Revista Ciencia

El final de la especie

Por El Ojo De Darwin

El final de la especie está cada día más cerca, durante milenios hemos pensado que el fin de nuestros días acechaba ante la furia de algún dios vengativo, alguna inundación cataclísmica o, como viene siendo de forma más reciente, por alguna rebelión de las máquinas en plan Skynet o una pandemia rara que nos borre del mapa.

Pero no, lo que realmente va a terminar con 3.800 millones de años de historia evolutiva y 200.000 años de especie es la homosexualidad. Hace un par de  meses nuestro flamante heterominístrido católico y apostólico soltó:

“Si nos oponemos al matrimonio entre personas del mismo sexo, no podemos usar argumentos confesionales. Existen argumentos racionales que dicen que ese tipo de matrimonios no debe tener la misma protección por parte de los poderes públicos que el matrimonio natural. La pervivencia de la especie, por ejemplo, no estaría garantizada”

Nuestro flamante heterominístrido es sin duda un adalid de la “dibulgasión” científica, no es elprimero en afirmar de manera tan contundentemente ridícula una tontería así, ya se lió parda en twitter con el magnífico hashtag#nogarantizalasupervivenciadelaespecie, por lo que uno espera, al menos por ser quién es, que alguien le asesore un poco mejor la próxima vez antes de soltar semejante estupidez.

Pero al señor heteroministro se la trae al pairo, este señor  intenta maquillar su ideología homófoba con un razonamiento de “justificación científica”…, “el final de la especie”!,  desconoce que si un “carácter”/”comportamiento” existe es porque de alguna manera éste está (generalmente) favorecido por la selección natural, desconoce que natural es un concepto artificioso…, natural no es sinónimo de bueno, como si lo natural fuera parte de orden divino establecido, natural es el veneno, las tormentas solares, las enfermedades, las mutaciones deletéreas y el CO2, como tampoco es sinónimo de malo,  utilizar el argumento de lo “natural” es cansino ya en los tiempos que corren leñe! El señor ministro desconoce que factores son los que pueden llevar a una especie a la extinción y solo ha demostrado ser un perfecto fundamentalista.

Pues bien, ahora, unos meses después la vuelve a liar al reafirmarse con el tema de “el final de la especie” y defendiendo lo mucho que le preocupa ”la superveniencia de la especie”, eso supongo a pesar del crecimiento exponencial que tiene la humanidad y de que vamos ya camino de los 7.000 millones de “almas”, que parece desconocer.

 

El final de la especie

El final de la especie está cerca.

 


Volver a la Portada de Logo Paperblog