Revista Cine

Festival de Málaga 2017: EL OTRO HERMANO, dinero fácil

Publicado el 19 marzo 2017 por Cineenserio @cineenserio

El otro hermano comienza con un retrato particular, el de la Argentina profunda. No es una reivindicación social, más bien se acerca a obras como La isla mínima al limitar este ambiente a un contexto y sobre todo un tono. En ese aspecto, el film sobre sale, y los primeros compases de esta película se ejecutan con buena mano. El guión y los personajes se presentan de forma orgánica, sin forzar la maquinaria, dejando claro en pocas líneas la personalidad de cada uno y, a su vez, el del ambiente que les rodea.

El otro hermano

Y ya. Es acabar el planteamiento y todo el mundo apaga las luces, echa el cerrojo y se va a casa a dormir. El otro hermano pierde fuelle a partir del segundo tercio, el ritmo pausado y sugerente que tanto benefició su introducción ahora se vuelve en su contra. El film se ve obligado a cargar con dos historias paralelas que no contribuyen en absoluto la una a la otra y en las que tampoco ocurre nada interesante. Sólo una de ellas presenta algo de trama y entre el tratamiento expositivo y lo típico que resulta, termina por echar por tierra lo que bien sembró hasta el final.

Es un potencial perdido. El otro hermano podría haber tratado un sinfín de temas en paralelo a la trama que hubieran aportado sustancia: tenía el contexto de la pobreza, con detalles preciosos como el de la propaganda política; tenía el asunto familiar, que podría haber aprendido obras como Manchester frente al mar, que revela emociones muy potentes a través de la pérdida; incluso la trama principal podría haberse llevado con más gracia y menos evidencia. Pero no, aquí se viene a señalar que el mundo es cruel y sórdido. Si al menos el mencionado retrato se hubiera mantenido y enriquecido hubiera habido algo que mereciera la pena.

Festival de Málaga 2017: EL OTRO HERMANO, dinero fácil

Rescata un poco el conjunto el personaje de Duarte (interpretado magistralmente por Leonardo Sbaraglia), una sierpe sin escrúpulos que va más allá de la supervivencia en pos del lucro. Es un personaje arquetípico que hemos visto cientos de veces, pero escrito de tal manera que encaja a la perfección dentro del ambiente propuesto, con una naturalidad que solo deja lugar a alabanzas, tanto para el actor como para el guionista. Lástima que este mimo no se traslade al resto del elenco, cuya simpleza en el papel equivale a su limitada interpretación – a excepción quizás de Ángela Molina.

No voy a decir que El último hombre haya suspendido. Tiene detalles a considerar, pero sí se aprecia en el conjunto una cierta dejadez o una escasez de talento que lastra la totalidad.

Relacionados

  • Ocho películas para el Festival de Málaga. Cine en EspañolOcho películas para el Festival de Málaga. Cine en Español
  • Festival de Málaga, Sección Oficial: SELFIE, la España pijaFestival de Málaga, Sección Oficial: SELFIE, la España pija
  • Festival de Málaga: Días de vinilo
  • Festival de Málaga 2017: MANIAC TALES, la pretensión peligrosaFestival de Málaga 2017: MANIAC TALES, la pretensión peligrosa
  • Festival de Málaga 2017: AMAR, respira hondo cariñoFestival de Málaga 2017: AMAR, respira hondo cariño
  • Festival de Málaga 2017: NO QUIERO PERDERTE NUNCA, el laberinto de la memoriaFestival de Málaga 2017: NO QUIERO PERDERTE NUNCA, el laberinto de la memoria
  • Festival de Málaga 2017: LA NIEBLA Y LA DONCELLA, desastroso producto nacionalFestival de Málaga 2017: LA NIEBLA Y LA DONCELLA, desastroso producto nacional
  • Festival de Málaga 2017: Inauguración, EL BARFestival de Málaga 2017: Inauguración, EL BAR
Tags: Ángela Molina, Argentina, Festival de Malaga, Festival de Malaga 2017, Leonardo Sbaraglia

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas