Revista Viajes

Escocia: calles de edimburgo

Por Javieragra

Pocas ventajas puedo señalar de no tener casa.Seguramente de esa carencia resulte la posibilidad de ir de acá para allá sin otra preocupación que gozar del viaje y de los diferentes lugares a los que va llegando el desposeído viajero.Así me encontraba yo en Edinburgh.Ciertamente ni aún esos días estaba yo desesperado ni temeroso, pues tenía la referencia de un Holster apalabrado con anterioridad a mi viaje.
ESCOCIA: CALLES DE EDIMBURGOEn la arteria de la Milla Real de la vieja ciudad de Edinburgh se eleva esta belleza para la contemplación y la meditación, es la catedral de Saint Giles.
Pero un Holster, es para dormir y descansar. De modo que, las más de las horas, las pasé al aire entre el sol y la lluvia en la belleza de los rincones de esta ciudad de sueños, prosperidad, leyendas, avances…
La Gran Iglesia de Saint Giles es el templo de referencia de Escocia. Nosotros la llamamos catedral, la Iglesia de Escocia no tiene esa nomenclatura. Desde el siglo doce espera siempre a los viajeros con las puertas abiertas y las vidrieras encendidas; muchas horas suena el órgano para deleite de quienes se sientan en el sosiego de su iluminada penumbra.
ESCOCIA: CALLES DE EDIMBURGOLas vidrieras de todas las catedrales son una catequesis bíblica y una lección de historia que entretienen y educan durante largo tiempo.
Continúo con lentitud para disfrutar con cada palpitación del corazón la respiración de la ciudad. Me siento en Elephant House, entre estas mesas nació Harry Potter a través de la pluma y el tiempo. Continúo en la búsqueda de Lady Strair’s Close, bajo las escaleras para llegar hasta el Museo de los Escritores de Escocia; pero las bajaría y volvería a subir por el placer de adentrarme en siglos pasados entre sus silenciosas y bellísimas plazas.
ESCOCIA: CALLES DE EDIMBURGOEntrada al Museo de los Escritores de Escocia.
Al final de la calle, el Castillo plantea al viajero siglos de luchas y de gloria, de pactos y de peleas. Gran Bretaña ha hacho un camino posterior de siglos de paz y cultura; ahora ofrece teatro, música, creación, prosperidad… El Castillo se levanta en una colina de origen volcánico; por las noches las hadas conversan susurros de viento entre las almenas y las ramas de la arboleda, durante el día los viajeros y los habitantes de la ciudad pasean entre la calma y los sorbos lentos del café cálido y familiar y conversan sobre si es mejor visitar sus salas antes de graduarse, si conocen el destino oculto de la piedra del destino o cualquiera de las diferentes anécdotas o leyendas de la sugerente y mágica ciudad.
ESCOCIA: CALLES DE EDIMBURGOExplanada del Castillo, preparada para un acontecimiento musical.
ESCOCIA: CALLES DE EDIMBURGODesde las altas almenas del Castillo de Edimburgo, la ciudad extiende su magia. Desde las escaleras, los habitantes de este mundo sabemos mirar a la tierra y disfrutar sosiego y libertad.
De entre las muchas posibilidades de paseo por esta belleza, me siento un momento en una librería de segunda mano a disfrutar añosos volúmenes en un idioma del que me siento ausente; las letras y el tacto me permiten disfrutar en medio de tanto libro antiguo. Salgo a las calles, elijo un área menos transitada y entro en Greyfriars Cemetery. Bajo los árboles, diferentes personas pasean o leen, mientras busco el mausoleo de Mackenzie; su fantasma ya no asusta con encerrar a los visitantes, ahora espera y conversa, tal vez el tiempo le ha convencido de la necesidad de libertad y de paz.
ESCOCIA: CALLES DE EDIMBURGOMausoleo de Mackenzie en el Cementerio de Greyfriars.
Va cayendo la tarde y yo, que no tengo casa pero sí una habitación en un Holster de Edimburgo, paseo nuevamente por sus calles camino de una habitación relajada donde pasar la noche.
Javier Agra.

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Revista