Revista Viajes

Gafas fotocromáticas, la solución ideal para la práctica del ciclismo

Por Rafael @merkabici
Gafas fotocromáticas, la solución ideal para la práctica del ciclismo

Las gafas son un complemento casi imprescindible a la hora de practicar casi cualquier deporte al aire libre. Las gafas, aunque también es un aspecto muy a tener en cuenta, no solamente cumplen una función estética, sino que también es un elemento de protección como pueden serlo el caso o los guantes a la hora de montar en bicicleta.

Cuando vamos montando en bicicleta, ya sea en carretera o en montaña, la gafas además de quedarnos muy chulas, como hemos comentado anteriormente son un elemento más de seguridad, y es que nos van a proteger del sol, del agua, del polvo, insectos, ramas o incluso alguna piedra que puede saltarnos a los ojos. Por estas razones, a la hora de ir a comprarnos unas gafas nuevas hay que tener en cuenta varios factores a tener en cuenta.

Uno de los factores fundamentales a la hora de elegir unas gafas es la sujeción. En la bicicleta tenemos que ir con las manos en el manillar, por lo que si las gafas no se adaptan correctamente a nuestra cara y se mueven, tendremos que soltarnos continuamente del manillar para colocarlas bien, con el riesgo que ello supone.

Otra característica importante es que las lentes sean resistentes a caídas o impactos. Imaginad que nos caemos y la lente se astilla, podríamos tener un problema muy serio si se nos clava en algún ojo.

Las gafas también nos tienen que proteger adecuadamente frente a los rayos ultravioleta. Para ello debemos ver en la etiqueta que las gafas nos protejan al 100% frente a estos rayos.

Otra de los factores es que las gafas puedan adaptarse a las condiciones lumínicas que nos vayamos a encontrar en la salida que vayamos a realizar. Para ello hay dos opciones, comprar unas gafas que vienen con lentes intercambiables. Con este tipo de gafas, dependiendo de las condiciones climatológicas montaremos unas lentes oscuras si el día es muy soleado o unas lentes claritas si el día está nublado.

Pero tenemos una segunda opción mucho más eficaz para que nuestras gafas se adapten a las condiciones climatológicas, y son las gafas fotocromáticas. Este tipo de gafas llevan en la lente una capa de cloruro de plata o cloruro de cobre. Esta capa tiene la capacidad de adaptarse automáticamente a la luminosidad reaccionando químicamente con la luz. Si aumenta la luminosidad, las lentes se volverán más oscuras, y si la luminosidad disminuye las lentes se volverán más claritas. Por lo tanto este tipo de gafas es la solución ideal, ya que no tendremos que pensar cada vez que vamos a salir con la bici que tipo de lentes poner. Y además tienen la ventaja de que si las condiciones lumínicas cambian a lo largo de nuestra salida nuestras gafas se adaptarán automáticamente.

Gafas fotocromáticas, la solución ideal para la práctica del ciclismo

Pero ahora seguro que estáis pensando en que estas gafas son mucho más caras que las de lentes intercambiables. Es cierto que las gafas fotocromáticas tope de gama, como puede ser la marca Uvex, pueden costar a partir de los 70 euros, que dependiendo de cada bolsillo es un precio bastante considerable. Sin embargo existen en el mercado gamas medias como las Shimano o Endura que aun siendo gafas de una gama inferior, son de calidad y tienen precios más contenidos. Y otra opción muy interesante son las gafas de la marca Orao, disponibles en decathlon. En esta marca podemos tener gafas fotocromáticas con un amplio rango de actuación por un precio en torno a los 40 euros.

En conclusión, es imprescindible llevar gafas para la práctica del ciclismo, y la mejor opción dentro de las gafas, sin ninguna duda, son las fotocromáticas.

Las imágenes de este artículo han sido obtenidas de las páginas oficiales de uvex y decathlon.


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista