Revista Solidaridad

Gestos confusos

Por Pcelimendiz

Mientras esperamos que del complicado puzzle político que se ha configurado tras las elecciones salga un gobierno que afronte los graves problemas de este país (aunque perdida toda esperanza de que las cosas en lo social mejoren significativamente esta legislatura), estamos presenciando una serie de gestos que parecen estar sustituyendo, al menos temporariamente, las medidas concretas.


Gestos confusosY pocas veces un gesto ha tenido tanta repercusión mediática como el que de esa nueva congresista llevándose a su hijo a la sesión constituyente de las Cortes. Enlace. De forma inmediata  surgieron voces criticando la decisión de la diputada y acusándola de hacer demagogia, pues el Congreso dispone de guardería y desde la privilegiada posición que ocupa esta madre tenía múltiples alternativas que hacían innecesaria la presencia de su hijo junto a ella en el escaño. 
Al mismo tiempo se emitían encendidas defensas de este gesto, reclamando el derecho de las madres a criar a sus hijos como consideren oportuno y reivindicando la compatibilidad de esa crianza con el ejercicio de sus profesiones en el entorno laboral. Además, se ha interpretado el gesto como una defensa de la crianza a través de una especie de maternidad "full-time", que defiende que la madre no se separe nunca del bebé en los primeros meses o años de su vida e incorporando la lactancia regulada a demanda del lactante y el colecho como la mejor forma de criar al niño.
Por mi parte, no me ha quedado claro qué pretendía con este gesto esta madre-diputada. Si reinvindicar derechos laborales, estilos de crianza como el descrito, ambas cosas a la vez, o ninguna de ellas. No se si el gesto era simplemente consecuencia de la situación de esta madre, que ha decidido ir siempre con su hijo a todas partes, o respondía a un propósito táctico y reivindicativo, pues ambos argumentos se han dado para explicarlo.
Por mi parte, respeto cualquier gesto con el que una mujer decida reclamar derechos sociales o laborales, aunque viniendo de una diputada espero más medidas concretas que gestos. En cualquier caso me parece legítimo que denuncie con su gesto (si eso era lo que pretendía) la situación de las mujeres en nuestro país, con una política familiar practicamente inexistente y que ha decidido que la carga de los cuidados de los niños, de los ancianos o de las personas en situación de dependencia, recaiga exclusivamente en los hombros de las familias y, dentro de ellas, en los de las mujeres.
Espero de esta diputada que proponga medidas legislativas que permitan una verdadera conciliación de la vida familiar y laboral que permita que cualquier familia o mujer pueda decidir el estilo de crianza para sus bebés. Desde aquellas que decidan tener a su hijo las veinticuatro horas del día con ellas hasta las que opten por utilizar guarderías u otros apoyos para la crianza desde los primeros momentos. Para que ni la maternidad ni el desarrollo profesional supongan un problema para la mujer, ni de manera conjunta ni por separado.
Entornos profesionales y legislación laboral que favorezca la cercanía de los bebés junto a sus madres y también con sus padres. Escuelas infantiles públicas y gratuitas desde el nacimiento. Apoyos económicos y técnicos para las familias que decidan cuidar a sus personas dependientes. Centros y recursos externos para aquellas familias que decidan no hacerlo.
Ojalá fuera todo ello lo que pretendiera la diputada. Pero mucho más allá de lo que pretendiera, (cada cuál sabrá lo que defiende y por qué lo hace), y pareciéndome legítimo tanto el gesto como las hipotéticas reivindicaciones, hay algo que no comparto.
Se trata de la presencia del bebé. Si como parece el gesto tenía un propósito táctico, a mí el bebé me sobra en la escena. Todas y cada una de las reivindicaciones que he descrito podían haberse hecho de igual manera sin él.
Creo, sinceramente, que hay otras formas de poner estos temas en el debate social y político y otras estrategias para conseguir los necesarios cambios sociales sin tener que utilizar a un niño para llamar la atención sobre el problema.

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista