Revista Opinión

El político y el católico John F. Kennedy

Por Beatriz
El político y el católico John F. Kennedy

autor: blog Agua Viva

El 13 de julio de 1960 Kennedy consiguió ser elegido candidato presidencial del Partido Demócrata siendo el segundo católico que lo lograba, el primero fue Al Smith en 1928. En los debates solían atacarlo por su catolicismo. Existía preocupación en gran parte de la población de los Estados Unidos no sólo por ser mayoría protestante sino también porque nunca habían tenido un Presidente católico. Kennedy salió a aclarar las dudas y sus palabras quedaron grabadas para la posteridad:

"Al contrario de lo que los periódicos señalan, yo no soy el candidato católico a Presidente. Soy el candidato del Partido Demócrata a Presidente, que resulta que también es católico. No hablo por mi Iglesia en temas públicos - y la Iglesia no habla por mí. [...] Pero si alguna vez llegara el tiempo -y yo no creo que tal conflicto sea remotamente posible- cuando el cargo requiera o que viole mi conciencia o que viole el interés nacional, entonces renunciaré al cargo; y espero que cualquier servidor público cuerdo haga lo mismo". Discurso ante la Asociación Ministerial de Houston, 12 de septiembre de 1960.

Muchas palabras suyas se han convertido en frases universales, sus discursos son memorables, y quiéranlo o no refleja su formación evangélica que se traduce en un gran respeto por la persona humana, por sus derechos, y por su libertad individual.

En su discurso sobre los derechos civiles de la comunidad negra dijo: "los derechos de todos los hombres se ven disminuidos cuando los derechos de un hombre están en peligro" nos parece recordar el concepto de solidaridad de la doctrina de la comunión de los santos que no es otra cosa que la solidaridad espiritual de los creyentes de este mundo, las almas del purgatorio, y los santos del cielo, que comparten comunitariamente tanto los beneficios espirituales como los sufrimientos ("si padece un miembro, todos los miembros padecen con él" 1 Cor. 12)

Cuando menciona: "En resumen, cada Americano debería tener el derecho a ser tratado como él desea ser tratado, como desearía que sus hijos sean tratados" trae a la mente las palabras de Cristo: "Haz a los demás lo que quieres que ellos te hagan a ti" [o trata a los demás como tú quieres ser tratado.] (Mt. 7, 12)

La igualdad de las personas se encuentra en la epístola a los Gálatas: "Ya no hay judío ni griego, ni esclavo ni libre, ni hombre ni mujer, pues todos vosotros sois uno en Cristo Jesús" (Gál 3,28).

Si una mano oscura no hubiera truncado su carrera política, nos preguntamos ¿qué grandes cosas habría hecho?

En 1962, el estudiante de raza negra James Meredith trató de matricularse en la Universidad de Misisipi, pero violentas manifestaciones de estudiantes blancos se lo impidieron, con la tolerancia del gobernador del estado. Kennedy respondió enviando a 400 agentes federales y a 3.000 soldados para asegurar que Meredith pudiera matricularse. El 11 de junio del mismo año, el Presidente Kennedy intervino cuando el Gobernador de Alabama, George Wallace, bloqueó la puerta de la Universidad de Alabama para impedir matricularse a dos estudiantes afro-estadounidenses, Vivian Malone y James Hood. George Wallace sólo cedió y se apartó cuando fue requerido por los alguaciles federales, el Fiscal General Nicholas Katzenbach y la Guardia Nacional de Alabama. Esa tarde Kennedy dio su famoso discurso sobre los derechos civiles por radio y televisión. En el discurso instó a los congresistas para que legislaran seriamente sobre el tema y que de ese modo se alcanzaran las metas propuestas por Lincoln hacía más de 100 años. Esta propuesta se convertiría en la Ley de Derechos Civiles de 1964.

Echen un vistazo al discurso en favor de los derechos civiles de la comunidad negra:

"Buenas noches, mis conciudadanos:
Esta tarde, tras una serie de amenazas y declaraciones desafiantes, fue necesaria la presencia de la Guardia Nacional de Alabama en la Universidad de Alabama para llevar a cabo la orden definitiva e inequívoca de la Corte de Distrito del Distrito Norte de Alabama. Esa orden pidió la admisión de dos jóvenes residentes de Alabama claramente calificados que han nacido negros. Que hayan sido admitidos pacíficamente en el campus se debe en buena medida a la conducta de los estudiantes de la Universidad de Alabama, quienes se encontraron con sus responsabilidades de una manera constructiva.
Espero que todos los estadounidenses, independientemente del lugar donde viven, se detendrán y examinarán su conciencia sobre este y otros incidentes relacionados. Esta nación fue fundada por los hombres de muchas naciones y orígenes. Fue fundada bajo el principio que todos los hombres son creados iguales, y que los derechos de todos los hombres se ven disminuidos cuando los derechos de un hombre están en peligro.
Hoy estamos comprometidos en una lucha en todo el mundo para promover y proteger los derechos de todos los que desean ser libres. Y cuando los Americanos son enviados a Vietnam o a Berlín Oeste, no solicitamos sólo hombres blancos. Debería ser posible, por lo tanto, para los estudiantes estadounidenses de cualquier color asistir a cualquier institución pública que seleccionen sin tener que estar respaldados por las tropas; debería ser posible para los consumidores estadounidenses de cualquier color recibir el mismo servicio en lugares públicos, como hoteles y restaurantes, teatros y tiendas, sin ser obligados a recurrir a las manifestaciones en la calle; y debería ser posible para los ciudadanos estadounidenses de cualquier color registrarse y votar en una elección libre, sin interferencias o temor a represalias. Debería ser posible, en definitiva, para todos los estadounidenses disfrutar de los privilegios de ser estadounidense sin importar su raza o su color. En resumen, cada Americano debería tener el derecho a ser tratado como él desea ser tratado, como desearía que sus hijos sean tratados. Pero este no es el caso.
El bebé negro nacido en América, independientemente de la sección del Estado en el que nace, tiene aproximadamente la mitad de posibilidades de completar la escuela secundaria que un niño blanco nacido en el mismo lugar y el mismo día, un tercio de posibilidades de terminar la universidad, un tercio de posibilidades de convertirse en un profesional, el doble de posibilidades de convertirse en un desempleado, alrededor de siete veces menos posibilidades de ganar $ 10.000 al año, una esperanza de vida que es de 7 años más corta, y las perspectivas de ganar sólo la mitad como mucho.
Esto no es un tema transversal. Dificultades sobre segregación y discriminación existen en todas las ciudades, en todos los Estados de la Unión, produciendo en muchas ciudades una creciente ola de descontento que amenaza la seguridad pública. Tampoco se trata de un asunto partidista. En un momento de crisis interna los hombres de buena voluntad y la generosidad debe ser capaz de unir sin importar el partido o la política. Esto no es solo una cuestión jurídica o legislativa. Es mejor resolver estos asuntos en los tribunales que en las calles, y las nuevas leyes son necesarias en todos los niveles, pero la ley por sí sola no puede hacer a los hombres ver correctamente. Nos enfrentamos principalmente con una cuestión moral. Es tan antigua como las Escrituras y es tan clara como la Constitución Americana.
El corazón de la cuestión es si a todos los Americanos se les otorga igualdad de derechos e igualdad de oportunidades, si vamos a tratar a nuestros conciudadanos como queremos ser tratados. Si un americano, porque su piel es oscura, no puede almorzar en un restaurante abierto al público, si no puede enviar a sus hijos a la mejor de las escuelas públicas, si no puede votar por los funcionarios públicos que lo representan, si, en resúmen, no puede disfrutar de la vida plena y libre que todos queremos, entonces ¿quién de nosotros estaría contento de cambiar por el color de su piel y estar en su lugar? ¿Quién de nosotros se contentaría con los consejos de paciencia y demora?
Cien años de retraso han pasado desde que el presidente Lincoln liberó a los esclavos, sin embargo, sus herederos, sus nietos, no son totalmente libres. Todavía no están liberados de las ataduras de la injusticia. Todavía no están liberados de la opresión social y económica. Y esta nación, con todas sus esperanzas y toda su cuenta, no será totalmente libre hasta que todos sus ciudadanos sean libres.
Predicamos la libertad en todo el mundo, y lo decimos en serio, y apreciamos nuestra libertad aquí en casa, pero vamos a decir al mundo, y mucho más importante el uno al otro, que esta es la tierra de la libertad a excepción de los negros ; que no tenemos ciudadanos de segunda clase, excepto los negros; que no tenemos sistemas de clases o castas, no hay guetos, ni raza superior, excepto en lo que respecta a los negros?
Ahora ha llegado el momento que esta nación cumpla su promesa. Los acontecimientos en Birmingham y en otros lugares han aumentado tanto los gritos de igualdad que ninguna ciudad o Estado u órgano legislativo prudente puede optar por ignorar. El fuego de la frustración y la discordia están quemando en todas las ciudades del Norte y del Sur, donde no tienen a la mano los remedios legales. En las calles se solicita reparación, en manifestaciones, desfiles, y protestas que crean tensiones y amenazan con la violencia y amenazan la vida.
Nos enfrentamos, por lo tanto, a una crisis moral como país y como pueblo. No puede ser alcanzado por la acción de la represión policial. No se puede dejar las manifestaciones aumentando en las calles. No puede ser tranquilizado con movimientos de fichas o conversaciones. Es tiempo de actuar del Congreso, del Estado y del cuerpo legislativo local y, sobre todo, en todas nuestras vidas cotidianas. No es suficiente echar la culpa a los demás, decir que este es un problema de una parte del país, o lamentar los hechos que enfrentamos. Un gran cambio está a la mano, y nuestra tarea, nuestra obligación es hacer esta revolución, este cambio, pacífico y constructivo para todos. Aquellos que no hacen nada están invitando a la vergüenza, así como a la violencia. Los que actúan valientemente están reconociendo el derecho, así como la realidad. (...)" Pueden leer el discurso completo aquí.


En el Discurso de Toma de Posesión mencionó:


"A los pueblos de las chozas y aldeas de la mitad del globo que luchan por romper las cadenas de la miseria de sus masas, les prometemos nuestros mejores esfuerzos para ayudarlos a ayudarse a sí mismos, por el periodo que sea preciso, no porque quizás lo hagan los comunistas, no porque busquemos sus votos, sino porque es justo. Si una sociedad libre no puede ayudar a los muchos que son pobres, no podrá salvar a los pocos que son ricos.
A nuestras hermanas repúblicas allende nuestra frontera meridional les ofrecemos una promesa especial: convertir nuestras buenas palabras en buenos hechos mediante una nueva Alianza Para el Progreso; ayudar a los hombres libres y los gobiernos libres a despojarse de las cadenas de la pobreza. Pero esta pacífica revolución de esperanza no puede convertirse en la presa de las potencias hostiles. Sepan todos nuestros vecinos que nos sumaremos a ellos para oponernos a la agresión y la subversión en cualquier parte de las Américas. Y sepa cualquier otra potencia que este hemisferio se propone seguir siendo el amo de su propia casa"


John F. Kennedy demuestra el potencial de un político católico con una conciencia impregnada del evangelio. La justicia social, la pobreza, la tolerancia, no se quedan en meras palabras. Hoy lamentablemente no abundan los políticos católicos, los hay católicos de nombre, no con corazón [conciencia] católico como Kennedy.

Un político católico verdaderamente impregnado del evangelio no sería un Presidente justo, sino el más justo y tolerante de todos. ¿Será eso lo que nos quiere decir "la creación desea vivamente la revelación de los hijos de Dios" (Rom 8, 19-22)?


También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Revistas