Revista Cultura y Ocio

Expedición Malaspina

Publicado el 05 septiembre 2014 por Elbichocurioso

Expedición Malaspina

Alessandro Malaspina (1754 - 1810)

Medio siglo antes de que Darwin realizase a bordo del Beagle el viaje que cambio para siempre la biología, desde Cádiz salió otra expedición científica que se suele considerar su principal antecedente.
La semana pasada, el 30 de julio, se cumplieron 225 años de la salida desde Cádiz de las corbetas Atrevida y Descubierta, con el objetivo de realizar una expedición con objetivos científicos, políticos y militares, que completara una vuelta al mundo. Se proponía hacer algo similar a lo que poco antes habían hecho Cook para Inglaterra y La Perouse para Francia: un análisis 'ilustrado' y pormenorizado de la vida humana y natural en las posesiones españolas en América y Asia, así como una evaluación de su situación política y militar. Ese viaje duró 5 años, y aunque debido a la guerra que había comenzado entre España y Francia no se completó el viaje de regreso por el Índico, ni por tanto la vuelta al mundo, sí que se consiguieron el resto de los objetivos propuestos. Vamos a conocer más cosas de Malaspina y su viaje.
NACIMIENTO, JUVENTUD Y LLEGADA A ESPAÑA

Alessandro Malaspina nació en Mulazzo, al norte de Toscana, en 1754. Sus padres pertenecían a la nobleza toscana, y su tío era virrey de Nápoles. Vivió en Palermo y Roma, y comenzó estudios de navegación en Malta, para finalmente ingresar en la Escuela de la Armada española. Se licencia como Guardiamarina en 1774 se licencia como Guardiamarina, y desde entonces y hasta 1788 participa en distintas acciones de la Armada, en el Mediterráneo (Melilla, Gibraltar) y en Filipinas, donde completó tres expediciones, una de ellas completando una vuelta al mundo. Fueron esos viajes a Filipinas los que inspiraron a Malaspina para proyectar una expedición científico militar por América y el Pacífico.

Expedición Malaspina

Retrato existente en el Museo Naval


ANTECEDENTES Y PREPARACIÓN DE LA EXPEDICIÓN
Hubo varios factores que propiciaron este proyecto: las inquietudes científicas y técnicas del Rey Carlos III, un verdadero ilustrado, la expansión comercial y la riqueza existentes por aquel entonces en la Corona española, y la preocupación del estado español ante los viajes exploratorios por el Pacífico llevados a cabo recientemente por Francia e Inglaterra (Jean Françoise de La Pérouse y James Cook), cuando entonces ese océano se consideraba 'zona exclusiva' de España (era llamado 'el lago español').
Junto a su colega y amigo, el santanderino José de Bustamante, en el otoño de 1788 decide proponer a Carlos III la organización de lo que llamaron un 'Viaje científico y recreativo alrededor del mundo'. El Rey Ilustrado, despótico, pero siempre abierto al progreso y al desarrollo de la ciencia, se entusiasma y acepta la propuesta sin dudarlo, dota de las cantidades económicas necesarias y ordena la construcción de dos corbetas que quedarán al mando de los dos Capitanes de Navío, Alejandro Malaspina y José de Bustamante. En un tiempo récord de seis meses son construidas en los astilleros de Cádiz las corbetas Atrevida y Descubierta. Los marinos se encargan de buscar los mejores materiales e instrumental marítimo de la época en París y Londres, así como a los mejores colaboradores (cartógrafos, astrónomos, pintores, naturalistas...), destacando los pintores naturalistas José Guío y José del Pozo, y los botánicos Louis Neé y Thadaeus Haenke. el  El 30 de julio de 1789 zarpan de Cádiz las dos corbetas en dirección a Canarias, y posteriormente a Montevideo.

Expedición Malaspina

Corbetas Atrevida y Descubierta

De ahí partieron a la Patagonia, y tras doblar el Cabo de Hornos, bordean la costa chilena, haciendo escalas en Santiago y Valparaíso, suben después por el Pacífico americano parando en el puerto peruano de El Callao, Guayaquil, Panamá y finalmente Acapulco. Ahí cambiaron los planes: pensaban ir hacia Hawaii, pero reciben el encargo de buscar el 'Paso del Noroeste', el lugar por el que se suponía que se unían los océanos Pacífico y Atlántico. Es así como bordean el norte de América, y tras pasar por Monterrey y Vancouver, llegan a la Bahía de Yakutat, ya en Alaska. Allí, junto al Monte San Elías, se encuentra el Glaciar Malaspina.

Expedición Malaspina

El glaciar Malaspina

Sin encontrar el Paso del Noroeste, la expedición vuelve a Acapulco para preparar el paso del Pacífico: lo cruzan y llegan a las Islas Marianas y después a Manila. Tras pasar por Macao, las Islas Célebes y las Molucas, hacen escalas en Sidney y Auckland antes de volverse a América tras otro cambio de planes: pensaban pasar el estrecho de Perth camino del Índico, pero la guerra entre España y Francia lo desaconseja: hacen una parada en las Islas Vavao, en Tonga, para llegar a El Callao, y de ahí, hacia el sur, a Valparaíso, Islas Malvinas, Montevideo, y para Cádiz, donde llegan de vuelta 5 años después de salir.

Expedición Malaspina

Ruta de la Expedición Malaspina 1789 - 1794

Aquí tenéis un enlace a una interesante recreación virtual de la Expedición Malaspina (CSIC).
DESPUÉS DEL VIAJE
Malaspina siempre se había considerado español, amaba ese país y deseaba su progreso, y con esa intención propuso y realizó este viaje. Pero el provincianismo propio de la mayoría de los gobernantes españoles, provocó su desencanto. En el informe político que redactó tras su viaje recomendaba al Reino dar una mayor autonomía a los territorios españoles de Ultramar, con pocos pero estratégicos poderes centralizados (Rey, Ejército, religión y poco más), y organizar el estado en base a las relaciones comerciales, al estilo de lo que ya entonces comenzaba a hacer el Imperio Británico. De esta forma se rebajarían los costes, a la vez que se atenuarían los conflictos coloniales que ya empezaban a surgir.

Expedición Malaspina

Castillo de San Antón, La Coruña

Pero se encontró con un problema: Carlos III había muerto antes de partir la expedición de Cádiz, y su sucesor, Carlos IV nada tenía que ver con su padre: era un rey débil, que había delegado sus funciones de gobierno en Manuel Godoy: a la vuelta de Malaspina, Godoy ya gobernaba en España, y fue él quien consideró inaceptable ese informe. Malaspina fue acusado de traición (y al parecer sí que participó en una conspiración contra Godoy), juzgado y condenado a 10 años de prisión. Tras cumplir 6 de los 10 años de la pena en el castillo de San Antón, en La Coruña, en 1802 y gracias a las presiones de Napoleón, es conmutada su pena por un exilio en Italia, desde entonces participó activamente en la política del norte de Italia, entonces bajo la órbita de Napoleón, en Génova, Milán y Florencia. Murió relativamente joven, con 55 años, de un infarto.
LEGADO CIENTÍFICO
Con Godoy primero, y Fernando VII después, España entra de nuevo en caída libre, y Malaspina y su viaje caen en el olvido. Y no es hasta finales del S. XIX cuando todo ese trabajo es divulgado y valorado. Aquí os dejo una copia digitalizada del informe científico y político, que Malaspina y Bustamante titularon  como 'Viaje político-científico alrededor del mundo por las corbetas Atrevida y Descubierta y Atrevida al mando de los capitanes de navío D. Alejandro Malaspina y D. José de Bustamante y Guerra', publicado en 1885 por Pedro de Novo.

Expedición Malaspina

Lámina original de José del Pozo

En cuanto al valor científico del viaje, en este otro enlace se da cuenta de la expedición desde el punto de vista biológico (botánico y zoológico). Aparte de los avances cartográficos realizados, hay que destacar las descripciones y los dibujos de plantas, animales, formaciones geológicas y tipos humanos que se hicieron, destacando principalmente los herbarios y semillarios que recolectaron Neé y Haenke: el de Luis Neé aún se conserva y se puede consultar en el Real Jardín Botánico de Madrid. Se calcula que en las bodegas de las corbetas volvieron a España más de 16.000 muetras de herbario, las descripciones de unas 500 especies animales, una impresionante colección de fósiles, y mucho material cartográfico. La caída en desgracia de Malaspina hizo que todo ellos se desperdigara o se olvidara en almacenes durante más de un siglo. Lo que duraron los oscuros años del siglo XIX en España.
LA NUEVA EXPEDICIÓN MALASPINA (2010 - 2011)
Con motivo de los 200 años del fallecimiento de Malaspina, en 2010 el estado español decide realizar una expedición oceanográfica en recuerdo al marino, con varios objetivos: evaluar el impacto de la actividad humana en los océanos, explorar la biodiversidad en las profundidades, actualizar el legado de la expedición original de Malaspina, y fomentar el interés por la investigación marina entre la población, fundamentalmente entre los jóvenes.

Expedición Malaspina

Ruta de la Expedición Malaspina 2010

Es la Expedición Malaspina 2010. De diciembre de 2010 a julio de 2011, el buque oceanográfico español Hespérides lleva a cabo (esta vez sí) una circunnavegación que, partiendo de Cádiz, pasó por Canarias, Río de Janeiro, Ciudad del Cabo, Perth, Sidney, Auckland, Honolulu, Panamá y Cartagena de Indias, para terminar de nuevo en Cádiz. La parte del Océano Índico es la que no pudo completar Malaspina en su viaje. La expedición se complementó con las investigaciones que otro buque oceanográfico, el Sarmiento de Gamboa, realizó en el Atlántico, entre Canarias y Santo Domingo. El Hespérides es el barco que suele participar en las campañas del CSIC en la Antártida, desde 1992 ha completado 19 campañas científicas en esas aguas.

Expedición Malaspina

El Hespérides


Este proyecto se transformó en un cómic, de título 'Expedición Malaspina, un viaje de 200 años', con los dibujos de Luis Resines y el guión de David Finch, con el objetivo de llegar a las escuelas y así, en palabras del dibujante, 'incentivar a los jóvenes a que se acerquen a la ciencia desde una perspectiva aventurera, que les motive'.

Expedición Malaspina

Viñeta del cómic 'Expedición Malaspina, un viaje de 200 años'



También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Revista