Revista Religión

Ésta es mi vida. "Autobiografía" de Juan Pablo II

Por Joseantoniobenito

Juan Pablo II: Ésta es mi vida.

Paulinas, Lima, 2010, pp.243

 

La idea original y la compilación se deben a Severio Gaeta, jefe de redacción del semanario “Familia cristiana”, redactor del diario de “´Osservatore Romano, gran biógrafo del Padre Pío, Juan XXIII, Teresa de Calcuta…

Presenta la obra el Cardenal Angelo Comastri –arcipreste de San Pedro- con una magnífica introducción anotando que viene a ser una suerte de “autobiografía” en la que se da cuenta, día a día, de alrededor de 15.000 discursos en sus casi 27 años de Pontificado.  La razón y el origen de tales apasionadas “confidencias” la dio a conocer el propio Papa un 3 de noviembre de 1981, cuando se dirigió a los médicos del policlínico Gemelli que le curaron tras el atentado: “Me encuentro delante de ustedes sin un papel escrito. Debo encontrar aquel papel dentro de mí, porque todo lo que quiero y debo decirles está escrito en mi corazón”.

La traducción al español del original italiano “Vi racconto la mita vita” (Librería Editrice Vaticana, Città del Vaticano, 2008) corre a cargo de mi gran amigo Francesco Pini y su hija Stefani Francesca Pini Valdivieso, a quienes tenemos que felicitar por la excelente tarea realizada.

La obra se articula en tres apartados “Las raíces polacas de don Karol Wojtyla”  con cinco capítulos: infancia, universitario y trabajador, en el seminario, en Roma, obispo y cardenal. La segunda “sucesor de Pedro, pero también heredero de Pablo” con otros cinco capítulos: los días de la elección, la misión del Pontífice, hasta los extremos confines, una sonrisa con los jóvenes, las oraciones y los sufrimientos. Tanto en una como en otra, se privilegia la densidad del contenido del momento (la infancia, los días de la elección, hasta los extremos confines) o la trascendencia de su vocación y misión (universitario y trabajador, la misión del Pontífice, una sonrisa con los jóvenes). Transcribo un texto entrañable sobre su madre Emilia Kaczorowska, de 36 años, quien al momento del parto, había pedido a la partera o comadrona “abrir la ventana para que los primeros sonidos en alcanzar los oídos del recién nacido fueran los cantos en horno de María, la Madre de Dios. Y entonces la partera fue de la cama a la ventana y abrió las persianas. De golpe la pequeña habitación fue inundada por la luz y por los cantos de la función vespertina del mes de mayo provenientes de la iglesia de Nuestra Señora frente a su casa de nacimiento” p. 10

La tercera parte “veintisiete años en el corazón de la historia” contiene justos 27 capítulos, cada uno de los cuales recibe un acertado encabezamiento, determinado por el acontecimiento más sobresaliente del año. Por ejemplo: 1978, el 264º pontífice; 1979, la encíclica sobre el Redentor; 1982, el peregrinaje a Fátima; 1987, un año dedicado a María; 1989, la caída los “muros”; 2000, el año del gran jubileo; 2003, el 25º aniversario y la madre Teresa; 2005, para siempre “Totus tuus”.

Se adjunta, por último, un completísimo apéndice biográfico en el que se indica fecha, lugar, temática, asunto. Por último, una útil nota bibliográfica para ubicar con precisión los miles de textos citados.

La desbordante personalidad del gigante Juan Pablo II queda realzada con el registro de sus latidos, casi con el vaho de su aliento, su coherencia de una pieza, su sentido del humor, su entrañable humanidad. El compilador, con indudable acierto, ofrece diferentes versiones de un mismo suceso, aportando matices que le dan realismo y colorido. Por ejemplo, cuando recuerda su larga temporada como obrero, o cuando en el mismo Cónclave se le acerca el Cardenal Wyszynski para decirle que si le eligen, acepte. “”En este momento se presenta a mi mente la figura del siervo de Dios cardenal Stefan Wyszynski. Durante el Cónclave, el día de santa Eduviges de Silesia, se me acercó y me dijo: “Si te eligen, te ruego que no te opongas”. Contesté: “Muchas gracias. Me ha sido usted de gran ayuda, Cardenal”. Reconfortado por la gracia del señor y las palabras del Primado del milenio, he podido pronunciar mi “fiat, para los insondables diseños de la divina Providencia” (16-X-98) p.66. Dos años después (17-III-2000) nos comparte otra confidencia vinculada con su Primado: “Cuando, en el día 16 de octubre de 1978, el Cónclave de los cardenales escogió  Juan Pablo II, el primado de Polonia […] me dijo: “La tarea del nuevo Papa consistirá en introducir a la Iglesia en el tercer milenio”. No sé si repito exactamente la frase, pero al meno éste era el sentido de lo que entonces escuché Lo dijo el hombre que h pasado a la historia como Primado del milenio. Un gran Primado. Fui testigo de su misión, de su entrega total, de sus luchas, de su victoria. “La victoria, cuando llegue, será una victoria a través de María” – el Primado del milenio solía repetir etas palabras de su predecesor, el cardenal August Hlond” p.227

A diario, miles de fieles, acuden a venerar la tumba del Papa. Tuve ocasión de hacerlo en abril del 2010 y comprobarlo con mis propios ojos. Sentí vivir el espíritu de la canción eucarística: “Dios está aquí”. El silencio respetuoso, tan sólo cortado por los murmullos de la oración o el ruido de las pisadas del interminable desfile de los fieles devotos, clamaba elocuentemente para agradecer y pedir a Dios, a través de su siervo, el amigo, el Padre, Juan Pablo. Totus tuus.

Amigos, no se pierdan la lectura. Se lee de un tirón, como una novela, pero invita a releer como el álbum de fotos o el video porque ¡el corazón manda!


También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Añadir un comentario