Revista Comunicación

La cubierta de un libro no es su portada

Publicado el 12 abril 2016 por Marianaeguaras @MarianaEguaras

¿Por qué llamamos "portada" a la cubierta de un libro cuando esta no lo es? ¿Sabías que todos los libros tienen una cubierta y una portada? ¿Y que una se encuentra en el exterior del libro y la otra en el interior? Mi pretensión con esta entrada es que conozcas la diferencia entre la cubierta de un libro y su portada.

Del mismo modo que una obra no es lo mismo que un libro o que editar no es sinónimo de publicar, la cubierta o tapa de un libro no es lo mismo que la portada.

La cubierta de un libro es exterior, la portada es interior. Incluso la contracubierta no es sinónimo de contraportada, ya que esta última también es interior.

Lo cierto, es que podemos leer y oír "diseño de portadas" y todos entendemos que se refiere a la parte exterior, a la cubierta de un libro. Sabemos que el trabajo que se encarga a un diseñador no es el diseño de una página interior del libro sino la parte exterior de este.

Conocer la diferencia entre cubierta y portada hará que cuando hables con un impresor, diseñador, maquetador o alguien avezado en libros te miren con ojos de buen entendedor 😉

La diferencia entre cubierta y portada es muy sencilla, y nada más práctico que exponerla de forma gráfica:

La cubierta de un libro no es su portada

Así y todo, en la industria del libro y atendiendo a la tradición gráfica y tipográfica del sector editorial, la cubierta de un libro es distinta de la portada: la portada es la página 3 o la página 5 de un libro, precedida por la anteportada o portadilla en este último caso.

La portada puede ser la página 3 o la 5 porque dependerá de si en el libro se incluye o no la portadilla, también de si el libro es una edición de lujo o de bolsillo (en esta última suele obviarse la portadilla). Si se incluye la portadilla, la página de crédito o página legal será la número 6.

La portadilla, anteportada o falsa portada es la primera página impresa de todo el libro y contiene el título del libro, con una tipografía con cuerpo más pequeño que en la portada.

La portada contiene el título del libro, el autor y el sello editorial que publica el libro. También puede incluirse el traductor si la obra es una traducción, y el editor o coordinador en el caso de compilaciones de artículos o relatos. Décadas atrás, incluso contenía el lugar de la impresión, el nombre del impresor, la fecha de impresión y cualquier otra información relevante ( ver ejemplo [donde está E. C. es la contraportada o frenteportada]).

Gráficamente, y situadas en el plan de páginas o lanzado de un libro, el orden sería el siguiente:

La cubierta de un libro no es su portada

Si nos remitimos a la terminología de cubierta y portada en inglés -idioma del que provienen varios términos del mundo de la edición y que a veces confundimos- la diferenciación es nítida: cubierta es cover y portada es title-page.

Una primera pista sobre la diferencia entre cubierta y portada, la encontramos en el Diccionario de la Lengua Española donde una de las acepciones de cubierta hace referencia a la portada:

3. f. Parte exterior delantera que cubre los pliegos de un libro y que suele reproducir los datos de la portada.

Si la cubierta de un libro reproduce los datos de la portada se entiende que no son la misma cosa. Sin embargo, si nos aferramos al argumento anterior, la definición de portada nos confunde, ya que el DEL aporta una acepción que sería sinónimo de cubierta:

4. f. Cubierta delantera de un libro o de cualquier otra publicación o escrito.

La segunda acepción del DEL a portada es a la que hago referencia en esta entrada:

2. f. Primera plana de los libros impresos, en que figuran el título del libro, el nombre del autor y el lugar y año de la impresión.

Considero que la confusión principal la aporta la tercera acepción de portada:

3. f. En periódicos y revistas, primera página.

Y es por ello que llamamos portada a la cubierta de un libro, porque siempre hemos oído hablar de la portada del periódico o la portada de la revista, y acabamos trasladando estas expresiones a los libros.

José Martínez de Sousa afirma que la confusión "también es frecuente en el mundo bibliológico, donde se ha generado el neologismo portadista para designar a la persona que diseña precisamente la cubierta, no la portada. Para distinguirlas, téngase en cuenta que la cubierta es siempre externa, y la portada, interna" (Diccionario de bibliología, Trea, 2004).

Es cierto que la gran mayoría entenderá sin problemas que si hablas de portada te estás refiriendo a la cubierta de un libro, pero ello no quita que puedas hablar con un entendedor del mundo del libro y lo hagas con propiedad. 😉

¿Conocías la diferencia entre cubierta y portada de un libro? Si a la cubierta la llamas portada: ¿qué nombre le das a la página 3/5?


También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :