Magazine

Estar preparada

Publicado el 04 octubre 2014 por Evangelina Gonzalez Rodriguez @evanocaterli

Llegué a Colonia, fue un vuelo tranquilo, pude dormir, a diferencia de otras veces. Hacía un poco de frío en el avión y esta vez las azafatas de Ryanair me trataron bien.

Esperé la mochila en la cinta pensando:
-Mochila verde, mochila verde ahora. No aparece. Va de vuelta: mochila verde, viene ahora, ya, no.

Me distraje intentando hablar con una viejita, a la que igualmente no entendí.
-Mochila verde y, ¡sí!

Voy a DB (empresa alemana de trenes) a comprar el pasaje para ir a Wiesbaden. Si salía en el próximo, podía darle la sorpresa en el trabajo a una damita, pero el próximo salía en el mismo momento en que estaba comprando el pasaje. Entonces saqué el inmediato a ese.

Fui a la plataforma 4. Tenía veinte minutos. Me puse los auriculares y, pfff, otra vez se me llenó de virus la tarjeta de memoria del celu. Vi el google maps y le escribí a la doña.

Llegó un tren ¿es o no es?. Personas bajaban y subían. Tomé mis cosas. Me encaminé hacia el tren mientras buscaba el billete para comprobar que no me estaba yendo a Madagascar. Dudé un segundo. Se cerraron las puertas, me desesperé, toqué el botón que tenía la puerta por el lado de afuera. Pero no hubo respuesta y el tren se fue. Chau.

-¡Mier…!

En la estación me acerqué al hombre que había viajado a mi lado en el avión y le pregunté.

El hombre me dijo que sí, definitivamente el que había pasado era mi tren.

-¡Doble mier…!

Me explicó que me tenía que fijar en una planilla cuál era la próxima conexión idéntica y luego se fue.

-¡Uy! me olvidé de decirle gracias. Gracias mentales.

Vi mi tiket, vi la planilla, vi mi tiket y vi la planilla.

-No entiendo una pomada.

No había nadie en la estación, me desesperé medio segundo y me tranquilicé dos. Y ya tranquila apareció un señor que hablaba ingles.

-Ah, benditos alemanes con cerebros sexies.

Me dijo que me estaba fijando en la planilla incorrecta.

-Pfff, I’m loser!

En una hora salía la misma conexión, y me servía el mismo ticket.

Me senté y me dije:

-Tengo que estar preparada, el próximo tren lo tomo o voy colgada de la puerta, no voy a perder otra oportunidad por no estar segura, por no tener las mochilas al hombro y por no haberle prestado atención al ticket. Genial, un re aprendizaje me dejó el puto tren que se fue.

Estar preparada

Me pinté las uñas, me lavé la cara y me puse a escribir, cinco minutos antes de que el tren llegara me puse las mochilas, el tren llegó y me subí.

Ya arriba del tren, vi a mi yo anterior con cara de poker porque se le había pasado el tren. Pero yo ya no era ella, yo era la que estaba sentada tranquila en el tren terminando de escribir un relato, la que tenía un aprendizaje nuevo y la que va a estar preparada con las mochilas puestas para la próxima.

Ahora soy la que no sufre por las oportunidades perdidas, soy la que abre los ojos y está atenta para las nuevas oportunidades.

Estar preparada


También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Dossiers Paperblog