Revista Cultura y Ocio

El gigante bajo la nieve, de John Gordon

Por Eltiramilla

El gigante bajo la nieve, de John GordonTras encontrar un curioso objeto en medio del bosque durante una excursión con el colegio, Jonk Winters es atacada por un extraño perro. Una misteriosa dama, Elizabeth Goodenough, la rescata de las garras del perverso can utilizando un método que hará que nuestra joven protagonista quede boquiabierta. Una vez de vuelta en casa, junto a sus amigos Bill y Arf se ve envuelta en una increíble aventura cuando entre los tres deciden investigar lo ocurrido: ¿de dónde salió ese perro?, ¿qué fue lo que pasó realmente en el bosque? Tras documentarse sobre antiguas leyendas de la región, deciden regresar al lugar de los hechos. La magia no ha hecho más que comenzar…

Los cimientos de esta mágica y encantadora novela, que allá por los años sesenta supuso el debut literario de John Gordon, están construidos con portentosa imaginación e increíble buen gusto. Tras un comienzo hipnotizante en el que se nos presenta a una protagonista que, no sé por qué, me inspira cierto aire misterioso al más puro estilo Christina Ricci, los acontecimientos comienzan a precipitarse, uno tras otro, sin dar tregua e incorporando personajes y escenarios verdaderamente carismáticos y muy bien trabajados. Los tres protagonistas, de personalidades bien distintas entre sí, forman un equipo perfecto y equilibrado: la imaginación que puede sobrarle a uno, se compensa con el escepticismo del otro y el sentido común de la tercera. Y el elenco de secundarios no se queda atrás, desde la enigmática Elizabeth Goodenouhg, con esa elegancia y los secretos que parece ocultar, hasta el señor Roberts o la irritante señorita Stevens, entre otros. Gordon nos ofrece una de esas aventuras que dejan huella en el corazón del lector, que no caen en el olvido una vez cerrado el libro. Una lucha entre el bien y el mal, el valor de la amistad y otros muchos ingredientes nos sumergen en una trama cuyo ritmo no decae en ningún momento. Por otra parte, el lenguaje empleado, con ese encanto de los de antes, rico y variado a la par que sencillo, resulta de lo más adecuado para enriquecer a quienes leen, y la muy acertada utilización de los diálogos convierte a esta historia en una novela ágil y, sobre todo, viva.

El gigante bajo la nieve supone una grata experiencia lectora porque ofrece una lectura apasionante repleta de intrigas y emociones; es ideal para esa franja de edad que abandona la literatura infantil y comienza a adentrarse en la juvenil. Ahora sólo falta cruzar los dedos para que la secuela, originalmente titulada Ride the wind, sea también traducida y publicada en nuestro país.


También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Añadir un comentario