Revista Diario

El Espíritu de la Navidad

Por Internautabipolar

Siempre desde niño me han encantado estas fechas, y es que como dije anteriormente, he tenido una infancia feliz y mis navidades de niño las recuerdo con cariño, llenas de paz, amor y regalos. Lástima que poco a poco uno se vaya haciendo mayor y el “Espíritu Navideño” vaya desapareciendo; aunque yo sigo pensando que la gente por navidad cambia y hasta el más hipócrita se transforma por estas fechas y se contagia del “Espíritu de la Navidad”

Belén_2011

Belén 2011

.

 

De pequeño me encantaba escribir la carta a los Reyes Magos y que me colmaran de regalos, yo fui de los que creí en sus “Majestades de Oriente” hasta bien mayor, tanto como escribir la carta personalmente e ir a Correos para certificarla.
Ahora no tengo hijos a quien hacerle regalos, pero tengo un sobrino de cuatro años maravilloso que es un cielo de niño y que me encanta ver la cara de felicidad cuando su tía y yo le llevamos algún detalle o juguete inesperado.

Belén_Cynthia

Belén Cynthia

 

Es en estas fechas de navidad, y especialmente en la Nochebuena cuando todos los años nos juntamos en casa de mi hermano Héctor para cenar en familia y compartir los regalos entre nosotros. Entre Cynthia y mi cuñada Rebeca preparan la mesa con los manjares más exquisitos.
Lamentablemente y debido a la crisis económica por la que estamos atravesando hemos decidido que este año se suspenden los regalos entre los adultos y tan solo compraremos algún juguete para nuestro sobrino Víctor.

Aunque me considero católico no soy muy practicante y raras veces suelo ir a misa, estando en vida mi padre, le acompañaba alguna que otra vez los sábados a oír misa, ya que el acudía por lo menos una vez por semana. También cada Nochebuena de soltero tenía por costumbre acudir en solitario a la “Misa del Gallo” después de la cena familiar para al finalizar reunirme con mis amigos católicos (que eran pocos) que habían acudido y tras felicitarnos las Navidades, ver como el cura inauguraba el Belén público que estaba instalado en las inmediaciones de la iglesia.

Aunque desde que me he casado y tras prolongarse la cena familiar pasadas las doce de la noche a Cynthia no le apetecía salir al frío de la calle e ir caminando hasta la iglesia para cumplir con la tradición, con lo cual la he ido perdiendo poco a poco.

Otra de las costumbres de las que soy partidario y de las cuales mi familia no comparte es la de cada Nochebuena y a las 21 horas en punto escuchar el “Discurso del Rey” a sus ciudadanos, aunque todos los años y siempre que lo escucho, mi hermano Héctor tiene que criticarme, o a mí o a su majestad,

Arbol_de_Navidad

Arbol de Navidad

 

El día 2 de Diciembre se cumplió un año del fallecimiento de mi padre Tomás y en su memoria fueron unas navidades muy tristes en su ausencia, con lo cual apenas las celebramos ya que no montamos el Belén ni el árbol de Navidad; pues no teníamos ilusión ya que él disfrutaba con estas fechas y siempre compraba algún detalle para el Belén que montaba Cynthia.
Su última adquisición fue un Papá Noel de juguete a pilas que cuando lo enchufabas, se encendía y cantaba la típica cantinela del “Merry Chrismas” y bailaba al son de la música. Lo había comprado de una tienda de chinos como casi todo lo que él compraba pero ahora que lo hemos sacado de la caja nos han venido a la memoria un montón de recuerdos.

Arbol_Cynthia

Arbol Cynthia

 

Pero si hay alguien que verdaderamente por estas fechas añora su familia y su tierra esa es Cynthia, para ella cada Navidad que pasa alejada de los suyos es como una “puñalada clavada en el corazón”. En estas fechas se siente realmente sensible y especial pues le vienen a la memoria momentos inolvidables pasados con sus hermanas, con sus sobrinos, con su padre y con sus amigos en Cartagena de Indias. Y lo peor de todo es que no disponemos de recursos para viajar allí, aunque solo fuera para pasar las navidades y se tiene que conformar con llamarles por teléfono y hablar con cada uno de ellos para felicitarles y saber como están, lo malo es que al finalizar se pone peor.

Anteriormente en tiempos mejores, cuando yo trabajaba y llegaban las navidades y les obsequiábamos con una caja llena de turrones y mazapanes y una botella de whisky reserva para mi suegro, que ya costaba lo suyo el mandarla por correo, dado el peso de la misma;  

Nacmienrto

Nacimiento

pero desde que estoy desempleado, que es un lujo que quisiéramos y no nos podemos permitir, ni siquiera podemos permitirnos comprar turrones para nosotros y nos tenemos que conformar con alguna pastilla en las fechas señaladas.

 

Aunque si existe una alegría en casa por estas fechas es el maravilloso Belén que ha ido confeccionando año tras año Cynthia y que tras cinco años que reside en España conmigo ha ido creciendo gradualmente hasta convertirse en una preciosidad. Y pensar que cuando residíamos mi padre y yo solos por navidad tan solo encendíamos una vela .y que al llegar mi esposa poco a poco ha ido adquiriendo figuritas de Belén y de un pesebre se ha convertido en todo un escenario, con árbol de navidad y luces de colores incluidos. Incluso ella misma ha confeccionado un centro de mesa navideño y una corona de entrada particular y es que son esas pequeñas cosas las que hacen que desaparezca mi depresión, me olvide por unos días de la crisis y vuelva a recordar mi infancia y entre en mi corazón aquel “Espíritu Navideño”.


También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Añadir un comentario