Revista Cultura y Ocio

Gentario de Javier Munguía

Publicado el 09 agosto 2007 por Javier Munguía
Gentario de Javier MunguíaPor Juan Pablo Plata
Un libro con cuatro pares de cuentos con altibajos: Gentario. Recuerda Bestiario de Cortázar pero sólo por el nombre, porque no guardan los dos libros otra relación. Los altos corren por cuenta de relatos cortos con una narración templada, sin tanto rodeo innecesario que decepciona al final. En el cuento Sospechas un escritor fracasado acaba con su vida; en El juego de Sarita una solitaria finge ser una mujer muy solicitada en las charlas por teléfono con un jovencito; en Un rosa es una rosa Imelda confunde amantes y sentimientos; finalmente en Los buenos tratos un profesor hace ciertos los deseos de relevo de sus alumnos. Son cuatro historias secas, sin artilugios, sin rodeos, como ya dije. Los bajos son fruto de las circunlocuciones inútiles en cuentos largos como Cailleach y José Luis. Las anécdotas de turno y sus clímax no necesitan mucho relleno, se ajustarían bien a unas cuantas vueltas sin importunar la tensión suscitada por una abuela incestuosa miona, un polvo inconcluso por complejo de bichola chica y un amorío ficticio. A lo mejor, Javier quiere endosar el mismo desespero que sufren los personajes a los lectores de los cuentos. Los altos en los cuentos prolongados superan con creces los bajos. Así, sumados con los altos en los cortos no hay empate, vence el autor. En Jackie y Mi vida con Saramago encontré razones para ensancharme en lecturas largas y compensadoras, para los reconocimientos recogidos por el autor y la apuesta de la Universidad de Sonora en un libro de cuentos de un egresado. El argumento de Jackie se puede abreviar en el epígrafe que lleva de Juan Marsé de El embrujo de Shangai: “La vida resulta una pesada carga a veces, y es bueno que uno se engañe un poco a sí mismo , que cultive una secreta ilusión” -telefónica o no digo yo. En Mi vida con Saramago el sexo tratado con despreocupación en los otros romances de Gentario llega al pico por el camino de una refinada vulgaridad cómica literaria: una lectora de visita en la Feria del Libro de Guadalajara hace el amor con el señor y la señora Saramago... Con todo, hay mucha gente sola en Gentario, gran paradoja.
Sobre Juan Pablo Plata: http://lamovidaliteraria.blogspot.com

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Añadir un comentario