Revista Cultura y Ocio

El diario de barcelona: 222 años y un día

Por Conxita Piñero @BCNHorasOficina
“El editor del diario a la ciudad de Barcelona: Cuna siempre gloriosa de héroes y sabios, donde se han cridado letras, virtud, honor acrisolado, artes, valor, nobleza victoriosa… Barcelona 1 de octubre de 1792”
Si echamos la vista atrás, desde el punto de vista del periodismo actual, el año 1792 fue un año que dio muchos titulares. El 10 de agosto, en la Francia de los monarcas absolutistas, el pueblo parisino asaltó el Palais des Tuileries y provocó la abolición de la monarquía, tras la proclamación de la Primera República Francesa el 22 de septiembre. En los Estados Unidos de América se celebraron las segundas elecciones presidenciales de su historia, en las que George Washington fue elegido para un segundo mandato por unanimidad, y cada uno de los 13 estados fundadores fijó a los electores por primera vez. También allí, el 2 de abril se acuñó el dólar por primera vez, y el 20 de septiembre fue declarado unidad monetaria nacional. En España, para los que les interesen los temas relacionados con el protocolo, el rey Carlos IV creaba la Real Orden de Damas Nobles de la Reina Maria Luisa, a instancia de su esposa Maria Luisa de Parma, una orden de caballería exclusivamente femenina, con la finalidad de recompensar a las damas de la Casa Real y de la aristocracia por sus servicios hacia la corona, y que actualmente, aunque se mantiene en vigor, está extinguida de facto.
Ese mismo año, en la ciudad de Barcelona, un joven llamado Antoni Brusi i Mirabent ni se imaginaba que el futuro le deparaba convertirse en periodista y que sus descendientes, además de recibir un título nobiliario, verían como, un siglo más tarde, el apellido familiar llegaría a darle nombre a una calle de la ciudad.
EL DIARIO DE BARCELONA: 222 AÑOS Y UN DÍA
Pues bien, para empezar la historia de nuestro post de hoy, nos vamos a situar concretamente en el día 1 de octubre de 1792, una fecha destacada en la historia del periodismo de Barcelona. Ese día fue cuando el impresor de origen napolitano, Pedro Pablo Hussón de Lapazarán, tras obtener un permiso del gobierno publicó por primera vez el recordado Diario de Barcelona, una publicación de prensa escrita que, a pesar de algunas interrupciones, se publicó diariamente hasta 1994, para continuar haciéndolo en edición digital hasta su cierre definitivo el 31 de julio de 2009. Durante casi un siglo tuvo el privilegio de ser el diario de noticias predominante en el país, hasta la aparición de La Vanguardia en 1881 y La Veu de Catalunya en 1899. Hoy se cumplen 222 años y un día de su primera publicación, y dicha efeméride se merece un lugar en este blog por la importancia que tuvo en la historia del periodismo de esta ciudad.
Antes de continuar con nuestro pequeño homenaje, vale la pena trasladarnos treinta años antes de esa fecha, concretamente al 7 de enero de 1762, para recordar el día en que vio la luz la primera publicación de un periódico en la ciudad de Barcelona. Se trataba del Diario Curioso, Histórico, Erudito y Comercial, Público y Económico, una publicación de carácter diario que tuvo una vida muy efímera, ya que se cerró antes de cumplir su primer aniversario, y que se vendía en las peluquerías de caballeros, establecimientos muy concurridos en aquella época dada la influencia de la moda francesa en el cuidado del cabello. Diez años más tarde aparecerían dos nuevas publicaciones, El Diario Curioso, Erudito, Comercial, Civil y Económico”y el Diario Evangélico Histórico-Político, que también tendrían un recorrido muy corto.
Volviendo al Diario de Barcelona, una de las fechas más destacadas de su larga historia fue el 6 de junio de 1814, cuando acabada la Guerra del Francés y la ocupación napoleónica de Barcelona, se le retiró la concesión a su fundador -declaradamente afrancesado-, y se le concedió a Antoni Brusi i Mirabent (nuestro joven de 1792), que sería el iniciador de una saga familiar de impresores y empresarios de prensa que conseguirían identificar la línea editorial del diario con la personalidad de sus propietarios, lo que convirtió la publicación en el único diario que se conocería tanto por su propio nombre, como por el apellido de director; en un principio como el “Diario de Brusi”, y posteriormente como “El Brusi”.
Con la concesión de la dirección del Diario de Barcelona, la Junta Suprema Central quiso reconocerle a Brusi los servicios prestados durante la guerra, ya que éste se había decantado a favor de los que luchaban contra el ejército napoleónico, y se había encargado de imprimir y publicar allí donde le fue posible la Gaceta Militar y Política del Principado de Cataluña. Entre sus otros méritos, en 1820 sería el primer impresor que introdujo la litografía en España, gracias al privilegio que le concedió Aloys Senefelder, su inventor.
EL DIARIO DE BARCELONA: 222 AÑOS Y UN DÍAEL DIARIO DE BARCELONA: 222 AÑOS Y UN DÍA
El diario, de ideología liberal-conservadora, se redactó principalmente en castellano como la mayoría de la prensa de la época, aunque durante la ocupación napoleónica publicó las ediciones en francés y catalán a doble columna. Debido al predominio del idioma catalán entre la sociedad de Barcelona, se solían incluir explicaciones sobre el significado de algunas palabras castellanas utilizadas en los artículos. 
EL DIARIO DE BARCELONA: 222 AÑOS Y UN DÍAEL DIARIO DE BARCELONA: 222 AÑOS Y UN DÍA
En 1875, cuando ya había asumido la dirección del diario Antoni Brusi i Ferrer, el rey Alfonso XII le concedió el título de marqués de Casa Brusi en agradecimiento por los esfuerzos realizados por conseguir la restauración de la monarquía, además de recibir diferentes condecoraciones honoríficas.
Tal y como ocurría con buena parte de la aristocracia y la burguesía de la Barcelona del XIX, también la familia Brusi tenía una torre de veraneo en uno de los municipios independientes del Pla de Barcelona, concretamente en el municipio de Sant Gervasi de Cassoles, que no se anexionaría a Barcelona hasta 1897. Pues es ahí, donde actualmente está la calle que la ciudad de Barcelona le ha dedicado a esta familia de impresores, periodistas y empresarios.
A propósito de la calle de Brusi, si nunca habéis estado por ahí, os recomiendo que vayáis a dar un paseo por la zona. Entre la calle de Sant Elies y la calle de Copèrnic podéis visitar Els Jardins d’Enric Sagnier, donde el famoso arquitecto modernista construyó una residencia de veraneo para su familia, y que actualmente es la sede del Centre Cívic Casa Sagnier.

Frente a los jardines, al otro lado de la calle Brusi hay una iglesia de estilo románico catalán, rodeada de un pequeño jardín. Se trata de la capilla de la Comunidad Evangélica de Habla Alemana de Barcelona (Deutschsprachige Evangelische Gemeinde in Barcelona), un edificio construido a principios de los años 40 del siglo XX por el arquitecto Otto Bartning, y que se consagró en noviembre de 1942. Esta comunidad evangélica luterana, que inicialmente se reunía en un piso alquilado en el Raval, la fundó el 15 de mayo de 1885 un grupo de comerciantes alemanes y suizos, al frente de la cual se puso un pastor (ministro) venido expresamente de Alemania.

EL DIARIO DE BARCELONA: 222 AÑOS Y UN DÍA

Foto: EKD


Al lado izquierdo del jardín, se puede ver una pequeña construcción de dos plantas y muy poca altura con la fachada pegando a la calle. Como curiosidad, comentaros que en los años 70 allí vivía la familia que se encargaba del cuidado de la capilla y cuya hija mayor, Susana, era compañía mía de clase, por lo que tuve el privilegio de compartir más de una tarde de juegos en el pequeño jardín que había junto a la casa, y que todavía se conserva. Será cuestión de regresar un día de éstos...
Para saber más:
El primer periodismo catalán
El Ayuntamiento concede al Grupo Z la cabecera del Diario de Barcelona
Diario de Barcelona: 217 años de historia del decano de la prensa continental
Dues centúries de vida barcelonina 

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :