Revista En Femenino

Entrevistamos a la nutricionista Nadia Solana: “A veces son necesarios hasta 8 intentos para que nuestro bebé acepte un nuevo alimento”

Por Dianacalero @mamassaludables

La Organización Mundial de la Salud recomienda la lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses de edad, sin ser necesario ningún otro tipo de alimento. En caso de optar por alimentar a nuestro bebé con leche de fórmula la situación no varía, debe ofrecerse en exclusiva al bebé y a demanda hasta más o menos esta edad, pudiendo introducir algo de cereales o fruta a partir de los 4-5 meses.

Cuando llega el momento de introducir nuevos alimentos es cuando a las madres, sobre todo las primerizas, nos surgen todas las dudas de vez. Así que para resolver algunas de las más frecuentes, hemos hablado con Nadia Solana, Diplomada en Nutrición Humana y Dietética y Licenciada en Tecnología de los Alimentos. Trabaja como Medical Affairs en la categoría de Nutrición Infantil en Nestlé España, y esto es lo que nos ha contado:

Entrevistamos a la nutricionista Nadia Solana: “A veces son necesarios hasta 8 intentos para que nuestro bebé acepte un nuevo alimento”

Nadia Solana: Ante todo hay que señalar que la OMS recomienda la lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses y debería continuarse durante el mayor tiempo posible. Dado que los bebés crecen a ritmos diferentes, los profesionales de la salud deben aconsejar a los padres el momento apropiado para la introducción de los nuevos alimentos.

La introducción de los nuevos alimentos depende de los hábitos alimentarios de cada país. En España, generalmente son las papillas de cereales el primer alimento que se introduce, seguido de las frutas y verduras, pero, tal como se ha comentado anteriormente, será el profesional de la salud quien indique lo más apropiado en cada caso en función de las características del lactante.

Entrevistamos a la nutricionista Nadia Solana: “A veces son necesarios hasta 8 intentos para que nuestro bebé acepte un nuevo alimento”

A veces puede suceder que el bebé no acepte un nuevo alimento. No hay que preocuparse por ello. Hay estudios que indican que a veces son necesarias hasta 8 veces para que los acepte. Por lo tanto hay que tener paciencia y si el bebé rechaza un alimento en una comida, no insistir y volver a intentarlo en otra ocasión. Finalmente, hay que señalar que conviene introducir un nuevo alimento al día y no varios nuevos alimentos en un mismo día. Así se podrán detectar posibles intolerancias o alergias.

NS: Se debe ir adaptando sin querer correr más de lo necesario y de acuerdo con las indicaciones del profesional de la salud. Así, es aconsejable que hasta los 6 meses las primeras papillas sean sin gluten. Las primeras frutas, como las manzanas, naranjas, plátanos, peras, etc., sin añadir azúcar. Las verduras, como las patatas, zanahorias, judías verdes, tomates, cebolla, etc., mejor cocerlas al vapor. Cocinar siempre con poca o sin sal.

Cuando se introduzcan las carnes, a partir de los 6 meses, se puede empezar por el pollo y pavo magro, y siguiendo con la ternera y el cordero. Empezar con 15-20 g de carne y siempre bien triturada con el puré de verduras. El pescado blanco, como la merluza, lenguado, rape, etc., se puede introducir a partir de los 8 meses, y la yema de huevo cocida a partir de los 10 meses.

NS: A veces puede suceder que sea el contacto frío del metal de la cuchara con su boca el que les produzca rechazo. Se puede probar con cucharadas de plástico, con pequeñas cantidades de alimento y siempre sin forzarlo.

Entrevistamos a la nutricionista Nadia Solana: “A veces son necesarios hasta 8 intentos para que nuestro bebé acepte un nuevo alimento”

NS: Siempre hay que controlar las cantidades de alimento que les damos y seguir las indicaciones del profesional de la salud.

NS: El Baby Led Weaning es el proceso mediante el cual el bebé es quien dirige el proceso de cambio hacia la alimentación variada.
A través de este método, el niño adquiere un rol más activo, favoreciendo que pueda regular las cantidades de alimento que ingiere y desarrolle sensaciones de saciedad.
Además, puede ayudar a fomentar una mayor aceptación de los alimentos normales de la familia con una variedad de texturas y sabores y puede ayudar a favorecer su desarrollo psicomotor.

Se puede empezar, alrededor de los 6 meses, cuando el bebé se sostiene sentado casi sin apoyo y puede tener en la mano un trozo de alimento del tamaño de un dedo y llevárselo a la boca.
No obstante hay que tomar una serie de precauciones para evitar los atragantamientos, por lo que conviene consensuar con el profesional de la salud el llevar a cabo este tipo de alimentación.

Entrevistamos a la nutricionista Nadia Solana: “A veces son necesarios hasta 8 intentos para que nuestro bebé acepte un nuevo alimento”

NS: Para evitar al máximo los posibles atragantamientos, no se deben administrar alimentos duros y pequeños, como los frutos secos, las aceitunas, la zanahoria o la manzana crudas. Además, deben estar siempre acompañados de un adulto mientras comen y vigilados en cada momento.
A veces, los bebés pueden tardar más tiempo en desarrollar las habilidades de prensión, por lo que se deberá pedir consejo al profesional de la salud si se opta por este método.

NS: A partir de los 4-6 meses, de acuerdo con las indicaciones del profesional de la salud, ya se pueden empezar a introducir los alimentos sólidos. Al principio las texturas deben ser muy finas para dar paso a texturas más gruesas a partir de los 8-10 meses y utilizando pequeños trocitos a partir de los 12 meses.

NS: Durante el primer año de vida, cuando se inicie la alimentación complementaria, es muy importante que el bebé tome como mínimo ½ litro de leche materna, y si ésa no es posible, 2 vasos o ½ litro de la fórmula infantil que prescriba el profesional de la salud.

En ese período no se recomienda utilizar espinacas, nabos, remolacha, legumbres, huevo entero ni pescado azul, que se introducirán más adelante.

NS: Existen diferentes opiniones sobre este tema, por lo que conviene ser cautos al respecto. Por ello siempre será recomendable seguir en todo momento las pautas que vaya dando el profesional de la salud ya que cada niño es distinto y él es quien conoce mejor sus características para señalar en cada momento lo que más le conviene.

Entrevistamos a la nutricionista Nadia Solana: “A veces son necesarios hasta 8 intentos para que nuestro bebé acepte un nuevo alimento”

NS: Generalmente se afirma que entre los 12 y 18 meses el niño ya puede comer prácticamente los mismos alimentos que sus padres. No hay que olvidar que la leche debe constituir una parte importante de su dieta, por lo que será necesario que el niño tome como mínimo ½ litro de leche materna, y si ésa no es posible, 2 vasos o ½ litro de la fórmula de crecimiento que prescriba el profesional de la salud.


También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :