Revista Cultura y Ocio

Huye sin mirar atrás

Publicado el 10 abril 2016 por Rubencastillo
Huye sin mirar atrás
Es difícil escribir una buena novela juvenil, porque son numerosos los escollos que hay que evitar: el paternalismo, la gracieta, la moralina, el lenguaje ñoño, la estructura facilona, los clichés. Pero al caravaqueño Luis Leante lo que realmente le cuesta mucho trabajo es escribir mal. No hay forma. No le sale. De ahí que piezas como Huye sin mirar atrás no sólo sean espléndidas, sino que reciban el aplauso de críticos tan exigentes como Rosa Durán, Robert Saladrigas o Care Santos quienes, reunidos como jurado, le han otorgado el prestigioso premio Edebé del año 2016.Si nos acercamos al aspecto argumental, la novela es muy sencilla: su protagonista es Enrique, un chico problemático cuyo padre era policía y murió en acto de servicio. Todos los traumas y duelos sin cerrar que se amontonan en su corazón lo han convertido en un muchacho rebelde, que se lleva fatal con su madre, que ha suspendido dos cursos, que tiene mala fama entre sus profesores y que descarga toda la adrenalina que puede practicando judo. Su vida, que no lleva camino de cambiar en los próximos años, entrará en una nueva fase cuando aparezca por su casa Carlos, un hombre atlético que se dedica a los negocios y que le ha alquilado a la madre una habitación durante quince días. Los problemas surgirán cuando Enrique descubra que el misterioso huésped no se llama Carlos y que tampoco se dedica a los negocios, sino que esconde una identidad y unas motivaciones mucho más inquietantes.Descendiendo a un nivel más profundo, comprendemos que estamos ante una bildungsroman (y perdón por la pedantería) de soberbia factura, una bellísima novela de aprendizaje en la que todos los personajes descubren nuevas facetas de sí mismos, evolucionan y alcanzan un mayor grado de madurez. Y no hablo solamente de los protagonistas de menor edad, como Enrique o Teisa, sino también de los adultos: Héctor descubrirá que es posible luchar contra los fantasmas, y que las empresas que parecen insignificantes, arriesgadas o quijotescas pueden ser llevadas a buen puerto si perseveramos con fe; la madre de Enrique comprenderá que una vida no tiene por qué quedar resquebrajada después de un golpe traumático, sino que lo importante es sobreponerse, mirar hacia el futuro y descubrir la luz allí donde nos está esperando; Martín es la demostración viva de que quien busca un nuevo principio, lejos de su pasado, puede encontrar la felicidad... Todos los personajes de esta novela se enfrentan a sus particulares monstruos y han de combatir contra ellos para superar sus lágrimas y alzarse vencedores en la batalla. El universo (lo lamento, Coelho) no conspira para que nuestros sueños se cumplan: somos nosotros quienes debemos buscar la victoria a base de perseverancia, entusiasmo y coraje.
En mi libro La voz de los otros, publicado en 2006, escribí que Luis Leante tenía todas las condiciones para publicar en un sello de la categoría y prestigio de Alfaguara, y pocos meses después (2007) ganó el premio de novela que lo llevó hasta allí. Aventuraré ahora otra hipótesis desde esta página, con la ilusión de cosechar el mismo éxito predictivo: creo que el premio Nacional de Literatura no tardará en llegar a sus manos. Pocas personas lo merecen más que él en nuestro país. Lean Huye sin mirar atrás y quedarán convencidos.

Volver a la Portada de Logo Paperblog