Revista Solidaridad

El odio viaja en autobús

Por Pcelimendiz

Sé que no tendría que sorprenderme, pero la verdad es que no puedo evitar hacerlo cada vez que soy consciente del crecimiento de la violencia, el odio y la agresividad en nuestra sociedad.


El odio viaja en autobúsY no me refiero sólo a la cantidad de sucesos luctuosos que, día sí, día también, venimos presenciando por ejemplo en asuntos como la violencia contra la mujer, agresiones a la infancia bajo diversas formas o episodios donde la xenofobia o la homofobia se expresan con contundencia.
A mí siempre se me queda el estómago revuelto con estas noticias a la par de con la sensación de que no terminamos de abordar con eficacia el fenómeno de la violencia en general. Más allá de las particularidades de cada sector, no veo que los diagnósticos yestrategias que estamos utilizando sean útiles.
Pero como digo estos episodios violentos no son lo único preocupante. Hay una violencia institucional, que muchas veces no identificamos como tal y que considero el germen de muchos de esos episodios concretos.
Por ejemplo, el tema de los refugiados. Las resistencias de nuestros gobernantes a acoger a personas y familias que lo único que hacen es arriesgar su integridad para huir de unas condiciones de vida miserables y violentas es algo absolutamente indigno que, además, contiene un mensaje muy peligroso. El refugiado (y por extensión el emigrante y el extranjero) no son sujetos de protección, ni siquiera importan como seres humanos. Son seres peligrosos, cuya sola presencia en nuestro país se vive como amenaza: tienen una religión y cultura distinta, son potencialmente violentos o, simplemente, no podemos permitirnos el mantenerlos.
Con este mensaje que se lanza nadie debería sorprenderse de que los fenómenos de intolerancia y racismo se extiendan sin control.
Pero uno que a mi juicio merece una reflexión especial es el esperpento al que asistimos hace unas semanas con ese autobús naranja que definía como amenaza para la sociedad las diversas formas de vivir la identidad sexual y de género.
El odio viaja en autobúsTodavía no entiendo cómo se puede defender semejante desatino.  ¿Cómo puede un obispo, (enlace) representante de una institución como la iglesia católica, ser tan irresponsable como para defenderlo? ¿Cómo puede un filósofo con la repercusión mediática de éste (enlace), defender ese autobús diciendo que no ve ninguna incitación al odio y poniéndolo en igualdad con la otra campaña (a la que al parecer este autobús pretendía contestar) que intentaba sensibilizar sobre la transexualidad?
¿Qué tipo de objetivo pretenden?  ¿No saben que eso sólo va a generar más incomprensión sobre esas personas, que en vez de ser normalizadas e integradas en sus comunidades van a ver incrementado el riesgo de ser estigmatizadas y agredidas? ¿Cómo no pueden ver la diferencia entre la primera campaña (que sólo defiende unos derechos reconociendo determinadas situaciones personales) y la segunda (que se limita a negar esos derechos y deslegitimar esas situaciones)?
Es algo que comienza a ser demasiado recurrente. Cualquier reivindicación, por legítima que sea, que intente luchar por los derechos de algun sector de población, es contestada y atacada por otros sectores que consideran, habitualmente por razones meramente ideológicas, que no deben adquirirlos.
Sucede con los inmigrantes, sucede con las reivindicaciones feministas, sucede con la renta básica...
Resumo: percibo que la verdadera herencia que nos va a dejar esta crisis y los últimos gobiernos conservadores que hemos sufrido es un incremento de la intolerancia y del odio a lo que consideramos diferente.
Y eso, unido a nuestra incapacidad para abordar la violencia, es un cóctel muy peligroso…

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista