Magazine

La carrera de escritor: tu concepto de “éxito”

Publicado el 04 octubre 2014 por Ana Bolox @ana_bolox

Cuando dices que quieres ser escritor, ¿a qué te refieres? ¿Estás hablando de una afición o de labrarte una carrera en el mundo literario?

La carrera de escritor: tu concepto de “éxito”éxito">">éxito" height="810" width="1080" alt="Éxito" class="wp-image-636 size-full" />

¿Qué entiendes por “éxito”?

Si, al escribir, lo único que pretendes es pasar un buen rato contigo mismo mientras das vida a tus historias, entonces es bastante posible que este artículo no te interese. Si, por el contrario, estás pensando en forjar una carrera literaria, entonces quizá sea buena idea pasar los próximos minutos de tu vida conmigo.

Tu concepto de “éxito”

En su libro, The Marshall Plan Workbook, Evan Marshall plantea una interesante cuestión: ¿qué entiendes por éxito?, ¿qué es el éxito para ti? El autor nos cuenta que, a lo largo de su carrera, ha conocido a algunos escritores cuyo éxito muchos definirían como modesto y, sin embargo, para ellos ha sido más que suficiente. ¿Por qué?, se pregunta. La respuesta que nos da es una buena lección para todos, en especial para aquellos que pican alto desde el principio sin tener en cuenta lo escarpado de la ascensión. Esos autores, Marshall se refiere a los que tuvieron éxito, fijaron unas expectativas realistas y acordes con lo que cada uno de ellos había definido como “tener éxito”, que no tiene por qué ser sinónimo de “convertirse en autor de best-sellers”.

Estoy segura de que éste es el mejor consejo que puede darse a todo aquel que sueña con labrarse una carrera como escritor.

En mi caso, hasta ahora he escrito por afición, pero en mi fuero interno sabía que eso acabaría por cambiar y que llegaría el momento en que me decidiría a dar el paso de intentar labrarme una carrera como escritora. Éstas que ves aquí no son mis primeras pisadas ni como administradora de un blog, ni como juntaletras y, aun así, sé que estoy empezando. Así que me tomo las cosas con calma y sólo miro al trabajo de hoy, a la entrada de hoy, a la escena que estoy escribiendo hoy. Cada día, un solo hoy.

Plantéate unas metas asequibles

Paso a paso
Fijarse unas metas asequibles, tal y como recomienda Evan Marshall,  es una buena manera de no llegar a abandonar nuestro deseo de convertirnos en escritores a causa de la frustración que nos provocaría no alcanzar las expectativas esperadas, por haberlas planteado desde el principio con una ambición desmedida y  sin habernos armado antes con una buena dosis de paciencia, ilusion y disposición al trabajo duro, además de la fortaleza necesaria para seguir trabajando aun cuando al principio no se obtengan frutos.

Quizá haya quien piense que ésta es una actitud pusilánime: la que adopta aquel que no aspira a “todo”. Yo no lo creo. Establecer un objetivo factible puede darnos, una vez alcanzado, el empujón que necesitamos para fijar una nueva meta e ir avanzando, así, en pequeñas etapas que irán llevándonos cada vez más lejos. Lo cual, visto el tema del que trata la entrada de hoy, no es sino ir sumando éxito tras éxito.

¿Y qué es un objetivo factible?

¿Cómo fijo esas expectativas asumibles? La respuesta a esta pregunta es demasiado personal para que yo pueda aventurarme a dar una como la buena.  Yo sólo puedo hablar por mí. En mi caso, sopesé la idea que Marshall acababa de esbozar y me di cuenta de que mis expectativas más inmediatas eran realistas, es decir, asequibles. Quería aprender cada técnica narrativa, practicarla, llegar a dominarla (las he estudiado mucho y continúo haciéndolo, luego meta alcanzada). Después quería abrir este blog (y ya está abierto), quería ir vertiendo en él cada uno de los conocimientos que voy acumulando y devolver a la blogosfera parte de lo mucho que he tomado de ella, quizá incluso llegar a crear, con las personas interesadas en él, una especie de comunidad literaria con la que compartir y de la que seguir aprendiendo.  Y, por supuesto, deseaba escribir (y no pasa día en que no lo haga).

Así que parece que voy en camino hacia ese primer éxito que me había fijado. No he tenido que convertirme de la noche a la mañana en una novelista “best-seller” para ver que mi sueño camina y para sentirme satisfecha con cada una de las etapas que voy alcanzando (y, sobre todo, para disfrutarlas mientras me dirijo hacia ellas).

Llegado el caso, ya habrá tiempo de mirar más arriba. De momento, yo me siento feliz.

En cuanto a ti…, quizá esto pueda ayudarte

Aunque no tengo respuesta porque eres tú quien debe definir las metas que deseas alcanzar, si puedo darte algunos consejos que he leído por la Red y me parecen bastante lógicos y recomendables:

The 7-Step Business Plan for Writers

  1. Piensa dónde te gustaría haber llegado de aquí a un año y elige objetivos que estén a tu alcance.
  2. Reflexiona sobre esos objetivos y agrúpalos por temáticas.
  3. Prioriza: ordénalos según su importancia.
  4. Elige dos o tres objetivos principales. Estos son los que deben beneficiarse de la mayor parte de tu esfuerzo.
  5. Establece un programa para ellos y cumple con las fechas que hayas fijado para su consecución (sé realista).
  6. Diseña una plantilla en la que puedas incluir toda esta información para tenerla a mano y poder consultarla de un solo vistazo.
  7. Comprométete contigo mismo y cumple con el plan que te has fijado.

¡Te deseo toda la suerte del mundo en tu carrera hacia el éxito!

:-)

- – – – – – – – – – – – – – -

Referencia: The Marshall Plan Workbook, Evan Marshall.

Fotografía: Rayi ChristianUnsplash.

Suscríbete

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :