Revista Libros

“El guerrero a la sombra del cerezo” - David B. Gil

Publicado el 18 mayo 2017 por Laky @LAKYlibros
“El guerrero a la sombra del cerezo”  - David B. Gil
Hoy vamos a realizar un gran viaje: un viaje en el tiempo y en el espacio. Gracias a David Gil nos vamos a ir al misterioso Japón del siglo XVI y, junto a Seizo Ikeda y Ekei Inafune, vamos a vivir mil y una aventuras
Éstas son mis impresiones

David B. Gil
David B. Gil (Cádiz, 1979) es licenciado en Periodismo, posgraduado en Diseño Multimedia y máster en Dirección de Redes Sociales. Ha trabajado como redactor editorial y ha publicado artículos para DC Comics en España y Latinoamérica. También ha sido responsable de comunicación y redes sociales en diferentes organizaciones políticas, además de redactor en varios medios de comunicación.
Autopublicó El Guerrero a la sombra del cerezo, que fue finalista del Premio Fernando Lara del Grupo Planeta, ha sido la única obra autopublicada ganadora de un Premio Hislibris de Novela Histórica y llega ahora a Suma de Letras. A día de hoy continúa siendo la ficción histórica mejor valorada por los lectores de Amazon España. Hijos del dios binario(Suma, 2016) es su segunda novela.
Datos técnicos
Título: “El guerrero a la sombra del cerezo”
Autor: David B. Gil
Editorial: Suma
Edición: de gran tamaño, tapa blanda con solapas
Publicado en abril de 2017
Páginas: 736
ISBN: 9788491291305

PVP: 18,90 € en papel
Argumento
Japón, finales del siglo XVI. El país deja atrás la Era de los Estados en Guerra y se adentra en un titubeante periodo de paz. Entre las víctimas del largo conflicto se halla Seizo Ikeda, único superviviente del clan regente de la provincia de Izumo, huérfano a los nueve años tras el exterminio de su casa. Hostigado por los asesinos de su familia y condenado al destierro y al olvido, inicia un largo peregrinaje al amparo de Kenzaburo Arima, último samurái con vida del ejército de su padre, convertido ahora en su mentor.
En el otro extremo del país, Ekei Inafune, un médico repudiado por aplicar las artes aprendidas entre los bárbaros llegados de Occidente, se ve implicado en una conjura urdida a la sombra de los clanes más poderosos del país. Una conspiración capaz de acabar con el frágil periodo de calma que da comienzo.
Una novela cruda y bella, cargada de matices, que nos hace viajar a través de un Japón devastado por más de dos siglos de guerra, entre cuyas cenizas, sin embargo, florecen los más hermosos cerezos.
Impresiones
Nos encontramos en Japón a finales del siglo XVI. Todos los miembros del clan de los Ikeda han sido asesinados por el ejército de un clan rival; bueno, no todos, se ha salvado el hijo más joven de la familia, un niño llamado Seizo Ikeda. El daimio (jefe) del clan encarga a Kenzaburo Arima, su mejor samurái, que salve a su hijo. Seizo y Kenzaburo abandonan su hogar: al niño le buscan un alojamiento hasta que crezca y Kenzaburo pueda entrenarle para ser un gran samurái y así poder vengar el honor de su familia
Por otro lado, en otra parte del país, nos encontramos a Ekei Inafune, un médico que, además de las artes médicas japonesas tradicionales, ha aprendido las de los portugueses que tienen una misión en el lugar en el que vivía. El daimio del clan en el que servía, le ha encargado una misión de mucha confianza: infiltrarse en el clan enemigo, ganarse la confianza del jefe e informarle de todo aquello que pueda hacer peligrar la paz que en tan delicado equilibrio se mantiene desde hace pocos años. Y es que Japón lleva años, casi dos siglos, asolados por las guerras entre los diferentes clanes y sólo ahora parece haberse pacificado la situación en manos del shogun. Pero la paz es a veces difícil de mantener
Esta novela fue originariamente autopublicada por su autor. Su calidad contrastada por las opiniones de quienes la habían leído, el hecho de que ganara el Premio Hislibris de Novela Histórica (la única novela autopublicada que lo ha ganado) y que quedara finalista del Premio Fernando Lara hicieron que, con gran acierto, Suma se fijara en ella y decidiera publicarla como se merece: en papel y con una bonita y cuidada edición. Gracias a eso me fijé yo en ella pues la verdad es que como autopublicada no llegué a conocerla.
Siempre me ha atraído la cultura nipona , especialmente la antigua. Todo ese mundo de los samuráis y su código del honor me llaman la atención desde que siendo una niña una amiga me prestara “El ninja” de Eric von Lustbader (novela que no recuerdo, la verdad, pero que en su momento me dejó bastante huella). Al leer la sinopsis de “El guerrero a la sombra del cerezo” pensé que podría gustarme y así ha sido
La novela gira en torno a dos tramas que se alternan de forma paralela durante prácticamente toda la novela. Por una parte, la de Seizo, por otra la de Ekei. Gracias a ellas vamos a conocer dos aspectos muy concretos de la cultura japonesa: la de los samurái y la médica. La cultura de los samuráis siempre me ha parecido fascinante; no es el primer libro que leo sobre ellos pero éste es el de más fácil lectura y el que mejor explica todo porque lo hace desde el principio: desde el primer momento en que se empieza a entrenar a un niño en sus artes: no sólo físicas como el uso de la katana y otras armas, sino sobre todo conceptos como el honor, la obediencia ciega, etc…
La trama relativa a Seizo es realmente fascinante. Le vamos a conocer cuando es un niño de nueve años que ve como su familia es asesinada: su querido padre, jefe del clan, y su no menos querido hermano son salvajemente asesinados a manos de un ejército enemigo que invade su ciudad. De repente lo pierde todo: familia, hogar y futuro. Afortunadamente, el samurái de más confianza de su padre le salva la vida y le busca un futuro. A Seizo le veremos crecer y le acompañaremos en su misión
Por otra parte, la trama de Ekei, el médico, no es menos interesante. Es un hombre joven, muy inteligente y de mente abierta. Aplica la medicina tradicional japonesa pero está abierto a otras, así que estudia atentamente las medicinas y la forma de tratar las dolencias de los médicos portugueses con los que tiene la ocasión de tratar para coger lo que más interesante le parece. No es de esas personas cerriles que creen que lo suyo es lo mejor sino que piensa que siempre se puede aprender de los demás. El proceso por el que consigue entrar al servicio de un nuevo clan y se va ganando la confianza de un samurái del mismo, la médica jefe y, finalmente, del mismo daimio del clan Shimizu está contado con todo detalle.
Estamos ante una novela histórica, guerrera y de aventuras en la que hay intrigas y traiciones, amistades y crecimiento personal. Con ella aprenderemos mucho del Japón antiguo: de la situación del país, de las antiguas guerras entre clanes, del código de honor de los samuráis, de la medicina tradicional, etc… Se nota que hay un grandísimo trabajo de documentación detrás de la escritura de esta novela: el autor demuestra ser un apasionado conocedor de la cultura nipona y sabe trasladar al lector mucha información de forma muy amena . El libro es, sobre todo, entretenido. Pero, a la vez, es sumamente instructivo: sin darnos cuenta, divirtiéndonos, acabaremos aprendiendo muchas cosas.
Los personajes están desarrollados a la perfección. Tenemos dos protagonistas absolutos: Seizo y Ekei. Pero junto a ellos hay otros con un papel más pequeño pero no menos importante como Kenzaburo o la médica O-Ine. Y un sinfín de secundarios. Me han gustado mucho los dos protagonistas pero me han fascinado las dos mujeres que tienen un papel más destacado: la médica y la jefa de los samuráis del clan Shimizu. Que dos mujeres obtengan cargos de tanta importancia –por mucho que sea, en gran medida, por haberlos heredado de sus padres ya que son cargos de confianza- me ha resultado fascinante. Sobre todo el papel de la samurái.
La trama, las dos tramas, están tremendamente bien planteadas. La alternancia entre ellas es perfecta; ambas tienen el mismo peso y el mismo interés. Te da igual cambiar de una a otra porque no te puedes decantar por una: ambas gustan de la misma manera. El autor nos lleva por el camino marcado hasta que al final nos quedamos con los ojos abiertos como platos. Y es que hay giros inesperados y sorpresa final. Un final casi de infarto (como en los mejores thrillers)
La prosa del autor es perfecta. Te enreda enseguida, metiéndote de lleno en la historia y haciéndote viajar a una época tan lejana en el tiempo como en el espacio. Una época de la que vas a aprender muchas cosas aunque no quieras. A pesar de dar muchos datos y de utilizar palabras japonesas (no muchas, no os asustéis), lo hace de forma tan sencilla que en ningún momento te sientes abrumado o perdido. La novela es muy fácil de leer, no requiere ningún esfuerzo especial. El ritmo es moderado tirando a rápido porque hay bastantes aventuras y pasan muchas cosas; además de que la alternancia de tramas y la abundancia de diálogo le dota de mucha fluidez. A pesar de que el libro es un buen tocho (más de setecientas páginas con letra más bien pequeña), llega a hacerse corto y te da pena decir adiós a los personajes.
Conclusión final
“El guerrero a la sombra del cerezo” es una novela histórica llena de aventuras y de emoción. Una novela con una ambientación muy conseguida por lo que resulta muy instructiva. Pero, sobre todo, es una novela para disfrutar leyendo con una gran historia. Muy recomendable
Podéis comprarla en Popular libros“El guerrero a la sombra del cerezo”  - David B. Gil 1/2

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista