Revista Educación

El empleo fantasma no cotiza a la Seguridad Social.

Por Apu
El empleo fantasma no cotiza a la Seguridad Social.
Empleado fantasma o trabajador fantasma, y también «empresa fantasma» o «empresa ficticia» son expresiones que se pueden encontrar en los medios.

Trabajador fantasma o intruso, es usado para mencionar a una persona que «constando formalmente como trabajador dado de alta en la Seguridad Social, en realidad no presta servicio de forma efectiva».Sin embargo, en mi modesta opinión, el modo de utilizar definir la terminología para indicar " la ausencia de relación laboral" tiene un matiz muy distinto cuando se dice que el trabajador está "dado de alta en la Seguridad Social".La obligación de cotizar, en cualquiera de los regímenes del sistema de la Seguridad, queda establecida para "los empresarios y los trabajadores incluidos en el Régimen General que realicen su actividad por cuenta de aquellos". Vivimos la expansión la generación de la automatización del trabajo. La automatización tiene un impacto potencial sobre el empleo y reduce el número de trabajadores necesarios. Años atrás recuerdo que nos hacían ver un mundo donde las máquinas harían nuestro trabajo y nosotros podríamos dedicarnos a disfrutar de la vida. Lo que no supieron ver es que las máquinas nos quitarían el empleo y por lo tanto, la posibilidad de ingresos para poder "disfrutar" de esa maravollosa vida imaginada en el pasado.Muchos de los avances, sobre todo en el sector de la salud han servido para tener una mejor calidad de vida en general. Pero, por otro lado, las máquinas que deben facilitar el trabajo al ser humano lo excluye del empleo y de la posibilidad de obtener los ingresos suficientes para tener una vida digna.Ya lo dijo Bill Gates: " La gente no asume que su trabajo lo van a hacer las máquinas".Nuestro sistema de Seguridad Social se basa en el principio de solidaridad entre generaciones; esto significa que las generaciones jóvenes pagan cotizaciones para que, con ellas, se financien las prestaciones de los mayores. El sistema de "Solidaridad generacional" funciona siempre que la proporcionalidad entre ocupados/parados y jubilados sea sostenible. En pocas palabras se carga todo el sustento del sistema en las cotizaciones de los trabajadores en activo, para que el actual sistema funcione deben aportar los recursos suficientes.Lo cierto es que la tasa de empleo juvenil (16 a 29 años) en España no invitan a ver un futuro que cumpla lo que establece la Constitución: "...deberá mantenerse un sistema público de Seguridad Social que garantice a todos los ciudadanos una protección suficiente ante situaciones de necesidad"."La precariedad laboral que sufren los jóvenes, con un sueldo medio de 590 euros al mes, según datos de 2013 de la Agencia Tributaria, se traduce en el encadenamiento de trabajos temporales, contratos de pocas horas y sueldos mínimos." España sigue siendo el país con más jóvenes desempleados de Europa, según los datos publicados a principios de junio de 2015 por Eurostat.

El empleo fantasma no cotiza a la Seguridad Social.

Los adelantos tecnológicos: mecanización, robotización... Supone un "ahorro" para las empresas por la "reducción de costes laborales". Por el contrario, las mayores pérdidas de empleo generadas por la automatización rompen con el principio de solidaridad y no aporta nada a nuestro sistema de Seguridad Social. Nuestro "Estado del Bienestar" se sustenta en las cotizaciones sociales y los ingresos fiscales, sustituir humanos por máquinas en el mercado laboral supone una merma importante de ingresos públicos.La introducción de estas tecnologías requiere de amplio estudio para identificar los pros y los contras de la pérdida de empleo de miles de personas y regular sobre como paliar los efectos negativos en la sociedad.La mecanización se lleva produciéndose de forma imparable en los últimos años. Iniciar un proceso de valoración para saber el impacto real en la sociedad y hacer compatible la mecanización de manera equilibrada y sostenible  debería estar encima de la mesa antes de que sea demasiado tarde. De momento, no estaría de más hacer "cotizar" a las máquinas que aumentan la "productividad" pero destruyen miles de empleos. Algo equitativo: por cada diez empleos perdidos una cotización equivalente a cinco trabajadores. ¿Qué les parece?


El empleo fantasma no cotiza a la Seguridad Social.

"Tan metálica, perfecta, sumisa. Sin derechos, ideas ni jubilación." Interesante artículo de Clara Sanchís: Trabajadores fantasma
Leer más: El Periódico.
Leer más:  ¡Que coticen las máquinas a la Seguridad Social!
El empleo fantasma no cotiza a la Seguridad Social.

¿Qué probabilidades hay de que mi trabajo lo haga una máquina?

"Han entrado en nuestras casas, en las fábricas, en los quirófanos, en los restaurantes e incluso en el metro que cogemos en plena hora punta. Los robots han irrumpido en nuestras vidas después de que centenares de libros y películas lo presagiaran...  Es lo que se conoce como desempleo tecnológico." El Mundo


El mercado laboral en el segundo trimestre de 2015
El mayor aumento de la ocupación es en el sector de servicios( El País).
El empleo fantasma no cotiza a la Seguridad Social.

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Dossier Paperblog