Revista Opinión

Identidades secretas (IV): La relatora implacable

Publicado el 10 abril 2016 por Ildefonso67

Matías Prats

Desde hace varios meses comparto despacho de trabajo con ella. Durante esas ocho horas diarias, el mayor despliegue conjunto de las principales agencias o instituciones mundiales de seguridad, espionaje, observación científica, redes de información del Sálvame y el periscope de Piqué sería poco más que una aventura de Mortadelo y Filemón en relación a la capacidad que ella tiene de observar, analizar, procesar, convertir en nutriente y, finalmente, relatar cualquier señal vital, por minúscula que sea, que se produzca en los menos de cien metros cuadrados de la oficina.

Es precisamente la última fase de su ciclo fagocitador la que resulta más extraordinaria: su osadía para contárselo a sus propias víctimas. Ella es una guerrera, una boina verde. Como Rambo, en Acorralado, todo le sirve, con cualquier pequeña brizna de hierba puede construirse un arco y unas flechas envenenadas: una descuidada conversación telefónica mía le puede reportar una información de la que se alimentará un mes; una mirada o un silencio entre dos de las compañeras que sobreviven en el cuarto contiguo se convierten en una información de mayor valor que la fecha del desembarco de Normandía; un correo electrónico interceptado, en el código para descifrar la Piedra Rosetta.

Su presión es asfixiante. Su mesa está frente a la mía, y para vernos tenemos que mirarnos por encima de las pantallas de los ordenadores, o por los lados de éstas. Parecemos dos avestruces. O dos gilipollas. Afortunadamente, nuestras funciones laborales tienen poco que ver. Esto es lo que me mantiene con vida por el momento. Es difícil, pero trato de sobrevivir día a día, como diría el pobre Rambo (el de verdad).

rambo

Si toso súbitamentede, ella lo narra al instante: “Ay, se te ha ido la saliva por otro sitio”, y me lanza un caramelo. Si pongo en el Youtube una canción que conoce, la identifica sin piedad una décima de segundo después del primer acorde: “Ah, otra vez esa canción de Bruce que ya pusiste el viernes…”. Si me levanto a por un vaso de agua, ahí está para dar pública cuenta de ello: “¡Otro vasito, ya llevas tres esta mañana!”. Si bostezo, si me giro para mirar por la ventana o si suena mi móvil dos veces y aún no he contestado… Ella hace constatación de todo, siempre con una conclusión sobre las causas y efectos de mi comportamiento, que incluso a mí se me habían escapado.

Es como si uno llevara unos cascos por los que se escuchase la narración radiofónica de sus propios gestos. Imagínense a Matías Prats padre relatándole a uno mismo su actividad con ese énfasis febril que caracterizaba al mítico narrador deportivo y taurino. Eso es exactamente mi jornada laboral, una vida pregonada ante notario, un Show de Truman en el que me reflejo, un juego de espejos en el que siempre me veo corriendo por la ruedita, como los pequeños hamsters en su jaula toda la puta noche.

Luego está su asombrosa capacidad para el aprovechamiento máximo de cualquier circunstancia. Su conocimiento del medio. Un día se me ocurrió sugerir a la compañera que se ocupa del dinero destinado al día a día de la oficina la posibilidad de comprar un billete combinado de diez viajes de metro y autobús para nuestros desplazamientos de trabajo. Lo usé una o dos veces. La siguiente ocasión en que tuve que recurrir a él, meses más tarde, Rambo ya lo había agotado. Por supuesto, no lo había reemplazado.

A veces también tiene destellos de maldad gratuita. Por ejemplo, cuando un día en que estábamos solos en la oficina me enseñó la nómina de la periodista que me había precedido, y que casi duplicaba la mía. O cuando me hizo saber que ella ganaba más dinero que yo. Poco, pero más. Como yo ya sospechaba, y pude comprobar recientemente por un descuido suyo, su nómina es exactamente 8,47 euros superior a la mía.

También tiene sutiles mañas para controlar el más leve incumplimiento de mi horario. El de ella concluye media hora después que el mío. Hacemos la misma jornada, pero ella se va a comer a casa, y de ahí la diferencia. El caso es que sé que eso la irrita. Por eso los días en que comienzo mi proceso de cerrar el equipo y ponerme la chupa dos o tres minutos antes de mi hora, ella invariablemente comenta, haciéndose la distraída: “¿Ah, es que ya son las cinco?”

Pero, como esta vida es una jungla, la relatora también tiene sus enemigos naturales: las chicas de la otra sala, de la que se autoexilió el pasado verano (por eso ahora yo le presto indeseado asilo político). El caso es que hace varias semanas por fin consiguió que el responsable de prevención de riesgos laborales de la asociación diese el visto bueno para comprarle una silla nueva (algo que venía reclamando desde hacia dos años, dado que la suya -y la mía- no molaban tanto como las de las otras compañeras, que parecen sillones de director de banco, todo hay que decirlo). Se las prometía muy felices, e incluso ya se probó una silla a su gusto en una tienda que conoce.

El problema es que cuando el ejército de la sala contigua conoció este movimiento, también exigió sillas nuevas, ergonómicas, homologadas y toda la pesca. Así que ya no son sólo dos las sillas nuevas a comprar, sino seis, y además ahora todas quieren probárselas y decidír cuáles son las más idóneas. Todo ello ha paralizado la operación, que de un ataque relámpago, un blitzkrieg como el de los nazis para invadir Polonia, se ha convertido en un frente estable con dos trincheras en las que apenas se mueve nada, para desesperación de mi compañera de despacho.

Así que ya lo ven, ni siquiera de eso me ha servido la vida con Matías Prats padre (o hijo). Sigo con mi mierda de silla y mi ciática. Soy un dañado colateralmente. Eso sí, antes de toser sé que ya habrá un caramelo de menta volando hacia mí por encima de la pantalla de mi ordenador, acompañado por su correspondiente narración de los hechos. Permíteme… que insista.


Identidades secretas (IV): La relatora implacable

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

  • Barrio y Mier, Anexo (IV)

    Barrio Mier, Anexo (IV)

    Anexo al ensayo "La Aventura política de Matias Barrio y Mier" Froilán de Lózar El presente texto no se incluyó dentro del libro publicado en 2008 por la... Leer el resto

    Por  Monpalentina
    INSÓLITO, SOCIEDAD
  • Acto Académico. IV Promoción

    Acto Académico. Promoción

    Llegó el momento de la despedida, llegó la hora de decir adiós a compañeros, auténticos desconocidos hace dos años, cuando nos veíamos aquella mañana de... Leer el resto

    Por  Daniela Daniela Leiva Seisdedos
    AMÉRICA LATINA, SOCIEDAD
  • Retratos de los reyes de España, IV: Felipe IV

    Retratos reyes España, Felipe

    FELIPE IVHijo de Felipe III. Vivió de 1605 a 1665Fue Rey de España (el 4º) de 1621 a 1665El retrato escogido es obra de Diego Velázquez y le representa en... Leer el resto

    Por  José Alfonso Pérez Martínez
    POLÍTICA, SOCIEDAD
  • Efemérides de 2016, IV

    Efemérides 2016,

    HACE 1000 AÑOS (EN 1016)-Los vikingos llegan a Sicilia-Nace Casimiro I, futuro Rey de Polonia, hijo del Rey Miscislao II (26 de julio)-Nace Fernando I, futuro... Leer el resto

    Por  José Alfonso Pérez Martínez
    POLÍTICA, SOCIEDAD
  • Hombres fantásticos (IV)

    Hombres fantásticos (IV)

    –Yo no sé escribir ficción. –Claro que sabes. Es lo único que haces, escribir ficción.–Eso es mentira. Nada de lo que escribo es ficción.–Sí que lo es. Leer el resto

    Por  Molinos
    CULTURA Y OCIO, SOCIEDAD
  • Exposición de Fotografía: ‘Danzagrafías IV’

    Exposición Fotografía: ‘Danzagrafías

    Vivir en Montequinto Desde el viernes 22 de abril en el Centro Cultural Biblioteca de Montequinto, se puede visitar la EXPOSICIÓN DE FOTOGRAFÍA ‘Danzagrafías IV... Leer el resto

    Por  Vivir_en_montequinto
    ESPAÑA, SOCIEDAD
  • Todos hablan de #FidelCastro (IV)

    Todos hablan #FidelCastro (IV)

    Por Maria Carla González Germán Pinelli, periodista y animador radial cubano Conocí a Fidel desde joven. Sabía de su ímpetu, de su audacia y de su talento. Él... Leer el resto

    Por  Santamambisa1
    OPINIÓN

Revistas