preparando el desayuno, teniendo todo ordenado, hablando con los huéspedes ( Sí, esta es una de las tareas que tengo que realizar, aunque no lo crean), controlando las reservas por internet, regando las plantas, etcétera, vino Ben y me dijo que le surgió un inconveniente y tenía que ir por un par de días a Tirana. Que si me animaba a quedarme solo en el hotel a cargo por dos días. Yo lo miré con mi mejor cara de WTF, pero él no lo interpretó. Agarró su bolso y salió caminando por la puerta. Lo último que alcanzó a decir fue: " Nos vemos el martes, Pila ". Era domingo.

Así que me quedé, parado en la recepción sin saber muy bien que hacer. Sintiéndome Jack Torrance en El Resplandor. Mirando para todos lados buscando ayuda donde no la encontraría.

- Pero viste que en Capital se corta la luz a cada rato y la gente sabe qué hacer. Llama a Edenor, a Edesur o a las cámaras de televisión y listo. Fin del asunto. Toda Argentina se entera que están sin luz. Pero vos ahí en Albania, ¿cómo hacés para que sepan que te quedaste sin luz en el Hotel?

Primeros pasos como empresario hotelero

Los primeros dos días estuvo tranqui. Como todavía no era temporada alta, no había muchos huéspedes y, entre la señora que limpia a la mañana y yo, nos arreglamos bien para mantener el orden y a los huéspedes contentos y cómodos. Sólo un pequeño incoveniente el primer día: no andaba Internet, pero recordé un viejo consejo de un amigo cuando trabajaba en Osde: " el 90% de los problemas de las computadoras se arreglan reiniciando la máquina". Entonces reinicié el módem y salió funcionando como un campeón ( gracias Chelo por aquel consejo que me diste. Lo puse en práctica en Albania y también funciona).

Por la tarde, cuando bajo el sol, regué las plantas y alrededor de las once de la noche, cuando todos estaban en sus cuartos, di por finalizada la jornada, cerrando caja, puertas de entrada ( los huéspedes tienen llave y nos lo dejé encerrados, mal pensados) y apagando las luces.

Todo venía de maravillas. Yo me sentía una empresario hotelero. Me imaginaba abrienedo mis hoteles en Italia, Barcelona y la Patagonia. Pero el problema apareció el tercer día por la mañana. Ben me llamó el lunes diciendo que hasta el martes a la noche no podía venir y se disculpo por éste asunto en mil idiomas posibles. " No pasa nada. Acá tengo todo controlado ", le dije. Ingeno de mí,

- Claro -decía Tambor en WhatsApp-, te la tuviste que rebuscar. No es fácil, che. No es fácil. Como dice el dicho "te quiero ver quedarte sin luz en Albania".

El día que me quedé sin luz en Albania

Cuando me levanté de la cama me disponía a preparar el desayuno, pero no había luz. La noche anterior hubo un apagón que duró unos minutos y parece que dejó sin energía solamente a la cocina, porque el resto del hotel tenía electricidad. Ahí empezó mi preocupación. ¿Como iba a preparar el café si no podía enchufar la máquina? ¿Dónde cocinaba los huevos si la cocina es eléctrica? Y no sólo eso. La manteca estaba casi derretida y nos habíamos quedado sin pan y sin queso.

Se acercaba la hora de servir el desayuno y yo estaba más perdido que argentino en hotel de Albania. Por lo que tuve que improvisar. La cabeza empezó a trabajar y se me ocurrieron algunas ideas. Mandé a la mujer que limpia por pan, queso y manteca. Agarré la tostadora y la cafetera y las conecté en una mesa en el living. Reemplacé los huevos por alguna frutas que me había comprado el día anterior. Acomodé todo en la barra y, para cuando los huéspedes se iban levantando a desayunar, se encontraban con que allí no había pasado nada. Un desayuno listo, normal y corriente (bueno, corriente no)

- ¿Y qué hiciste al final? ¿Llamaste a Eden de Albania? ¡No te pongas a tocar vos que no tenés la más puta idea de electricidad!

No llamé a la compañía electrica de Durres porque no iba a saber cómo explicarles la situación en albanés. Sino que lo llamé a Ben y le conté todo. Me felicitó por cómo había improvisado con el desayuno y mandó a su hermano que es electricista. " Nos vemos esta noche, Pila y gracias por todo".

Ya saben. Si se quedan sin luz en Albania, improvisen.

The following two tabs change content below.


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista