Revista Coaching

El emprendedor que se engañaba a sí mismo

Por Jcvalda

El emprendedor que se engañaba a sí mismopor Alejandro Suárez Sánchez-Ocaña

Hace algunas semanas, en un encuentro con estudiantes de un MBA en Madrid, se me ocurrió preguntar cuántos de ellos querrían montar su propia empresa.

Ésta es una pregunta que realizo desde hace años con cierta frecuencia, y con resultado dispar. Me he encontrado de todo: desde curiosos casos en auditorios donde cientos de personas se levantan y vociferan declarando su vocación por convertirse antes en funcionarios, hasta auditorios mixtos.

El otro día uno de los chicos del MBA me dio una respuesta que me dejó pensativo. Razonó que él acabará emprendiendo y creando su propia empresa, que lo tiene claro, pero que será más adelante, no por ahora, ya que aún no había encontrado esa idea genial. Me dijo que al terminar en unos meses el MBA buscará trabajo por cuenta ajena y, más adelante, cuando aparezca esa idea, se lanzará a “montar algo por su cuenta”.

No sé si hay mucha gente con este tipo de planteamientos. Lo que sí sé es que si esperas una idea genial y diferencial que cambie el mundo, tengo malas noticias para ti: es muy posible que jamás llegue y nunca hagas nada. Me parece bien querer ser funcionario, o autónomo, o empresario, o trabajar en una multinacional. Todo vale. Lo que supone un verdadero error es engañarse a sí mismo y justificarse en la espera de una conjunción astral ―que no ocurrirá, os lo aseguro― ante el miedo escénico de lanzarse a emprender.

Encontrar justificaciones resulta absurdo. Si no te atreves o esperas que ocurra algo excepcional, nunca lo intentarás. En ese caso es mejor no malgastar energías engañándote a ti mismo y creyendo que harás algo, y así poder centrarte al 100% en tus auténticos objetivos (que son igualmente válidos y lícitos).

Tal vez por la moda de emprender, palabra que empieza a parecer algo desgastada en boca de empresarios, banqueros, políticos y charlatanes, todo el mundo “ve bien” no cerrar esa ventana, ya que socialmente parece estar bien visto. Me parece absurdo.

En el lado contrario al de este alumno del MBA, tengo un compañero de colegio que, ya cuando estudiábamos COU hace la pila de años y yo le decía que quería abrir mi primera empresa, me decía abiertamente que él “para eso no servía”. Aunque yo le intentara razonar las bondades de no depender de terceros, me insistía en que “se conocía muy bien, y eso no era lo suyo”. Veinte años más tarde le miro, le veo feliz en su trabajo y con su familia, recordamos esa conversación y me rindo a la evidencia: tenía toda la razón. Él era el que mejor se conocía, y desde luego eligió su mejor camino, que era diferente al mío.

Uno puede ser lo que sea y lo que quiera. Nadie es quién para juzgarlo. Aún así, creo que engañarse a sí mismo es un esfuerzo inútil, especialmente en un momento en el que se precisan todos los esfuerzos posibles para salir adelante.

Autor Alejandro Suárez Sánchez-Ocaña- Empresario e Inversor Privado en empresas de carácter innovador, Vicepresidente de la AIEI, autor de ‘Desnudando a Google’ y ‘Ha llegado la hora de montar tu empresa’

Si te gustó el artículo y la temática del Blog por favor sería muy interesante para todos que nos dejes tu comentario.

Además, puedes recibir todos los artículos completos en tu buzón de e-mail ingresando tu dirección de correo en la opción de suscripción en la página principal. Tu dirección de e-mail solo se utilizará para mandarte la actualización del blog diariamente. Muchas gracias por acompañarnos.

Puedes encontrar más material relacionado al presente, en nuestro Blog Grandes Pymes http://jcvalda.wordpress.com


También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Añadir un comentario