Revista Libros

El espectador emancipado, entrevista a Jacques Ranciére

Publicado el 21 diciembre 2010 por Lilik
El espectador emancipado, entrevista a Jacques Ranciére
“La emancipación pasa por una mirada del espectador que no sea la programada”
14 may 2010
Jacques Rancière es filósofo. Alejado de las arenas mediáticas y partidistas, desarrolla un trabajo profundamente original y de largo recorrido sobre la idea de emancipación, que pasa por la estética, la política, la educación o la historia. Su último libro publicado en castellano es El espectador emancipado (Ellago ediciones).
Los libros de Jacques Rancière han acicateado siempre a quienes querían pensar de otro modo el arte o la política. Pero ahora se percibe un silencio incómodo en torno a El espectador emancipado. Rancière toca ahí una llaga: la creencia en la desigualdad entre los que saben y los que no, entre los capaces y los incapaces, que atraviesa el arte político y el pensamiento crítico.
Señala usted que la crítica de la “inflación” o la “invasión” de las imágenes tiene un fondo y un origen reaccionario en los discursos elitistas del siglo XIX. Pero, ¿cómo pensamos entonces los problemas de la atención en una atmósfera sobreestimulada, esa sensación tan común y extendida de que “no tenemos tiempo” para elaborar los mil estímulos que recibimos?
Esta pregunta presupone ya de hecho la respuesta por el uso mismo del término “estímulos” que reconduce al espectador o al oyente a esa situación de un animal de laboratorio que reacciona a los estímulos. Pero los “estímulos” en cuestión son de hecho palabras, imágenes o espectáculos que los individuos reciben, admiran o rechazan, y juzgan como tales. En el siglo XIX, no había ni radio, ni tele, ni Internet y sin embargo el discurso sobre el individuo desbordado por los estímulos era exactamente el mismo. Lo que este discurso expresa en primer lugar es un juicio sobre la ignorancia y la estupidez de las masas. Y ese juicio traduce en realidad el temor a que las masas no se vuelvan demasiado sabias o demasiado inteligentes. Siempre hay demasiados “estímulos” para quienes pretenden que la gente se quede en su lugar, demasiados saberes divulgados para quienes quieren reservarse su privilegio. Observemos hoy las furiosas campañas contra Internet: la puesta a disposición de cualquiera de un saber enciclopédico da lugar a la gran lamentación sobre el océano de estímulos que ahoga a los pobres cretinos de los usuarios de la red. Sin duda no tenemos tiempo de asimilar todo ese saber, pero hace medio siglo tampoco había tiempo para asimilar una centésima parte.
Según usted, ¿qué vuelve política a una imagen?
No hay criterio que haga política a una imagen. Las imágenes pueden traducir intenciones políticas, pueden ilustrar las categorías o reproducir los modos de representación instituidos; o también pueden, por el contrario, desdibujarlos o subvertirlos. Pero no hay que pensar ese efecto en los términos de la mímesis, es decir, en los términos de la buena o la mala imagen que se da del trabajador, de la mujer, del negro, etc. Una imagen nunca va sola, ni simplemente reenvía a un imaginario colectivo pensado como reserva de imágenes. Una imagen forma parte de un dispositivo de visibilidad: un juego de relaciones entre lo visible, lo decible y lo pensable. Ese juego de relaciones dibuja por sí mismo una cierta distribución de las capacidades. Hacer una imagen es siempre al mismo tiempo decidir sobre la capacidad de los que la mirarán. Hay quien se decide por la incapacidad del espectador, bien sea reproduciendo los estereotipos existentes, bien sea reproduciendo las formas estereotipadas de la crítica a los estereotipos. Y hay quien se decide por la capacidad, por suponer a los espectadores la capacidad de percibir la complejidad del dispositivo que proponen y dejarles libres para construir por sí mismos el modo de visión y de inteligibilidad que supone el mutismo de la imagen. La emancipación pasa por una mirada del espectador que no sea la programada. Leer entrevista completa en Público

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

  • El maestro

    maestro

    "Ya estuviera leyendo, pensando, comiendo, caminando, realizando cualquier otra actividad a lo largo del día, nunca era capaz de encontrar la paz mental. Leer el resto

    Por  Isladesanborondon
    LIBROS, LITERATURA, TALENTOS
  • El sobreviviente.

    sobreviviente.

    “Un marinero que naufrago en estas costas Te invita a levar anclas. No pocos valerosos navíos vencieron la tormenta antes de que el nuestro zozobrara”.Leyenda... Leer el resto

    Por  Zeuxis
    CULTURA Y OCIO, LIBROS
  • OPI - You don't know Jacques! Suede

    don't know Jacques! Suede

    Hola chicas!Parece mentira pero fue a 1000km de mi casa donde me compré esta laca de uñas. Supongo que venderán OPI en mi ciudad (aunque yo no sé dónde) pero... Leer el resto

    Por  Magnetism
    BELLEZA
  • El diablo enamorado de Jacques Cazotte, visto por Martín Cid

    diablo enamorado Jacques Cazotte, visto Martín

    http://www.martincid.com/Situémonos, amigo lector... Francia, siglo XVIII. Sí, es el denominado "siglo de las luces" y otros apelativos históricos que tan bien... Leer el resto

    Por  Martincid
    OPINIÓN, SOCIEDAD
  • Jacques Offenbach Orfeo en los Infiernos

    Jacques Offenbach Orfeo Infiernos

    Opera/Argumentos:Orfeo en los InfiernosVersion establecida porMark Minkowski y Laurent Pelly.Jacques Offenbach (1819 – 1880). Compositor y violoncellista alemán... Leer el resto

    Por  Blogclasico
    MÚSICA
  • Un prophète (Jacques Audiard)

    prophète (Jacques Audiard)

    En la penumbra de un salón con el aire acondicionado a unos grados más bajo de lo permitido. Afuera la gente se derrite, mientras dentro un musulmán ingresa en... Leer el resto

    Por  Pelirrosa
    CULTURA Y OCIO
  • Jacques - Louis David

    Bueno, pues este verano me ha dado por David. Este vídeo está bien para tener una idea general de la pintura de este artista. Además si pincháis en alta... Leer el resto

    Por  Ana
    ARTE, PINTURA

Revista