Revista Cocina

Gelo di cannella

Por Cuca
 ¿Qué ta la resaca post vacacional?
No sé si os pasará lo mismo pero a mí las vacaciones siempre se me hacen muy cortas y la vuelta al trabajo se me hace infinitamente larga ¡a veces me planteo que es casi mejor no parar! aunque una no está tonta del todo (a pesar de que a veces lo pueda parecer) y rápidamente deshecha la idea que por muy dura que sea la vuelta a la rutina más duro es trabajar cada día.
Desde que nació Lara muchos días tengo la sensación de descansar en el trabajo más que descansar cuando llego a casa ¡esta niña tiene mucha energía! Cuando la veo me pregunto porqué no puede dormir como, en teoría, duermen el resto de bebés ¡y no me consuela que me digan que cuando tenga quince años dormirá hasta las cuatro de la tarde! yo quiero que ahora se duerma a las diez de la noche y que los fines de semana se eche hora y media de siesta por la tarde ¡creo que tampoco aspiro a tanto!
Con este panorama hago encaje de bolillos para meterme en la cocina y no penséis que es para repostear que en casa también comemos ¡y hasta cenamos! y hay que meterse entre fogones con Lara dando vueltas, abriendo armarios y tirándote de la ropa porque quiere que la tomes en brazos y ver muy bien lo que se cuece porque esta niña está obsesionada con cacerolas y sartenes y se ataca si estás preparando algo y no la dejas cotillear.
La niña promete, no sé si como cocinera , pero a cabezona ¡no le gana nadie! ¡menudo genio se gasta! (y aquí mi marido puntualizaría ¡como su madre! y es que a alguien ha tenido que salirle la chiquilla y le ha tocado a una servidora ¡y bien orgullosa que estoy!)
Ni qué decir tiene que ahora que corre tenemos más peligro pero también supone más desahogo para mí ya que la tengo entretenida a mi alrededor y yo puedo ir haciendo cosas y le puedo dedicar más tiempo a las recetas y a las fotografías.
Gelo di cannella
El postre que os traigo hoy es bastante especial porque lo tenía en pendientes hace tiempo pero no me había puesto con él hasta que Marisa convocó el concurso para celebrar el sexto aniversario de su blog Thermofan del que ya os he hablado en otras entradas y que si no conocéis ¡estáis tardando en visitar!
Cada vez que Marisa organiza un "sarao" allá que procuro estar porque siempre es muy satisfactorio y enriquecedor colaborar con ella así que esta vez no iba a ser menos y he vuelto a acudir a su llamada. Marisa es de esas personas que la vida te pone en el camino y agradeces haber conocido y aunque en la distancia espero que siga en mi vida durante mucho más tiempo.
Gelo di cannella
Aunque tenía varias recetas suyas pendientes de preparar (y algunas que ya he preparado pendientes de publicar) le di un nuevo vistazo a sus recetas y en cuanto llegué a la del Gelo di cannella paré de mirar y supe que iba a ser la elegida.
Los que lleváis un tiempo por mi cocina sabéis de mi amor por la canela así que esta receta tradicional de Sicilia parece que había sido inventada ex profeso para mí.
Gelo di cannellaEs un postre sencillo, ligero, muy fácil de preparar pero con un gran sabor a canela. Si esta especia no es de tu gusto esta no es tu receta. Pero si te gusta ¡añádela a tus pendientes! ¡seguro que la repites!
Prepararla requiere más planificación que otra cosa porque necesita de ciertos tiempos de infusionado de la canela pero no tendréis que dedicarle más que diez minutos hasta verla terminada ¡se hace en un pispás! y el resultado os sorprenderá gratamente.
Gelo di cannella
Os confieso que tenía curiosidad y dudas a partes iguales acerca de esta receta. Si miráis la lista de ingredientes se compone de agua, maicena, azúcar y canela  ¿con tan pocos y tan sencillos ingredientes se puede preparar un postre? ¿en serio? Comprenderéis que aunque la receta viniera de un blog de confianza tuviera cierto recelo sobre el resultado final, más que nada porque no soy muy amiga de las gelatinas (esas de sabores y colores que a la mayoría de los niños gustan tanto y que a mí me resultan insípidas y poco apetecibles)
A toro pasado os aseguro ¡que me ha encantado! Es un postre ligero pero con mucho sabor y me parece perfecto para culminar cualquier comida ya que entra muy bien y no es pesado o empalagoso como otros (y que también me encantan pero en según qué ocasiones).
Gelo di cannellaOtro aspecto a su favor es el poco tiempo que requiere de dedicación para tenerlo listo aunque sí que necesita tiempo de infusionado y de reposo para terminar de cuajar y por supuesto es ideal para tenerlo preparado con antelación porque en el frigorífico aguanta bastantes días (seis nos duró a nosotros) y sigue igual de bueno que recién hecho.
Por ponerle un pero diré, porque ya sabéis que me encanta contarlo todo, que a veces puedes notar cierto regusto que mi marido calificó como picante y que yo creo que es amargo quizá por un exceso de infusionado o porque no lo colara bien y se me quedara alguna brizna de los palos de canela. No con todos los bocados se nota así que probablemente sea fallo mío y no de la receta en sí pero lo comento por si alguien más la ha preparado antes y le ha pasado lo mismo o por si os pasa a vosotros si os animáis con ella.
Gelo di cannella
Lo tradicional es servirla con pistachos picados tal y como yo he hecho aunque Marisa presentó su receta con piñones. Yo creo que podéis acompañarla de los frutos secos que tengáis en casa. Me parece que con almendra tiene que combinar muy bien y también con nueces. A vuestra elección queda ¡que tampoco es que sean imprescindibles porque sola ya está muy rica!
Con las cantidades que os indico me dio para cinco boles como los que véis en las fotos ¡que con lo bonitos que son llevaban más de un año esperando ser estrenados! ¡no tengo perdón! pero prometo utilizarlos más a menudo. 
No se me ocurre qué más contaros para que os animéis con este postre que aunque sencillo ¡es muy rico!
Espero que a Marisa le guste la receta elegida y aunque hay compañeras que han participado con recetas más elaboradas y llamativas yo lo hago por el mero hecho de estar ahí, aunque sea haciendo bulto.
Gelo di cannella
¡Vamos con la receta!
Ingredientes:
* Medio litro de agua* 10 gramos de canela en rama (en mi caso fueron tres trocitos)* 50 gramos de harina de maíz (maicena)* 70 gramos de azúcar* Pistachos para decorar
Elaboración:
1. En una cacerola ponemos el agua y la canela en rama por la mañana y dejamos todo el día.
2. Al día siguiente ponemos al fuego y cuando hierva retiramos y la dejamos bien tapada al menos hasta la tarde para que infusione bien.
3. Retiramos las ramas de canela y colamos para quitar cualquier trocito que se haya podido desprender.
4. En un bol mezclamos la harina de maiz y el azúcar.
5. Los incorporamos al agua infusionada, disolvemos con ayuda de una varilla manual (no se deben formar grumos porque el agua estará fría) y ponemos de nuevo al fuego sin dejar de remover hasta que espese. Tardaremos menos de cinco minutos.
6. Vertemos en los cuencos o moldes elegidos, dejamos enfriar, tapamos y metemos en la nevera.
7. Antes de servir troceamos unos pistachos y espolvoreamos con trocitos de pistacho.
La presentación puede ser en cuencos o podemos desmoldarlos y servirlos en plato espolvoreados con pistachos, cualquier otro fruto seco o incluso canela en polvo.Gelo di cannella
Yo he usado los cuencos pero os aseguro que hice la prueba y que desmoldan perfectamente ¡quedan como una gelatina! así que la decisión está en vuestra mano.
Espolvoread con los pistachos (o el fruto seco que más os guste) sólo los que vayáis a consumir justo antes de servir porque se reblandecen y pierden gracia.
Gelo di cannella
Si los preparáis con bastante antelación tened en cuenta que sueltan líquido y que deberéis escurrirlo antes de servir.
Gelo di cannella
Si preparáis esta receta  me encantará saber vuestra opinión y si os animáis aún podéis participar en el concurso ¡pinchad en la imagen que tenéis toda la información!
http://thermofan.blogspot.com.es/2017/03/concurso-6-aniversario-thermofan.html
Si más me despido hasta la semana próxima. Y si esta se está haciendo difícil ¡no os agobiéis! ¡a la vuelta de la esquina está el puente del uno de mayo! 
Manos a la masa y  ¡bon appétit!
Gelo di cannella

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista