Revista Ciclismo

Grandes Rutas: Edimburgo/Santiago (Regreso a Murcia)

Por Eldeladahon @eldeladahon

Grandes Rutas: Edimburgo/Santiago (Regreso a Murcia)

Grandes Rutas: Edimburgo/Santiago de Compostela

(Una ciclo aventura truncada)

Bristol/Murcia / Jueves 15 de junio de 2017

Sobre las 6:30h ya estoy dando vueltas en la cama, pero me parece temprano para empezar a molestar al personal, a las 7:30h me levanto, me doy una ducha y bajo a desayunar, me preparo un café con leche y unas tostadas, terminado el desayuno subo a la habitación a organizar las alforjas y el resto de material.
Salgo al supermercado a comprar pan y algo para hacerme unos bocatas para tener durante el viaje, de regreso en el hostel me preparo los bocatas. Recuerdo que entre el equipaje llevo cosas que no están permitidas en el avión, tales como la botella de butano, los encendedores... reviso todo el equipaje y estas cosas junto con unas latas de conserva las dejo en el hostel, ahora sí que esta el equipaje en orden.

A eso de las 12:00h me preparo otro café y empiezo a montar las alforjas y el resto de material en la bicicleta, me despido del personal y emprendo viaje hacia el aeropuerto, la ruta es sencilla, solo hay que salir hacia la derecha y seguir la misma carretera durante diez kilómetros hasta el aeropuerto, en algún momento chispea muy levemente, creo que solo es a modo de despedida.

Llego al aeropuerto y veo que hay otro cicloturista preparando su equipaje, lo saludo y hablamos un rato, dejo mis cosas junto a él y me acerco a coger un carro para mi equipaje, de vuelta con el carrito empiezo a plegar la bici y la empaqueto, con la bici pongo el saco de dormir, el taburete y el casco. Una de las alforjas y la bolsa del manillar las llevo como equipaje de mano, también llevo una pequeña mochila con libros y unos bocatas. El resto del material y las alforjas las meto en una bolsa, que junto con la bicicleta, después de hacer la cola correspondiente las facturo. Ahora me queda pasar todos los controles del aeropuerto, y una vez superados sin ningún problema solo queda esperar a saber por qué puerta nos llamaran.

Ya subido en el avión tomo asiento y tras unas tres horas de vuelo llegamos a Alicante donde me espera mi hijo Israel, después de los saludos y besos correspondientes colocamos todos los cachivaches en el maletero y nos montamos en el coche hasta que llegamos a casa.

En este momento doy por finalizada esta ruta, que aunque no he podido hacerla como estaba programada, pues como ya he dicho mi presencia en Murcia es necesaria, si que la he disfrutado en cada pedalada, a pesar de la lluvia soportada y de las tantas veces que me he perdido por esos caminos.


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas