Revista Gente

Eminem: ¿condenado al desamor?

Publicado el 11 junio 2012 por José Luis Cano Gil - Psicoterapeuta
Eminem: ¿condenado al desamor?Si hay un hecho que revela con nitidez la catástrofe masiva de los vínculos infantiles, son las relaciones "amorosas" de la gente. Las consultas psicológicas y psiquiátricas son, por supuesto, los observatorios de los casos más extremos, etc. Pero, además de esto, millones de parejas son réplicas casi exactas de sus respectivos infiernos del pasado; la evidencia más abundante del universal maltrato a los niños. Infinidad de artistas (músicos, escritores, dramaturgos, poetas, directores de cine...) se lamentan, desde luego, de sus relaciones sentimentales, pero casi nunca atan cabos, ni descubren a los culpables básicos,  ni concluyen absolutamente nada. El mensaje que queda es que el amor "es así", una máquina inexorable de tormentos, y no hay más que hacer. Entre estos artistas se halla el desdichado Eminem, de cuya vida Dan nos recomendó aquí un documental, que me gustó tanto que lo reprocesé y lo he subido para vosotros aquí. Me parece un iluminador tratado "milleriano" de  psicología... para los que quieran ver, naturalmente.

Es imposible escapar de la infancia, porque la llevamos dentro. Así, tal como  tratamos y fuimos tratados por las personas que nos criaron, de igual modo trataremos y nos dejaremos tratar por nuestras parejas. Repetiremos casi milimétricamente nuestras actitudez, hábitos y sucesos infantiles. Y así como por el humo  sabemos dónde está el fuego, en nuestras relaciones revivimos, regresamos una y otra vez al "lugar del crimen" primordial. Un crimen hecho de frialdad, abandono, desconfianza, dominio, abuso, miedos, culpa, violencia... Todas las huellas de la ignominia están ahí, listas para desenmascarar y condenar a los culpables. Aunque nadie mira, claro.

Por eso el principal síntoma neurótico de la Humanidad son sus modos de emparejarse. Una inmensa cantidad de relaciones de pareja (mal llamadas "amorosas") son, en efecto, terriblemente superficiales, contradictorias, inestables, fragilísimas, violentas... O simplemente paralizadas o paralizantes, o meramente muertas. Ninguno de los huérfanos maltratados que las integran pueden eludir el miedo, el agobio, el egocentrismo y la castración que los atormenta desde siempre, ni logran llenar por eso un corazón básicamente helado y/o lleno de grietas por donde escapa al momento cualquier átomo de amor. En estas condiciones, los vínculos se hacen, se deshacen, se superponen (infidelidades), se suceden y/o se mueren en cuestión de horas, días o meses. Nacen y desaparecen caprichosamente al albur de los espejismos sexuales y "románticos", y las tormentas de fuego que resultan sólo agravan y perpetúan las heridas primordiales. A menudo el nacimiento de los hijos no son sino desastres añadidos... Para quien quiera entender, por supuesto.

Es absolutamente trágica la magnitud de tanto sufrimiento inútil y perpetuo en tantos millones de personas. Y más si consideramos que con muchísimo menos dolor, en relativamente poco tiempo y con muchísimo menos dinero del que cuesta su locura a tanta gente, innumerables personas podrían ser, con ayuda de terapias mínimamente sensatas, mucho menos desgraciadas... Pero la vida es un casino, y los croupiers gritan sin cesar a los condenados: "¡Hagan juego, señores!" De modo que, paradójicamente, el propio miedo al dolor (a la verdad) nos conduce faltalmente a los mayores estragos. Ésta es la famosa limitación de nuestros psicodinamismos de defensa: sólo funcionan a muy cortísimo plazo. Luego, nuestro propio antídoto nos envenena.

Una canción de Eminem, "Space Bound", que también Dan nos recomendó, constituye una evidencia más de todo esto. Por su gran interés, y también en homenaje a este pobre huérfano millonario, os copio parte de la letra. Si véis el documental antes citado, aún la comprenderéis mejor.

Space Bound

Nos tocamos y siento como un subidón,
Nos agarramos fuertemente, no mucho, pero lo suficiente como para preguntarme que es lo que nos aguarda.
Es deseo, es tortura. Debes de ser una hechicera porque has hecho lo imposible,
Gánate mi confianza y no juegues conmigo porque correrás peligro si me jodes,
Porque si yo me quemo, entonces te mostraré lo que es el dolor,
Porque a mí ya me han tratado como una mierda antes que a ti,
Y es que el amor está maldito,
Te enseñaré cómo se escribe al revés…
Nadie conoce lo frío que estoy,
Lo que es caminar por esta calle totalmente solo,
La culpa no es de nadie sino mía,
Es el camino que he elegido seguir,
Ser frío como la nieve sin mostrar emociones de ninguna manera,
No me preguntes por qué no me enamoro de ninguna de estas jodidas putas chupasangres,
Pero ¿qué cojones me pasa con esto?
Yo lo he intentado en este apartamento, pero no he tenido suerte con este tema,
Es una mierda, pero es justamente como yo pensaba que esto sería,
Es como si estuviera intentando volver a empezar continuamente,
Tengo un agujero en el corazón, soy como una especie de montaña rusa emocional,
Algo me dice que no voy a poder seguir hasta que juegues con mis emociones y las hagas subir,
Es como una explosión cada vez que te tengo,
Y no bromeaba cuando te dije que me robas la respiración,
Eres una supernova, Y yo soy un [cohete]
(...)
Y es que eso es lo que decimos hasta que encontramos a la persona que creemos que será la definitiva,
Y una vez que la tenemos todo es diferente,
Las quieres cuando ellas no te quieren a ti,
Cambian de sentimientos de un día para otro,
Esto no es ningún concurso y yo no soy la conquista de nadie,
No estaba buscándote pero me topé contigo, debe de haber sido el destino,
Pero es que hay mucho en juego, ¿qué más te hace falta para decidirte?
Vamos a ir al grano,
Pero una puerta se te cierra en la cara,
Así que prométeme que si me hundo, me rompo y dejo mis sentimientos al descubierto,
No estaré cometiendo un error…
(...)
Así que después de un año y seis meses ya no me quieres,
Pero yo te quiero tanto que hasta me duele,
No te maltraté ni una sola vez,Te entregué todo mi corazón,
Juro por dios que bajé la guardia,
Me devané los sesos en tu regazo,
Me tumbé ahí para luego morir en tus brazos,
Hasta mis rodillas han caído y sangrado,
Intento detener tu marcha,
Pero tú ni me escuchas, así que a la mierda,
Intento detener tu respiración,
Poniendo mis manos sobre tu garganta,
Sentándome encima de ti y apretándola,
Hasta llegar a romperte el cuello como si fuese un palito de helado,
No hay ninguna razón posible que se me ocurra para dejarte escapar de esta casa y dejarte vivir,
Las lágrimas corren por mis mejillas,
Luego simplemente dejo que te vayas,
Y antes de ponerme la pistola sobre la sien, te digo esto…
Que yo haría cualquier cosa por ti,
Sólo para demostrarte lo mucho que te adoro,
Pero ya esto se acabó,
Es demasiado tarde para salvar nuestro amor,
Solamente prométeme que pensarás en mí cada vez que mires hacia el cielo y veas una estrella...
(...)  Fuente

Temas relacionados:
- Closer
- La pareja-cárcel (Olga Pujadas)
- ¿Qué le pasó a Amy Whinehouse? (Olga Pujadas)


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista