Magazine

El encanto de la vida virtual

Publicado el 14 junio 2012 por La Kadena @lakadena
Posted by: , junio 13, 2012   9

Algunos pensamientos vinieron a mi mente mientras tomaba un café, me observé a mí mismo y también a los que estaban a mi alrededor, 7 de cada 10 personas presentes en el café estaban ocupadas con sus teléfonos o portátiles navegando en el internet. Los teclados no suenan, la gente no escribe pero tampoco habla, la mayoría de ellos consumiendo el tiempo solitariamente en el mundo virtual. Quizás estén sólo a un paso de leerse un libro, pero aún así la experiencia es distinta.

Las ofertas y atracciones del mundo virtual son insuperables: juegos novelas, manuscritos antiguos, grabaciones de radio, los últimos descubrimientos científicos, los vídeos de tus amigos, tiendas, cursos en línea de cualquier tema, fotografías de obras casi inaccesibles, la música del género que desees, películas, chistes, recetas de cocina, charlas, subastas, mapas, paseos virtuales por ciudades y museos del mundo, el modo de vida de otros, sus salas de estar, sus pensamientos, sus historias, sus vidas y experiencias.

Este es un mundo más fácil de manejar. Lleno de gente desconocida en que incluso es más fácil hablar (o no) con amigos virtuales si tienes ganas, disponibles en cualquier momento y en cualquier lugar. Puedes verlos a través de tu cámara web, hablar con ellos y ver cómo reaccionan –si sonríen o fruncen el seño- sólo tienes que llamarles tan pronto los veas en línea, sin necesidad de arreglar una cita. Puedes comparar la interpretación de una aria por distintos vocalistas para lo cual en la vida real tendrías que buscar y comprar diferentes grabaciones. Casi todo está en el internet y por lo general de forma gratuita.

Así que me pregunto si una conversación promedio cara a cara resulta todavía interesante a otros. Imagino que la gente debe haberse hecho esta pregunta muchas veces en los último siglos: ¿Puedo competir con el conocimiento de los libros, y luego con las noticias de los periódicos, y luego con las noticias en la televisión, y ahora con la información en la internet? La primera respuesta será probablemente “”. ¿Por qué? Porque la gente todavía quiere tener contacto con personas reales en un mundo real.

[pulledquote float=”right”]Lo virtual depende de nuestras experiencias con lo real[/pulledquote]Pero, ¿es suficiente el deseo nada más? Pudiera ser, al menos mientras las experiencias del mundo real sean irremplazables comparadas con las que ofrece el mundo virtual. Lo opuesto de “virtual” es “lo real, lo físico”: el tacto, el olfato. La sensación que brinda la presencia “física” no puede ser sustituida (todavía) por nada. Por otra parte, el mundo virtual se basa en nuestra experiencia con lo “real”. Usted puede ver a alguien cocinando un almuerzo en una pantalla de TV, pero no puede oler la comida, sentir el calor del horno o simplemente darle una palmadita en la espalda; y por supuesto sin haber tenido antes esta experiencia difícilmente podría imaginar o entender de qué trata el asunto.

Así que ¿por qué nos inclinamos a pasar más tiempo conectados? ¿Será porque estamos buscando una manera fácil de pasar el tiempo sin tener que lidiar con los esfuerzos que requiere una interacción personal en el mundo real? Si es así, podríamos lentamente perder (parcialmente) la habilidad de comunicarnos con otros, lo peor es que llegados a este punto estaríamos tentados a no esforzarnos más intentándolo. Acceder al mundo virtual es tan fácil que puede ser una manera de escaparse: “una manera de escaparse de usted y de los demás”. Cuando alguien lo contacta en la red, usted puede responder si lo desea. Puede “mostrarse” o “esconderse”. Usted es el que toma la decisión, es todo voluntario. La gente puede de manera muy fácil copiar y pegar un texto en un email y enviarlo en un click a veinte personas, sin agregarle ninguna información personal.

A pesar de que podemos hacer miles de cosas fácilmente de manera virtual, parece que no es una manera reconfortante. No es esa la manera en que nos hacemos más fuertes, sabios o más seguros con las cosas del mundo real, que en definitiva sigue estando siempre alrededor de nosotros sin importar cuánto tiempo haya estado alejado de él. Sólo necesitamos esforzarnos más, y usar el internet como lo que es: “una herramienta, un medio y no un fin en sí mismo”.  De esta manera podríamos disponer de más tiempo para tener más contacto cara a cara, para juntarnos con nuestros iguales. Vale la pena, porque nadie va a poder alcanzarle una taza de café a través del internet.

Pavel Soukenik

Nota: Este artículo apareció originalmente en inglés en el sitio Soukie´s Place bajo el titulo: “The Lure of Virtual Life”. La traducción que usted acaba de leer ha sido realizada aquí en La Kadena. El artículo puede ser copiado y distribuido bajo licencia Creative Commons siempre y cuando quede claro quién es el autor, tampoco se permiten trabajos derivados o la distribución con fines de lucro.


También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Dossier Paperblog