Revista Viajes

El Twitt equivocado

Por Hoteles20
140 caracteres pueden alegrarte el día o arruinarte la vida para siempre (Auto-cita)
Aquella mañana, como siempre, Manuel Torrado tomó su Iphone y accedió a su cuenta de Twitter. El primer twitt que encontró fue uno de su mujer, enviado a las 7 de la mañana, que decía:
@matorrado Antes de volver arráncale los brazos y la cabeza y déjalos dentro de una bolsa en el maletero del coche.
Inmediatamente Manuel le envió un mensaje directo - un DM para los más versados. -
¡Estás completamente loca!. ¡Borra ese tuit ahora mismo!
Manuel tomó nota y procedió tal y como le había indicado su esposa vía Twitter, preparó a los niños y se marchó, como cada mañana, a trabajar. Era un poco estresante lo de los niños, pero a Mnuel le gustaba esa "tarea" de despertarlos, preparar su desayuno y dejarlos en el colegio cada mañana. Lo que más le gustaba era hablar con ellos recién despiertos. Los niños le contaban sus cosas, sus penas, preocupaciones y alegrías. Que si el niño estaba contento porque había hecho muy bien - según su apreciación - los deberes o que la niña estaba desconsolada, porque la perra le había destrozado su muñeca preferida. "No te preocupes, hija, compraremos otra..." En fin, todo normal, en una familia normal.
Lo que no era habitual era que ambos miembros de un matrimonio fueran ávidos usuarios de las Redes Sociales, llegando, incluso, a comunicarse vía Twitter aún estando ambos dentro de la casa. Caso perdido... Por eso a Manuel Torrado no le sorprendió el twitt de su mujer instándole a que "le arrancara los brazos y los cabeza, los introdujera en una bolsa y los metiera en el maletero del coche". Esto - no vamos a negarlo - tampoco era muy normal. 
La verdad es que, como la mayoría, no eran capaces de comprender al cien por cien hasta dónde puede llegar el eco de las Redes Sociales y, claro, un twitt como ese podría resultar un tanto comprometedor. lo que pasa es que ambos vivían en el desconocimiento y en su fuero interno actuaban como si sus públicas conversaciones fueran privadas.
Manuel dejó a los niños en el colegio y volvió a casa para proceder tal y como su esposa le había indicado. Tuvo que hacer un gran esfuerzo para lograrlo. Sobre todo un esfuerzo sicológico, ya que, a pesar de los motivos, no le parecía que hubieran obrado de forma correcta. En cualquier caso, al final, lo hizo. le arrancó los brazos y la cabeza y los metió en una bolsa. De ahí, al maletero del coche.
Manuel llegó a la calle donde se ubicaba su despacho, aparcó el coche, inspeccionó el maletero una vez más y entró en el portal. Al cabo de dos horas la policía irrumpió en su oficina y, como una exhalación, se apresuraron a detener el paso a Manuel justo cuando se disponía a ir al servicio.
-¿Es usted Manuel Torrado? - le preguntó uno de los policías, casi increpándole.
- Así es, ¿en qué puedo ayudarle?.
- ¿Conoce a Andrea Fuentes? - preguntó el policía de una forma algo más profersional.
- No... - respondió Manuel dubitativo - ...¡Aahh!, si, se trata de la joven desaparecida hace una semana. Si, sale en todos los telediarios- concluyó Manuel.
- Tenemos serias sospechas de que usted está relacionado con su desaparición - dijo, por fin, el otro agente.
- ¡¡¡Cóoommoooo!!!. Debe haber un error - respondió Manuel.
- Quisiéramos inspeccionar su vehículo, señor Torrado.
- Por supuesto, si tienen  una orden. Está aparcado en la puerta. Les acompaño - respondió con gran decisión.
Cuando bajaron a la calle, Manuel dio un respingo al descubrir que su coche no estaba donde lo había dejado. Estaba lívido. Y lívido estuvo durante las siguientes tres horas.
Sofía Ledesma, la esposa de Manuel Torrado fue literalmente asaltada por la policía en una calle céntrica, mientras caminaba apresuradamente hacia el casco viejo de la ciudad. Los motivos, los mismos que para la retención - que no detención - de Manuel Torrado. De todas formas, la policía no tenía nada. Un Twitt no era una prueba válida. Sin el coche la policía no tenía nada de nada y, por supuesto, Manuel era consciente de ello.
El encuentro del matrimonio en las dependencias de la policía fue todo un compendio de miradas, intentos de complicidad de ela, distanciamiento de él; no me mires; no pasa nada; estás loca; tranquilo, tranquilo,...
- Sin el coche no hacemos nada. ¡Ya es casualidad, cagüen...! - gritó el que parecía de mayor graduación.
- En un par de horas hay que soltarlos. Mucho Twitter, mucho Twitter, pero, al final, no sirve nada más que para perder el tiempo. 
Apenas unos minutos después, otro agente contactó con el superior para comunicarle que había aparecido el coche.
- ¡Abran el maletero y no toquen nada hasta que llegue el juez! - ordenó el superior.
- ¡Señor, ya hemos abierto y ... no...no hay nada extraño. Tan sólo una bolsa con una muñeca descuartizada. Una Nancy, creo - titubeó el agente.
El jefe de la policía no podía creérselo. ¿Cómo podían haber metido la pata de esa forma?. ¡Qué vergüenza!...
Fue en el momento en el que la policía les comunicó que estaban libres y sin cargos, cuando Sofía les explicó lo sucedido.
Esta mañana nuestra perra se ha comido las piernas de la muñeca preferida de mi hija, una Nancy, ¡je!. El caso es que ella no quería otra nueva, sino que sus padres le arreglaran la original. Así que hemos comprado una nueva, le hemos separado piernas, brazos y cabeza, hemos sustituido las piernas rotas por las nuevas y mi marido ha metido el resto en una bolsa y la bolsa en el maletero del coche, para que la niña no se enterara de la operación. Si ustedes nos hubieran dicho desde el principio que la pista era el Twitt que escribí esta mañana, podríamos habernos evitado todo este malentendido.
La policía, sin dar crédito a lo que les estaba pasando, les pidió disculpas y les dejó marchar.
-¡¡ Esto de las Redes Sociales y el Twitter y la madre que lo parió va a volvernos locos a todos!! - voceó el superior una vez que el matrimonio se había ido.
EPÍLOGO
Manuel Torrado veía a  su hija dormir plácidamente abrazada a su muñeca recién restaurada. No hay nada mejor para un padre que ver feliz a su hija.
- Cariño, - dijo Manuel mirando dulcemente a su mujer - ¿Cómo lo has hecho?
- ¡Ja!. Al decirme que borrara el twitt, he reaccionado y, sin pensarlo, he comprado la muñeca, he ido haca tu despacho, me he llevado el coche con mis llaves, he dejado la muñeca rota dentro de la bolsa, excepto las piernas, y he abandonado el coche por ahí.
- Y... ¿los restos de Andrea Fuentes?...
En ese momento fue cuando Sofía dibujó esa sonrisa entre dulce y cínica que enamoró a Manuel desde el primer día.
.....................

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

  • El dolor

    Quizá peque de falta de pudor, de frívolo, de exhibicionista y de irresponsable, pero necesito estar un rato con vosotros, y no puedo seguir con vosotros sin... Leer el resto

    Por  Sergiodelmolino
    TALENTOS, POR CLASIFICAR
  • El Álamo

    Álamo

    El Álamo también era un título muy apropiado para las matinales. No he vuelto a verla desde hace décadas. Puede que el remake que hicieron en 2004 se ajustara... Leer el resto

    Por  José Angel Barrueco
    CINE
  • El mar

    El mar. La mar.El mar. ¡Sólo la mar!¿Por qué me trajiste, padre,a la ciudad?¿Por qué me desenterrastedel mar?En sueños la marejadame tira del corazón;se lo... Leer el resto

    Por  Alxx
    DEPORTES
  • El Infierno

    Infierno

    México está podrido y no tiene remedio. Este es el discurso que prevalece, desde su titubeante inicio hasta su extendido final alargado, en El Infierno... Leer el resto

    Por  Diezmartinez
    CINE
  • El pico

    Siguiendo con el género del cine quinqui, voy ha hablaros de una de sus pelis mas representativas, "El pico" de Eloy de la Iglesia, y protagonizada por Jose Lui... Leer el resto

    Por  Lilimonster
    CINE, CULTURA Y OCIO
  • El infierno

    infierno

    Esta noche vi la película ‘El Infierno’, una producción mexicana que rescata al actor principal de otra cinta destacable que trataba el asunto de la corrupción... Leer el resto

    Por  Gmobuelna
    AMÉRICA LATINA, SOCIEDAD
  • El Plan

    Plan

    Alguien reservó una lujosa habitación en el Mayflower Renaissance Washington Hotel, situado en el 1127 de la céntrica Connecticut Avenue. Leer el resto

    Por  Illegalreturn
    LITERATURA, TALENTOS

Revistas