Revista Libros

El oráculo de los peces - Ángeles García

Publicado el 12 junio 2012 por Esperanza Redondo Morales @esperedondo
El oráculo de los peces - Ángeles GarcíaPublicación: Madrid: Martínez Roca, 2012
Edición: 1ª ed.
Descripción física: 192 p.; 22 cm.
ISBN: 978-84-270-2951-4
CDU: 821.134.2-31"19"
Signatura: N GAR ora
Precio: 15,95 euros en la Casa del Libro


NUNCA ES TARDE...
De nuevo he tenido ocasión de leer un libro gracias a un sorteo organizado en un blog, esta vez el de Carmina. Si resultabas agraciado con uno de los diez ejemplares, como es habitual tenías que participar después en la lectura conjunta, así que aquí estoy con mi reseña.
En realidad no tenía muy claro si iba a poder participar en la lectura, porque el libro se hizo bastante de rogar y tuvo un viaje de lo más accidentado; primero Carmina me pidió mis datos porque le dije que justo cuando acababa el plazo de presentarse al sorteo yo estaba de viaje y no iba a poder reclamar el ejemplar en las 48 horas siguientes, en caso de que me tocara (como así fue). Y después, entre que los mensajeros se presentaban en casa sin avisar y no me encontraban, y que al llamarles yo para avisarles de cuándo iba a estar no aparecían, veía que al final llegaba la fecha en la que me tocaba publicar y no me había dado tiempo ni a empezar a leerlo. Menos mal que finalmente no fue así, porque además lo terminé de leer el mismo día que lo empecé.
Argumento y personajes
La protagonista de la historia es Alexis, una mujer de treinta y siete años que se dedica al mundo de la moda. Ha alcanzado un éxito absoluto en su trabajo, y todo ello gracias a haberse dedicado en exclusiva a vivir por y para él; en contraposición, su vida personal y sentimental deja bastante que desear... Cuanto mejor le ha ido yendo en el trabajo, peor han sido sus relaciones. Y aunque está contenta con su posición, en el fondo tiene envidia de sus amigas de toda la vida, todas casadas y con una vida de lo más familiar.
Un día, Alexis debe acudir a la presentación de una nueva colección de ropa; y cuando se está preparando para acudir al lugar de la cita con su jefa, ésta la llama y le dice que ha perdido su avión y le es imposible llegar a tiempo, así que Alexis deberá hacer la presentación ella sola. Al principio ella se pone muy nerviosa y piensa que no será capaz de hacerlo, pero como siempre la perspectiva de subir un escalón más en su nivel laboral se le antoja como algo que en una situación así no puede rechazar, así que decide liarse la manta a la cabeza e intentar hacerlo lo mejor posible.
Sin embargo no llegará a la presentación, porque de camino a ella, en la limusina que la llevará hasta allí, se toma una bebida para calmar sus nervios y refrescarse un poco, y cuando quiere darse cuenta se empieza a marear; cuando se despierta no recuerda nada de lo que ha pasado, y se encuentra sola y sin sus pertenencias en una cabaña en mitad de ninguna parte. Lo primero que piensa es que ha sido secuestrada, pero enseguida se da cuenta de que la cabaña no está cerrada y de que puede salir de ella cuando quiera. Allí conocerá a Jonás, un ermitaño que vive en esos parajes y que parece que dedica su vida únicamente a ocuparse de los peces de colores que hay en un estanque.
Pero no son unos peces normales, sino unos que responden a las preguntas que se les hacen. Escuchan las historias de quienes buscan su consejo, y ellos, que son sabios, se comunican moviendo los guijarros del fondo y creando con ellos formas que el destinatario del consejo deberá descifrar. Pero son especialistas en historias de amor, así que Alexis finalmente se convencerá y decidirá desahogarse y contarles uno por uno todos sus fracasos amorosos, seis en total.
Mis impresiones
La editorial encuadra este libro dentro del género de autoayuda; pero eso lo descubrí cuando ya me había apuntado a la lectura conjunta. Quizá si lo hubiera leído antes, no me habría molestado en apuntarme porque todo lo que lleve la coletilla "autoayuda" directamente me tira para atrás. En este caso creo que la editorial no ha acertado, porque no se trata exactamente de un libro de autoayuda propiamente dicho aunque en algunos pasajes tenga ese tufillo tan característico de este tipo de libros. Pero creo que lo mejor es tomarse la lectura como un rato de entretenimiento sin más; al menos eso es lo que yo he intentado hacer, y no me ha resultado del todo mal. Porque si llego a tomármelo como un libro más de autoayuda, me habría cortado las venas directamente; hace tiempo alguien me sugirió que leyera un libro de Jorge Bucay y acabé un poco asqueada de las (a mi juicio) tonterías y perogrulladas que decía este señor...
Por otras reseñas que he leído por ahí, parece que no todo el mundo tiene tan claro que el libro esté bien clasificado en este género; yo lo calificaría más bien de novela amorosa, aunque también es cierto que casi me dio un aire cuando leí que el subtítulo era la novela que te ayudará a encontrar el amor. Después de tanto trajín para que por fin me llegara el libro, pensé que al menos merecía la pena darle una oportunidad, pero la verdad es que si no llega a ser porque me había comprometido con la lectura conjunta, quizá lo habría dejado pasar... Y ahora no es que me haya arrepentido de haberlo leído ni mucho menos, porque soy de las personas que piensan que de todos los libros se puede sacar algo bueno. Aunque está claro que de unos libros más que de otros.
En este caso, la historia se lee muy bien y está escrita de una forma que se hace bastante amena, aunque por encima de todo destacaría que no he sido capaz de ningún momento de empatizar con la protagonista, como ya me pasó hace no mucho con la protagonista de Loca Novelife. Siempre he tenido claro que cada uno es muy libre de hacer con su vida lo que le parezca más oportuno, pero también es cierto que no soy capaz de entender a esas personas que sólo viven para su trabajo; incluso si te dedicas a trabajar en lo que más te gusta en el mundo, supongo que en la vida hay otras cosas además de eso.
Por un lado, Alexis es feliz por haber conseguido llegar, laboralmente hablando, tan alto; pero por otra parte envidia en el fondo a sus amigas, que están casadas o son madres y tienen una familia convencional. Lo que no he entendido demasiado bien es por qué narices esta chica se empeña en estar con un hombre a toda costa; vale que hay gente que no sirve para estar sola, porque eso nos ha pasado a todos en algún momento de nuestra vida, o incluso a algunas personas les pasa continuamente. Pero es que no consigo comprender que, pudiendo vivir como una reina gracias a su trabajo, Alexis se empeñe en aguantar carros y carretas con tal de tener a un hombre a su lado.
Al ir conociendo sus historias amorosas, habrá momentos en los que incluso sintamos pena por ella, aunque este ejercicio de contarle su vida a los peces sabios le vendrá bien como terapia porque al ir descifrando las figuras que se forman con las piedras, hará memoria y se dará cuenta de qué es lo que ha fallado en cada una de sus relaciones. Esa es otra, que se empeña en poner a sus ex de vuelta y media cuando a lo mejor no toda la culpa es de ellos sino en parte también de ella... Se supone que estas cosas son de dos. Pero claro, Alexis se empeña en comparar a todos sus novios con Ángel, su primer amor, y salen todos perdiendo porque a Ángel lo sigue teniendo idealizado después de veinte años... Aunque iremos viendo que el personaje sufre una ligera evolución y se va dando cuenta precisamente de que en los asuntos del corazón las cosas y las culpas suelen ser cosa de dos... Yo estaba casi convencida de que la autora iba a aprovechar las historias de Alexis para poner a los hombres de hoja de perejil, pero no ha sido así; de hecho uno de los capítulos se titula Los hombres no cambian (y las mujeres tampoco).
Lo que sí me parece bastante original en esta historia, o al menos yo no había leído nada parecido, es lo de incluir a los peces; hay gente que se desahoga hablando con sus amigos, otros van al psiquiatra o al psicólogo, otros se lo cargan todo a las espaldas... Y Alexis habla con los peces, que la irán ayudando mediante esas figuras que forman con las piedras del fondo del estanque, a analizar qué ha sido lo que ha fallado en cada una de las relaciones que no ha llegado a buen puerto. Me cayeron simpáticos los peces, vaya. Y además a lo largo del libro tendremos ocasión de ver ilustraciones con las figuras que van formando.
Las historias de amor de Alexis las podremos distinguir perfectamente del resto de la historia porque están siempre escritas en cursiva. Con ellas iremos conociendo a cada uno de sus amores, y la verdad es que con alguna situación no he tenido más remedio que reírme porque la pobre hay cosas que se las busca ella misma, pero otras le vienen casi sin que se dé cuenta y yo es que me partía de risa imaginándome la situación concreta. Así conoceremos a Miguel, que resultó no ser como parecía; a Anthony, un hombre mayor con miedo al compromiso; Juanjo, un profesor de pilates de lo más fogoso... Al final de cada capítulo amoroso será donde encontremos el dibujo que los peces forman con las piedras del estanque; y a partir de ahí Alexis tendrá que devanarse los sesos (la mayoría de las veces con la ayuda de Jonás) para intentar averiguar qué es lo que los peces quieren decir.
Conclusión
Por supuesto, en primer lugar quisiera agradecerle a Carmina que me haya dado la oportunidad de leer este libro, aunque cuando se organizan cosas así siempre se cuenta con que no a todo el mundo le va a gustar un libro por igual. En mi caso no es que me haya disgustado, ni mucho menos, porque la historia es entretenida, se lee rápido y además seguro que en algún momento (o incluso en más de uno) nos identificaremos perfectamente con las situaciones y los personajes que irán apareciendo en la novela. No me ha terminado de convencer demasiado el final (del que por cierto viene el título de la opinión), pero bueno... Lo que tengo claro es que no pasará a la historia como una de mis mejores lecturas, ni desde luego estoy de acuerdo con la frase que aparece en la contraportada y que dice algo así como una novela que te cambiará para siempre. Demasiado pretencioso me parece eso, la verdad.
¿La recomiendo? Pues con reservas; desde luego si te gusta el género de la autoayuda (aunque ya he dicho que no todo el mundo se pone de acuerdo en que ése sea el género correcto para este libro), seguro que disfrutarás leyéndola; y si como yo eres de los que oyen la palabra de marras y salen huyendo en dirección contraria, tienes dos opciones: o no leerla o, como decía antes, tomártela simplemente como una historia más con la que pasar el rato. Yo le daría una oportunidad; pero claro, eso lo digo después de haberla leído, porque posiblemente no me habría animado con ella por propia iniciativa, ni creo que la hubiera leído de no ser por la forma en la que ha llegado a mis manos...

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Dossiers Paperblog

Revista